Pedro Sánchez ha pedido este martes al presidente de la Gestora, Javier Fernández, que el PSOE solicite la comparecencia urgente del presidente del Gobierno en el pleno del Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre los casos de corrupción que afectan al PP. Lo ha hecho a través de una carta que ha compartido en su cuenta de Twitter, en la que explica la necesidad de que Rajoy de explicaciones por las «novedades» en operaciones en marcha como Lezo, que ya suma 60 investigados, entre ellos relevantes ex cargos del PP.

Sánchez argumenta que la gravedad de los casos conocidos y la «inacción del presidente del Gobierno exigen una respuesta inmediata por parte del Partido Socialista». A su juicio, las medidas del PSOE no pueden limitarse a pedir comparecencias de ministros, sino que hay que «situar responsabilidades» en el presidente del PP.

Por su parte, Javier Fernández ha respondido en tono conciliador al aspirante al secretario general, pero defendiendo el trabajo del grupo parlamentario en el Congreso y en la Asamblea de Madrid. En otra carta, el presidente de la Gestora contesta que «el grupo socialista ya había tomado la decisión de solicitar esa comparecencia», pero no en el pleno de la Cámara, sino en el seno de la comisión de investigación sobre la financiación del PP, propuesta por el PSOE. Los socialistas pretenden así rentabilizar políticamente la comparecencia del del presidente del Gobierno. El problema, en ese caso, es la constitución de ese órgano, que no está prevista hasta antes del verano.

«Esta Comisión, sobre cuya urgencia acaba de pronunciarse el Grupo Socialista, comenzará a trabajar en las próximas semanas». «En definitiva, no sólo el grupo había decidido pedir esa comparecencia, sino que tenemos una razonable seguridad de que se va a producir, en poco tiempo, en el seno de la comisión de investigación creada, justamente, para tratar de las finanzas del PP», responde el presidente de la Gestora.

Su contestación no ha satisfecho a Pedro Sánchez, que insiste en la urgencia de la comparecencia de Rajoy. «Siguen sin entender nada. No hay que esperar a la comisión», asegura el candidato.

Con esta actuación, Pedro Sánchez intenta demostrar que es capaz de ejercer el liderazgo del partido sin tener escaño en el Congreso de los Diputados. El ex secretario general presiona a la dirección socialista desde las redes sociales y medios de comunicación, generando un debate sobre la respuesta del PSOE a la corrupción del PP. Mientras la Gestora entiende que denunciar la corrupción ya no es rentable en términos políticos, y se esfuerza en arrebatar a Podemos y Ciudadanos la imagen de opción de cambio, Sánchez intenta reforzar su liderazgo cuestionando esa estrategia. «La situación de España exige un PSOE fuerte con un liderazgo claro y respaldado por los afiliados y afiliadas. Un PSOE sin líder sólo tienen un único beneficiario: Mariano Rajoy», asegura en su carta.

 

Cs cree que tendrá que comparecer en la comisión de investigación

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este martes que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tendrá que comparecer en la comisión del Congreso en la que se investigará la financiación presuntamente irregular del PP. «Yo creo que Rajoy va a tener que comparecer en el Parlamento, claro que sí, en una comisión de investigación», ha declarado en una entrevista en Telecinco.

A su juicio, en sede parlamentaria se debe investigar tanto la financiación del partido del Gobierno como las comisiones que se puedan haber cobrado por adjudicar contratos públicos a ciertas empresas. «A mí en esto no me preocupa solo que el PP cometa ilegalidades en su financiación, me preocupa que haya mordidas de dinero público», y «en el Parlamento hay que velar por que los Presupuestos vayan a los bolsillos de los ciudadanos», ha señalado. En su opinión, la reacción ante la corrupción no puede ser «no hacer nada», pero tampoco caer en la «frivolidad» de Podemos con su ‘Tramabús».

Rivera ha rechazado la idea de que la oposición o los medios de comunicación aprovechan casos de corrupción como el del Canal de Isabel II en Madrid para hacer «caza mayor» y acabar pidiendo la cabeza de Rajoy, que ha sido citado a declarar como testigo en relación con la ‘trama Gürtel’.