Promesas incumplidas. El PSOE andaluz está muy descontento con la actuación de los barones aliados en las primarias. El equipo de Susana Díaz reprocha la derrota de su candidatura en todas sus comunidades. La presidenta andaluza sólo ganó en casa y no venció a Pedro Sánchez en ninguno de los territorios en los que confiaba: Aragón, Extremadura, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha… Ni siquiera su gran mentor, Abel Caballero, alcalde de Vigo, logró darle la victoria en su ciudad.

Se trata de comunidades donde el PSOE gobierna, por lo que Díaz esperaba una mayor capacidad de influencia y de movilización de sus presidentes autonómicos. «Yo he ganado en Andalucía, donde la militancia conoce mis políticas sociales», se justificó en su comparecencia en Ferraz tras su derrota. En otras comunidades, ese factor de gobierno no se ha traducido en apoyos a su candidatura, como le prometían sus secretarios generales.

Ya en la recogida de avales, el PSOE-A se quejó de esa «relajación»

Ya tras la recogida de avales, el aparato andaluz se quejó de esa «relajación» en el resto de territorios. Entonces, el PSOE-A acusaba a sus aliados de no haber llegado al 40% de la militancia, como sí ocurrió en Andalucía. Sus sospechas eran fundadas a tenor del resultado final: 1.190 votos menos que avales, un total de 59.041. El voto secreto que tanto peleó el equipo de Pedro Sánchez le ha dado una victoria inesperada y abrumadora con 74.223 papeletas, 20.531 más que sus avales.

Especialmente decepcionados está el PSOE-A con los barones de Extremadura y Castilla-La Mancha, comunidades en las que esperaban un comportamiento similar al de Andalucía. Sus presidentes se habían posicionado claramente a favor de Susana Díaz y frente a Pedro Sánchez desde el primer minuto. Es más, Emiliano García-Page, presidente castellanomanchego, vinculó su futuro político al resultado del proceso. «Estas primarias van a marcar la agenda personal de muchos, también la mía», aseguró en Ferraz durante el último Comité Federal. «Pospongo cualquier planteamiento personal y mi propia decisión sobre qué hacer en los próximos años a lo que pase en estas primarias», aseguró. Finalmente, en su comunidad Susana Díaz ganó en avales pero perdió en votos. Ayer, el presidente guardó silencio.

Fernández Vara facilita la integración para salvar su puesto

Por su parte, el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, dio la cara ayer y abrió una senda de integración del ‘sanchismo’ en su comunidad. Tras admitir que se presentará a la reelección como secretario general, intenta evitar una candidatura alternativa alentada por el nuevo aparato federal a través de una colaboración. De esta manera, se ha puesto a disposición del nuevo líder del partido y le ha ofrecido incluir a delegados ‘sanchistas’ al congreso federal, en el mismo porcentaje del resultado de las primarias en su comunidad. El equipo de Pedro Sánchez invita al resto de barones a seguir su ejemplo.

Por su parte, Andalucía ha optado por acelerar los procesos congresuales para evitar que los ‘sanchistas’ construyan una estructura de aparato propia ganando secretarías generales en ciudades y provincias. Esa organización supondría el inicio de la contestación interna a Susana Díaz en su comunidad. En este sentido, uno de los principales valedores de Sánchez, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, no descarta la presentación de un candidato alternativo en el congreso regional que rentabilice el 40% de apoyos logrados por Sánchez en las primarias.

Por si la dirigencia del partido no tenían clara la postura de su flamante líder, una de sus principales colaboradoras, Adriana Lastra, ha realizado este lunes unas duras declaraciones. La diputada asturiana ha pedido que los barones que apoyaron a Susana Díaz que pidan disculpas a su militancia, porque en todos esos territorios ha quedado claro que no representaban el sentir de sus afiliados.

Dejaron de representar a sus militantes», reprocha Adriana Lastra

«Ha sido una lección ejemplar para muchos de esos barones, porque dejaron de representar a sus militantes. Lo que ayer les dijeron fue, compañeros, o volvéis a representarnos o vais a dejar de hacerlo. Esa es la lección: o empiezan a representar bien a sus compañeros o van a dejar de hacerlo», ha añadido, en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.

«No sé qué precio tienen que pagar, pero sí pediría que pidieran disculpas a la militancia», ha dicho también, refiriéndose expresamente a Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Comunidad Valenciana y su propia comunidad, Asturias. Lastra ha dejado claro que ella no se postulará para liderar la federación asturiana y ha opinado que en él hay «compañeros» que harán que esté bien representada.

Por otro lado, la diputada ha defendido que la victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas supone que ha ganado «la ortodoxia del PSOE», es decir, «el sentir unánime a la negativa al Gobierno de Rajoy». Según ha dicho, los diputados que se mantuvieron fieles a Sánchez, unos 20 de los alrededor de 84 del grupo, han sido «purgados» y se han mantenido «como socialistas honestos» apoyando una candidatura en la que creían.