El portavoz parlamentario del PSOE en el Congreso, José Luis Ábalos, mano derecha de Pedro Sánchez, ha instado al Gobierno de Mariano Rajoy a «liderar» la creación de un «espacio de encuentro» entre las formaciones políticas antes de «plantear medidas coercitivas» contra la celebración del referéndum de independencia en Cataluña, como podría ser la aplicación del artículo 54 del Código Penal, por el que la Fiscalía podría acusar a los dirigentes de la Generalitat del delito de sedición, castigado con penas de cárcel de 10 a 15 años.

«Tenemos que crear ese espacio y hay que intentarlo siempre, hasta el final, antes de plantearse las medidas absolutamente coercitivas», ha manifestado en declaraciones a Cadena Ser, preguntado por si el PSOE respaldará cualquier medida que el Gobierno ponga en marcha para evitar que se celebre esa consulta. Más tarde, en Antena 3, y preguntado específicamente por la información que hoy publica El Independiente, ha descargado la responsabilidad sobre Carles Puigdemont: «Cuando uno toma determinadas medidas sabe cuales son los límites de la ley y a lo que se expone».

Ábalos ha apuntado además que el «límite» del proceso soberanista «es la legalidad», «el cumplimiento y acatamiento de la ley», pero ha reivindicado que «primero hay que sentarse a hablar». Y ha declarado que «cualquier instrumento de encuentro y de avance» para dar solución a este conflicto estará «bien».

El dirigente socialista, que ha defendido la necesidad de «introducir algo de sentido» en todo este proceso, ha incidido en que todas las fuerzas políticas deben construir un espacio de entendimiento: «En ese juego político priman intereses electorales cortoplacistas», ha añadido.

El PSOE, ha afirmado, además de estar «al lado» del cumplimiento de la ley, también está en la voluntad de «acordar» y no le «importa» dialogar con otras fuerzas políticas para ello. Pero Ábalos ha insistido en que el Gobierno «debe liderar» el pacto para solucionar el problema catalán.