El Gobierno frena la posibilidad de que hombres y mujeres tengan el mismo permiso laboral al ampliar la familia. Unidos Podemos registró una Proposición de Ley para fijar 16 semanas en ambos casos, frente a las cuatro establecidas actualmente para el varón. El Ejecutivo ha transmitido a la Mesa del Congreso de los Diputados el veto a la toma en consideración de esta propuesta este miércoles, coincidiendo con el Día de la Mujer, algo que ha despertado las críticas de la formación morada y de su líder, Pablo Iglesias.

Podemos propone una equiparación progresiva de los permisos a cuatro meses

La Propuesta de Ley, señalan desde la formación, va encaminada a reducir la brecha salarial y promover la igualdad de condiciones de acceso al mercado laboral, otorgando al permiso un carácter “intransferible, igualitario y 100% remunerado”, señala Sofía Castañón, diputada de Podemos y una de las impulsoras de la iniciativa. Esta medida [consultar aquí el texto] plantea la “equiparación progresiva” de ambas bajas laborales, de forma que se vaya ampliando de manera progresiva hasta alcanzar las 16 semanas.

En el informe aportado por el Gobierno para justificar la paralización de la medida aduce un incremento presupuestario, aunque a juicio de Podemos se trata de “criterios económicos equivocados”, relata Castañón, también responsable de feminismo de la formación morada. “Asegura que supondría 200 millones de euros, pero en dos legislaturas, 8 años”. Sin embargo, debido a la progresividad en su implantación, en Podemos estiman que el coste sería de 200 millones de euros anualmente. “Un AVE cuesta más”.

El propio secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, criticaba este veto en las redes sociales, y hacía hincapié en la coincidencia temporal del Día de la Mujer, donde Podemos ha aprovechado para reivindicar la igualdad de derechos, y la llegada de este veto a la Mesa del Congreso. “Así celebra el Gobierno el 8 de marzo: vetando la tramitación de los permisos de paternidad y maternidad igualitarios”, rezaba su mensaje.

Dejar de ser “mano de obra de alto riesgo”

El fundamento de la Propuesta de Ley, esgrimen desde Podemos, es garantizar la igualdad de condiciones en el mercado laboral. “Las mujeres dejaremos de ser catalogadas como mano de obra de alto riesgo ante la posibilidad de que podamos tener hijos, adoptemos o acojamos”, relata la también responsable de Feminismo de Podemos. “Empezaremos a ser tratadas en igualdad de condiciones y perderemos esa catalogación”.

Reducir la brecha salarial es uno de los fines de igualar el permiso de paternidad y maternidad

En la medida en que el acceso al mercado laboral sería en las mismas condiciones, Castañón asegura que la ley “contribuiría a reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres”, que hoy se sitúa en el 23%. Una consecuencia que, a juicio de la diputada, disminuye la credibilidad del Ejecutivo después de este veto: “No puede ser que el PP nos diga que les preocupa la brecha salarial y que en el trabajo no dejemos de ser distinguidas en nuestra condición de mujeres”.

En este sentido, desde la formación morada también apelan a una cuestión de “justicia hacia los varones, que cotizan igual y no disponen del mismo derecho de criar a sus hijos”. El carácter “intransferible” de la medida iría destinada a asegurar la “manera más igualitaria” de que padres y madres se hagan cargo de la situación familiar, además de resaltar que no hay ningún otro derecho laboral que se pueda transferir: “Ni las vacaciones ni las bajas médicas”, puntualiza Castañón.