Los Mossos d’Esquadra han confirmado que el conductor de la furgoneta que ha provocado la masacre de Barcelona no ha sido detenido. Según el relato oficial de los hechos, realizado por el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, el conductor del vehículo, tras acceder a la zona central de Las Ramblas a gran velocidad, ha atropellado a la multitud y ha continuado con el coche hasta la altura del Liceo.

Una vez allí se ha bajado de la furgoneta y ha huido. Una persona ha llamado al 112 y ha dado información a las fuerzas policiales, que han puesto en marcha la Operación Jaula para tratar de localizar al terrorista.

Los Mossos han explicado que no consta que el conductor de la furgoneta fuera armado. Tampoco profirió ningún grito.

Al mismo tiempo, las autoridades han explicado que una persona ha resultado muerta tras saltarse un control policial. No lo vinculan con el atentado.

En cuanto a las personas detenidas, los Mossos han afirmado que están vinculadas con hechos terroristas, pero no directamente con la ejecución del atentado en Las Ramblas. Uno de ellos, detenido en Ripoll, es marroquí, y otro, detenido en Alcanar, es de Melilla.

Precisamente, ayer se produjo una explosión en la ciudad tarraconense de Alcanar que se vinculó en un principio con una fuga de gas. Ahora los investigadores creen que puede tener algún tipo de vinculación con el atentado de Las Ramblas.

El atentado ha sido reivindicado por el ISIS a través de su agencia oficial, Imaq.