Pedro Sánchez ya ha cerrado las reuniones con Podemos y Ciudadanos la próxima semana. El lunes se verá con Pablo Iglesias, como ya anunció la organización morada esta semana, y con Albert Rivera dos días después en el Congreso de los Diputados, según ha confirmado este viernes la formación naranja. El líder socialista también se reunirá la próxima semana con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con quien habló por teléfono este miércoles. En su ronda de contactos, Pedro Sánchez también ha cerrado un encuentro el próximo 20 de julio con el lehendakari Iñigo Urkullu; una cita que ha sido acordada con la intervención de Idoia Mendía, líder del PSE.

En conversación telefónica con Sánchez, Rivera trasladó a Sánchez su interés en que esa reunión fuera constructiva y sirva para hablar “de puntos en común en la acción parlamentaria y de reformas en las que Ciudadanos y PSOE puedan estar de acuerdo”. La reforma de la Ley Electoral, el objetivo de déficit, los PGE, la limitación de mandatos y la supresión de privilegios para los políticos y los aforamientos son algunos de los temas que el líder naranja pondrá sobre la mesa. El presidente de Ciudadanos ya adelantó a Sánchez que si su intención fuera buscar apoyo a otra moción de censura con Podemos o partidos separatistas “y dinamitar la legislatura no sería necesaria ninguna reunión”.

Por otro lado, la moción de censura supuso un punto de inflexión en las filas de Podemos, que han dado un giro a su estrategia para tender la mano al PSOE. Pablo Iglesias y Pedro Sánchez mantuvieron el primer contacto tras el debate de la moción en el que acordaron verse el próximo lunes. El líder de Podemos aprovechó las sesiones en el Congreso para lanzar mensajes de concordia a los socialistas, distinguiendo a la Gestora de la nueva dirección del PSOE y alabando el nuevo tono de su portavoz, José Luis Ábalos.

La portavoz parlamentaria de Unidos Podemos desvelaba este jueves el primer contacto entre ambos líderes. “Se han intercambiado algunas palabras y la relación está normalizada”, explicó en el Congreso, en declaraciones a Cuatro. Iglesias y Sánchez compartieron sus impresiones sobre el debate de la moción y según Montero, la comunicación fue “en línea con lo que se debatió ayer con su portavoz, Ábalos, pero les correspondía a que hablasen ellos también”.

Aunque en primer momento se hablaba de una “conversación” entre ambos dirigentes, señalaron después que se trató de un SMS del dirigente de Podemos a Pedro Sánchez. Fuentes socialistas confirman el contacto, aunque rebajan las expectativas: “Pedro Sánchez recibió ayer un mensaje de Pablo Iglesias, al que respondió con cortesía”, señalan con frialdad desde el PSOE.

La portavoz de Podemos ha reafirmado asimismo que su formación espera que el PSOE salga de su congreso federal de este fin de semana con el “compromiso” de construir una mayoría alternativa al PP. “Vamos a ser respetuosos y cuando termine, ahí estaremos”, ha asegurado, al tiempo que ha mostrado su esperanza en que el cónclave sirva para que el PSOE “quiera estar más cerca de nosotros que del PP”.

Podemos cierra la puerta a Cs

Irene Montero también dejó clara la primera de sus líneas rojas, la misma que justificó su rechazo a la investidura fallida de Pedro Sánchez. La portavoz volvió a reafirmar que no ve a Ciudadanos de ninguna manera como partícipe de esta operación: “Es evidente que con Ciudadanos no se puede construir una alternativa al PP porque incluso en los momentos donde el PP está demostrando ser un peligro para la democracia, Ciudadanos está apoyando ese proyecto del Gobierno. Es la muleta perfecta del peor PP”.

Los hechos, reiteró, lo confirman hasta tal punto que “ya nadie en España cree que Ciudadanos pueda formar parte de un gobierno del cambio” puesto que “está legitimando a los Gobiernos del peor Partido Popular”, como a su entender ha demostrado en Madrid y Murcia.

Sus palabras van en la dirección opuesta de lo que expresó el portavoz socialista desde la tribuna este miércoles, donde explicó la necesidad de contar con Cs para sumar una mayoría alternativa, además de recordarle a Iglesias la coincidencia de los acuerdos que el PSOE selló con el partido de Albert Rivera y con Podemos. “Sabemos que Ciudadanos no está a la izquierda”, señaló, “pero hay momentos en la política que hay que sumar, que hay que abrir escenarios, sobre todo cuando se trata de regenerar”.