Los alcaldes socialistas reclaman al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que permita a los ayuntamientos -las únicas administraciones que desde 2012 cumple con el objetivo de déficit, el techo de gasto y el nivel de endeudamiento- con la posibilidad de destinar sus ahorros (superávit) a generar empleo y políticas sociales. “El Gobierno no se puede ir de vacaciones dejando así a miles de ciudadanos”, ha advertido el alcalde de Vigo y presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, que ha reclamado este miércoles a Montoro una reunión urgente.

Si el Gobierno del PP no atiende estas reclamaciones, Caballero estudia convocar una asamblea extraordinaria de los 8.000 alcaldes a través de la FEMP para estudiar medidas al respecto. El superávit alcanzado por  los ayuntamientos en 2016 suma 7.000 millones de euros, que el PSOE quiere destinar a generación de empleo y políticas sociales, pero que tiene que utilizar en el pago anticipado de la deuda por ley.

“Montoro y el Gobierno son los mayores defraudadores de España”, ha asegurado el responsable de política institucional y administraciones públicas del PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis en rueda de prensa, tras una reunión de miembros de la Ejecutiva de Pedro Sánchez con alcaldes socialistas en Ferraz.

“El Gobierno de España sabe perfectamente que el cumplimiento con Bruselas se lo debe a los ayuntamientos”, ha destacado Caballero, que ha recordado que en 2016 el Gobierno central y las comunidades incumplieron el objetivo de déficit mientras que los ayuntamientos lograron superávit.

“Las corporaciones locales conseguimos el cumplimiento pero no vemos el tratamiento correspondiente por parte del Gobierno. El controlador que incumple no tiene fuerza moral. Le damos lecciones a Montoro de cómo se cumple con Bruselas”, ha insistido, para reclamar a Hacienda “la capacidad de utilizar nuestros ahorros en lo que políticamente decidamos”.

El alcale de Vigo, mentor de Susana Díaz en las primarias del PSOE, se ha mostrado “cómodo” con el equipo de Pedro Sánchez en Ferraz. “Las primarias se acabaron y ya está. La comodidad es absoluta, llevo tantos años… Y aunque no lo fuera, es obligado seguir la línea que marcan los militantes. Es la democracia: aceptar cuando se gana y cuando se pierde”, ha explicado.