“Proponemos una reforma constitucional federal, que mantenga la unidad del Estado, perfeccionando el carácter plurinacional del mismo, y que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, de acuerdo con los artículos 1 y 2 de la Constitución Española. En efecto, aunque el vigente Estado autonómico es ya hoy, materialmente, un Estado de tipo federal (eso sí, con algunas disfunciones pendientes muy importantes, como las que afectan en particular a la cámara de representación territorial, el Senado, y al sistema de distribución de competencias), España necesita una transición a una solución federal análoga y homologable con la de otros estados miembros de la Unión Europea de estructura federal, pues solo ésta puede dar cabida a la pluralidad española, conferir acomodo a los diversos sentimientos de identidad de los españoles en todos los territorios, y estabilizar la descentralización política, económica y presupuestaria de la que nos hemos dotado”.

El PSOE definió así su apuesta por una España plurinacional en las resoluciones aprobadas en el  39 congreso federal del partido celebrado en junio. Esa escueta mención a la plurinacionalidad ha generado un intenso debate no exento de confusión por las distintas definiciones ofrecidas por los distintos portavoces de la Ejecutiva de Pedro Sánchez. Desde el modelo de Baviera y Bélgica destacado por Cristina Narbona hasta el “federalismo de islas” propuesto por el PSOE de Baleares, pasando por el ejemplo de Bolivia citado por la número 2 del PSOE, Adriana Lastra, los distintos conceptos planteados han provocado un ruido del que se quiere salir el PSOE andaluz.

El PSOE-A lanza un “grito de defensa del 28-F y de lo que representa” en pleno debate territorial

Susana Díaz celebra este fin de semana el congreso regional del PSOE que la reforzará en Andalucía tras su derrota frente a Pedro Sánchez en las primarias. En sus cuarteles de invierno, la presidenta andaluza ha huido de controversias con el flamante secretario general. Pero no lo hará del debate de la plurinacionalidad. La federación andaluza reclama una reflexión general en el partido que defina esa apuesta y delimite su alcance y consecuencias. “Estamos hablando del modelo de Bolivia?”, se preguntan en la dirección del PSOE-A, que recuerda su recorrido histórico en la construcción del modelo territorial de España, incluidos sus enfrentamientos con los entonces líderes federales del partido, Felipe González y Alfonso Guerra.

La mención a Bolivia no es casual. Podemos instaló el concepto de plurinacionalidad en el debate territorial español inspirándose en este país, a cuyos movimientos sociales dedicó su tesis doctoral Íñigo Errejón, hasta ahora ‘cerebro’ de las campañas electorales. En su Constitución de 2009, el país presidido por Evo Morales pasó a denominarse Estado Plurinacional de Bolivia, reconociendo así que está integrado por más de cuarenta pueblos originarios indígenas de existencia precolonial, a los que se reconoce el dominio sobre sus territorios y su derecho a la autonomía en el marco de la unidad del Estado.

Esta apuesta descentralizadora de Podemos le valió ser la primera fuerza en Cataluña y Euskadi en las dos últimas elecciones generales. “Somos los únicos que hemos entendido la plurinacionalidad”, presumió entonces Pablo Echenique. Con su regreso a Ferraz, Sánchez intenta arrebatar el discurso de la plurinacionalidad a Podemos para mejorar sus pobres resultados electorales en ambas comunidades. Pero el PSOE no es Podemos y sus federaciones exigen una definición más completa del proyecto territorial.

Reclama a Ferraz una limitación del alcance jurídico del término plurinacional

“El recorrido de 40 años de autonomías no puede desaparecer porque lo diga Pedro”, advierten desde la dirección del PSOE andaluz, que reclama un “consenso previo” y una definición de la plurinacionalidad “con rigor jurídico e histórico”, que delimite su alcance constitucional, político, económico y competencial, ya que se propone una medida de tanto calado como la reforma de la Carta Magna.

A tres días de que Susana Díaz y Pedro Sánchez se vuelvan a ver las caras el domingo en la clausura del congreso regional, el portavoz parlamentario del PSOE-A ya advertía al líder del partido de la postura andaluza sobre la plurinacionalidad. “Se trata de una materia que tiene una gran trascendencia desde el punto de vista jurídico, constitucional y estatutario, del trayecto histórico y autonomista de los distintos territorios y desde el punto de vista de las competencias y de los hechos diferenciales”, aseguró Mario Jiménez, advirtiendo de que Andalucía “no va a renunciar” a sus propios esfuerzos para convertirse en una comunidad histórica de primer nivel.

‘Andalucía, la fuerza socialista’ es el lema del 13 congreso regional del PSOE-A que se celebrará este fin de semana en Sevilla y que los socialistas andaluces afrontan con “unidad y cohesión” en torno al liderazgo de Susana Díaz. El cónclave quiere reivindicar el espíritu de las movilizaciones por la autonomía andaluza del 4 de diciembre de 1977 y del referéndum del 28 de febrero de 1980, en pleno debate territorial por el desafío soberanista de Cataluña.

‘Un gran partido para un gran pueblo’ -que fue el lema del 4 congreso regional del PSOE- se volverá a utilizar como lema de la exposición que este viernes inaugura Susana Díaz en el recinto del cónclave. “Es un grito en defensa del 28-F y de lo que representa”, ha advertido el número 2 de Susana Díaz, Juan Cornejo.