Pedro Sánchez mantiene su ofensiva a Podemos en busca de cuatro millones de votos. Desde que fue reelegido secretario general en las primarias del 21 de mayo, el flamante líder socialista ha puesto en marcha su hoja de ruta para recuperar el espacio hegemónico en la izquierda española, haciendo frente a los dirigentes de Podemos pero acercándose a sus votantes.

«Me siento muy próximo al votante de Podemos», aseguró durante una de sus primeras apariciones públicas tras su victoria sobre Susana Díaz. En esta estrategia, Sánchez combina el ataque a las debilidades del partido de Pablo Iglesias, especialmente en el ámbito institucional, con la apropiación de algunos de sus tesis, como la plurinacionalidad, la democratización del PSOE o el «empoderamiento» de sus bases.

El objetivo último es aprovechar el desgaste del Gobierno y del PP por los casos de corrupción que se acumulan en los juzgados y el declive de Podemos tras su cisma en Vistalegre II para ganar las elecciones. El primer paso en esa hoja de ruta para llegar a la Moncloa es cerrar el frente interno con la reunificación del partido y su orientación hacia la izquierda. Esa labor centrará los esfuerzos del secretario general hasta septiembre, cuando comenzará una oposición más institucional.

Podemos es consciente del riesgo que supone la vuelta de Pedro Sánchez al frente del PSOE, tal y como ha reconocido en un argumentario interno la formación. «Quiere aniquilarnos», advierte Pablo Iglesias a los dirigentes de su partido.

En este contexto, Sánchez ha modificado el lema del 39 Congreso Federal previsto por la Gestora, «el futuro empieza hoy» por el de «somos la izquierda», donde presenta al PSOE como «la única alterantiva real» al Gobierno del PP. En el cónclave del partido, que se celebrará del 16 a 18 de junio,  saldrá una nueva dirección y programa político de la organización. El encaje de las piezas en el puzzle para la conformación de la nueva Ejecutiva federal y la dirección parlamantaria está generando las primeras tensiones en el sanchismo.

El equipo de Sánchez ha escogido un eslogan diferente al ideado por la Gestora que asumió de forma interina la dirección del partido desde la dimisión del secretario general el pasado 1 de octubre, y que había optado como lema por «El futuro empieza hoy».