José Luis Martínez-Almeida (Madrid, 1975) todavía tiene que remar mucho para ser conocido por el gran público, o al menos por los electores madrileños: abogado del Estado desde 2001, fue elegido por Esperanza Aguirre como número tres en las listas del PP para el Ayuntamiento de Madrid. Tras la dimisión de Aguirre por el caso Lezo, Martínez-Almeida fue elegido por sus colegas de bancada hace mes y medio como portavoz en detrimento del veterano Henríquez de Luna.

En ese escaso tiempo, su mayor logro ha sido la querella que interpuso por prevaricación, delito societario y malversación de fondos públicos contra el concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, y la de Igualdad, Celia Mayer, admitida a trámite este martes por un juez. A pesar de ser nuevo, Martínez-Almeida, alto funcionario de la Administración, domina el lenguaje político e incluso se le ha visto participando en asambleas vecinales, quizás un signo de los cambios que están llegando a los partidos tradicionales.

Pregunta.- Ustedes piden la dimisión de Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. Ellos replican que no se lucraron sino que atacaron la corrupción.

Respuesta.- Su código ético dice claramente que tienen que dimitir inmediatamente si son imputados por un delito de malversación. Ellos alegan que no hubo beneficio propio o de terceros, lo cual es falso: los dos ediles utilizaron recursos públicos para su exclusivo beneficio, la guerra interna contra Manuela Carmena y Luis Cueto, y una guerra contra los anteriores gobiernos del PP. Si no han obtenido beneficio, ¿por qué ocultaron el contrato a la alcaldesa y al consejo de administración de Madrid Destino?

¿Esperar a si se abre vista oral? Es debatible, pero no dice eso su código ético»

P.- ¿Un beneficio solo político?

R.- Entendemos que no se han llevado el dinero a su bolsillo, eso por supuesto. Pero quien exige responsabilidades, como ellos vienen haciendo en los últimos años, así como una ejemplaridad en la gestión pública y además con un código ético tan claro, la imputación por tres delitos de prevaricación, malversación y delito societario les lleva a agarrarse a un clavo ardiendo.

P.- ¿No habría que esperar a que se resolviera la imputación?

R.- Es un debate que hay que plantear: la imputación al final no destruye tu presunción de inocencia, y hay quien aboga por que se dimita una vez se abra juicio oral. Pero ese debate en Podemos está cerrado: ellos dicen que siempre que se produzca una imputación hay que dimitir. ¿Por qué exigen a los demás lo que no se aplican ellos mismos?

Carmena dijo antes de ser alcaldesa que un político imputado rompe su confianza con el ciudadano»

P.- ¿Estaría el PP dispuesto a esperar a ver si se abre juicio oral? Es lo que pasó con Pedro Antonio Sánchez en Murcia.

R.- Creemos que tienen que dimitir inmediatamente por una pura cuestión de coherencia política con lo que ellos han venido diciendo. La alcaldesa dijo literalmente que, en el momento en que uno es imputado, debe dimitir porque se rompe la confianza con los ciudadanos. Eso sí: Carmena lo dijo antes de ser alcaldesa. Veremos a ver si cumple.

P.- Usted conoce la administración pública. ¿Se pueden hacer dos contratos sin concurso ni publicidad por valor de 50.000 euros cada uno como ha sucedido en Madrid Destino?

R.- Hay unas normas internas de contratación en Madrid Destino. Es un régimen más flexible que el de la ley de contratos de las administraciones públicas. Pero, en este caso, la norma interna de la sociedad no preveía excepción alguna para que no se pidieran tres ofertas. Por las características y la cuantía de la adjudicación, la empresa tenía que haber ido a concurso público; lo evitan ocultando el verdadero importe del contrato y lo ponen por debajo del límite de 60.000 euros para que no haya concurso público: ¡pero entonces si se hace así se exige que haya tres ofertas!

Y ellos en la memoria dicen específicamente que tienen que elegir abogados de su exclusiva confianza. Creo que en Madrid hay los suficientes despachos de abogados como para que haya tres ofertas. Salvo que lo adjudiques de antemano a despachos que vayan a decirte lo que tú quieres que te digan.

Por las características del contrato, tenía que haber ido a concurso público»

P.- ¿No es normal contratar bufetes externos de confianza para llevar casos tan espinosos en sociedades mercantiles?

R.- Lo que es normal es fiarte de la asesoría jurídica municipal. Si ésta emite una serie de informes, no parece que existan razones para desconfiar de los funcionarios municipales. ¿Con esto digo que no se pueda acudir a despachos externos? No, digo que este Ayuntamiento ni se fía de los funcionarios ni comparte lo que éstos dicen.

Martínez-Almeida, en su despacho durante la entrevista.

Martínez-Almeida, en su despacho durante la entrevista.

P.- Ahora Madrid habla de una estrategia del PP de “torpedear la intención de desentrañar la corrupción”.

R.- Pues para ser una estrategia del PP el juez nos ha dado por ahora la razón. Confiamos en la independencia del poder judicial. El problema de Podemos en Madrid es, que cuando no les gustan las resoluciones judiciales, es una conspiración de los medios de comunicación, de los jueces y del PP, como dijo ayer Rita Maestre. Y, cuando sí les gustan, reivindican la independencia judicial. Lo hemos visto en otros supuestos: defienden a Andrés Bódalo y lo tildan de héroe de la sociedad civil, cuando un tribunal lo ha condenado por agredir a un rival político; cuando reivindican a Alfon, defienden a alguien condenado en dos instancias diferentes por llevar cuatro kilos de explosivos en una mochila. Aplican el doble rasero y eso les va a generar un problema de credibilidad. No pueden tomar a los ciudadanos por imbéciles.

Para ser una estrategia del PP, el juez nos ha dado la razón»

P.- Sánchez Mato y Mayer tienen el respaldo de los concejales de su formación.

R.- Ayer salieron ocho [de 19]. No sabemos qué opina el resto, pero tampoco podemos prejuzgar: podían tener sus obligaciones como ediles. Nosotros estamos interesados en saber qué piensa Carmena: está en Canadá y no sabemos si se han roto las comunicaciones con ese país porque todavía no la hemos escuchado opinar.

P.- Dentro del equipo de Gobierno, Sánchez Mato es uno de los mejor valorados por su gestión económica y por reducir la deuda.

R.- Económicamente Ahora Madrid reproduce el mismo esquema que con las resoluciones judiciales: ellos llegaron diciendo que la deuda era ilegítima, que se haría una deuda ciudadana y que probablemente una parte de la misma no la iban a pagar. Dos años después son los campeones de la amortización anticipada de deuda. Y aquí hay que distinguir entre la amortización de deuda, una senda que ya marcó el Gobierno de Ana Botella, y el pago anticipado: tienen 350 millones más de ingresos en impuestos que han subido a los madrileños y son incapaces de ejecutar los presupuestos. Presupuestaron nueve escuelas infantiles para 2016, doce aparcamientos disuasorios, carriles bici, el 30% no ejecutado en servicios sociales… Todo va a amortizar deuda anticipadamente. Si lo hiciéramos nosotros, nos achacarían que desviamos recursos de los madrileños para otros fines.

Ahora Madrid llegó diciendo que la deuda era ilegítima y la están amortizando anticipadamente»

P.- Acusan a Montoro de doble rasero con el Ayuntamiento de Madrid.

R.- Montoro aplica la ley. Si la ley no les gusta, que la cambien vía parlamento. Pero Montoro no discrimina: aplica la Ley de Estabilidad Presupuestaria, les guste o no.

P.- Las encuestas apuntalan la gestión de Ahora Madrid y han perjudicado al PP sobre todo.

R.- Hemos vivido un periodo convulso que desemboca en la dimisión de Esperanza Aguirre como consecuencia de la operación Lezo. Esa encuesta se hace la semana en que dimite Esperanza Aguirre, en plena operación policial. Pero es que el equipo de Gobierno baja también, y tapan su bajada con la nuestra: lo lógico es que un Gobierno nuevo no baje, sino suba. No obstante, tenemos que ser autocríticos y ser conscientes de que hemos cometido errores.

No me planteo ser candidato. No estamos en la guerra de nombres, como hace Podemos»

P.- Usted es un recién llegado. ¿Va a implementar algún cambio en la política de su grupo municipal?

R.- Creo que nuestros dos primeros años de oposición han sido eficaces y han visibilizado cuál es el Gobierno municipal que tenemos, cómo se antepone desde Cibeles la ideología a la gestión, etcétera. En un ayuntamiento no importan tanto las ideas como solucionar los problemas de los vecinos. Para los dos años que quedan nos toca recuperar la confianza de los madrileños. Decirles que tenemos desde ya un proyecto de Gobierno. Si lo hacemos, en 2019 volveremos a gobernar el Ayuntamiento.

P.- ¿Con usted de candidato?

R.- Es algo que no me planteo porque, a diferencia de Podemos, no estamos en la guerra de nombres: Julio Rodríguez, Baltasar Garzón, Carmena amagando con seguir… Si yo me distraigo un minuto en pensar si voy a ser candidato o no, traicionaría el proyecto que quiero que los madrileños perciban.

Carmena podría cesar a los concejales de sus funciones sin pedirles el acta»

P.- Si Carmena se presentara, ¿sería el rival a batir?

R.- Pongan a quien pongan tras cuatro años de gestión, lo van a tener difícil. Incluida la propia alcaldesa.

P.- No dicen eso las encuestas sobre Carmena.

R.- La encuesta se hizo en una semana muy dura para nosotros, y ellos también bajan. Reconozco que Manuela Carmena ha salido bien librada en estos dos años, pero creo que en este asunto de los imputados por el Open de Tenis tiene su prueba del algodón. Aquí ella va a demostrar si de verdad es una ciudadana metida en política o si representa lo peor, el sostenella y no enmendalla: el dije una cosa antes de ser alcaldesa y obro de manera completamente distinta en el cargo. Por ejemplo, puede cesar a Sánchez Mato y a Mayer de sus funciones sin pedirles el acta de concejal.