Los relevos en el grupo parlamentario de Podemos en el Congreso de los Diputados comienzan a replicarse en los parlamentos autonómicos. Días después de los cambios a nivel estatal, este jueves se daba a conocer el relevo de Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez, dos diputadas críticas que serán apartadas de la Presidencia y la Coordinación de Podemos en la cámara regional y sustituidas por dirigentes afines a Teresa Rodríguez, líder de la formación andaluza.

En un comunicado remitido por Podemos y firmado por las propias Lizárraga, Gómez y Rodríguez, aclaran que se trata de una «propuesta de ampliación» de la dirección del grupo, en la que entrarán los diputados Jesús Romero y David Moscoso, que ocuparán los cargos de presidente y coordinador, quedando sus predecesoras dentro de la dirección, pero como portavoces adjuntas.  Fuentes oficiales señalan que todavía se trata de una propuesta, puesto que la decisión tendrá que aprobarse en el Consejo Ciudadano Andaluz del próximo 11 de marzo. Lizárraga, en conversación con este periódico, ha evitado hacer comentarios acerca de la propuesta y ha señalado que se trata un «acuerdo» de carácter «amistoso» en el grupo parlamentario.

La diputada andaluza Carmen Lizárraga fue una de las candidatas que se enfrentó a Teresa Rodríguez en las primarias andaluzas que culminaron en noviembre, donde quedó en segundo lugar, y una de las voces críticas con la dirección del partido. En su candidatura contó con el apoyo de Esperanza Gómez, también relevada como coordinadora.

La propuesta de ampliación de la dirección de grupo partió del diputado Jesús Romero para adaptarlo a los resultados de la II Asamblea Andaluza de Podemos. Se aprobó por unanimidad antes del Congreso de Vistalegre II, por lo que Podemos Andalucía desvincula esta medida de los resultados del congreso del partido. Teresa Rodríguez siempre quiso contar con Lizárraga y Gómez en primera línea, dado el buen resultado logrado por la dirección femenina del grupo parlamentario. Tras un proceso de «diálogo y consenso», el grupo decidió realizar esas modificaciones. Las tres diputadas seguirán sentándose juntas en la bancada y Gómez seguirá ofreciendo las ruedas de prensa semanales en la Cámara.

El texto difundido por la organización resalta que «el grupo parlamentario de Podemos Andalucía disfruta de una cohesión que nos enorgullece, dado que sabemos que la representación pública está por encima de nuestra organización interna». Sin embargo, no escapa a la vista la sucesión de cambios después de la dinámica iniciada tras Vistalegre II, donde la decisión del secretario general, Pablo Iglesias fue la de situar a afines entre las caras visibles de la formación, dejando en un plano secundario a las voces críticas y restándole poder interno. Una dinámica que se ha repetido en la organización andaluza, pese al cariz amistoso del que procuran revestir estos ceses.