“Hasta el 1 octubre hay tiempo para encauzar la situación entre los gobiernos e iniciar una iniciativa legislativa para que no haya un choque de trenes. España y Cataluña no pueden esperar más”. Con estas palabras, Pedro Sánchez azuza a Mariano Rajoy para que inicie una negociación política con la Generalitat que impida la celebración de la consulta ilegal prevista en otoño. En caso de que el Gobierno siga sin activar esa vía, Sánchez liderará iniciativas en el Congreso para la reforma de la Constitución que “encaucen ese diálogo legislativo” con los principales partidos, como Unidos Podemos, Ciudadanos, PNV, ERC y PdCat.

En una entrevista en la noche de este jueves en Telecinco, Sánchez ha explicado su reunión esta mañana con el presidente del Gobierno. Ha recordado que el PP no tiene mayoría absoluta en el Congreso y ha instado a Podemos a reconocer las virtudes del sistema del 78 para poder alcanzar un consenso sobre la actualización del estado autonómico. “Ha servido muy bien casi 40 años, pero para garantizar otros 40 años de convivencia tenemos que revisar nuestro marco constitucional y para eso hace falta el concurso de todas las fuerzas políticas y que la derecha asuma el carácter plural de nuestro país”.

La fórmula está, según el líder de la oposición, en el Parlamento: “Nos podemos entender en una subcomisión para la reforma constitucional. Unidos Podemos y Ciudadanos hablan de esa opción. E incluso en el acuerdo de investidura de PP y C’s se contempla una mesa de partidos para reforma constitucional. Ya es hora de que esa cita ineludible se ponga en marcha“, ha instado.

Sánchez discrepa de Felipe González sobre la aplicación del artículo 155

Sánchez está convencido de que esa vía de negociación política y legislación puede impedir la celebración de la consulta, por lo que pide a Rajoy “mesura” para no ofrecer al independentismo argumentos que alienten el victimismo como las declaraciones de la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, que ha asegurado que las Fuerzas Armadas están para proteger la unidad y soberanía de España “por tierra, mar y aire”.

En esa línea, el secretario general del PSOE ha vuelto a discrepar del ex presidente Felipe González, que se ha mostrado partidario de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, que permite la suspensión de competencias autonómicas. “Siempre le escucho con atención, pero no lo comparto”, ha asegurado, siguiendo el criterio de su Ejecutiva, que así lo puso de manifiesto en deliberación interna este lunes.

“No va a haber una declaración de independencia. No vamos a llegar a ese punto. No se  puede proclamar una ley fuera de la ley”, ha vaticinado, confiando en una “amplia mayoría de catalanes” que no aspira a formar un estado propio, sino a que se les reconozcan sus “singularidades” dentro de un proyecto de “regeneración nacional que necesita nuestro país”. “Hace cinco años que llevamos arrastrando esta situación de desgaste en instituciones tan importantes como el Tribunal Constitucional, la Generalitat o el Gobierno. Lo que tenemos que hacer es parlamentar, hablar sobre esas cuestiones esenciales”, ha instado.

Propone a Rajoy que se entreviste con Puigdemont

Ha reconocido que ha invitado al jefe del Ejecutivo a entrevistarse con el president catalán, Carles Puigdemont, una posibilidad que Rajoy ha considerado remota, antes de ofrecerse él mismo para celebrar esa reunión. “No tendría ningún problema en explicarle la situación y cómo vemos desde el PSOE la necesidad de encontrar una salida política para reconstruir los puentes rotos entre Cataluña y el conjunto de España”.

Sánchez ha mostrado su intención de iniciar una “oposición de estado” frente a la “instrumentalización” de las instituciones por parte del Gobierno y ha recordado los asuntos que ha revisado con el presidente del Gobierno, como la puesta en marcha de una subida salarial para los trabajadores; la dotación de recursos económicos para la lucha contra la violencia de género; el descuadre de la Seguridad Social, el futuro de las pensiones y las fórmulas para alcanzar el objetivo de déficit en 2018.

La “letra pequeña” del acuerdo PP-Ciudadanos

En ese sentido, el secretario general del PSOE ha rechazado el acuerdo alcanzado por Ciudadanos y el Gobierno para aprobar el techo de gasto, que pasa por una rebaja del IRPF que suponga ingresar 2.000 millones menos por ese impuesto. “Me preocupa la letra pequeña. Esa merma de ingresos se va a traducir en recortes en la sanidad, en la educación y en que se deje de financiar la dependencia y las prestaciones por desempleo de muchos parados”, ha advertido, antes de lanzar su propuesta: una reforma fiscal que afecte a las grandes empresas y a las rentas de capital, que podría aumentar la recaudación hasta en 5.000 millones de euros.

En política internacional, el dirigente socialista ha mostrado su preocupación y solidaridad con la oposición venezolana, y ha desvelado que se trata del primer país en solicitudes de asilo en España, según le ha explicado Rajoy. “Me ha sorprendido mucho ese dato, que muestra la dimensión social dramática de lo que sucede en ese país hermano”, ha afirmado.

El líder de la oposición ha reclamado que los integrantes del pacto contra el terrorismo yihadista se reúnan de forma periódica, trimestral o semestralmente, para conocer mejor la situación de riesgo en cada momento, y ha ofrecido la colaboración del PSOE en la renovación del plan de seguridad nacional.