Mohamed Houli ha sido el primero de los cuatro detenidos por vínculos con los terroristas del atentado de Barcelona en declarar ante el titular número cuatro de la Audiencia Nacional, el juez Fernando Andreu. La Fiscalía ha pedido prisión incondicional para Houli, herido en la explosión de Alcanar la noche del 16 de agosto, la víspera del atentado mortal de Las Ramblas y de Cambrils.

Éste ha ratificado lo que ya declaró a los Mossos: que la célula preparaba un atentado mayor. Así lo confirman fuentes judiciales citadas por Europa Press. Tras él ha pasado, a las 15.45 horas, Driss Oukabir, que ha salido 45 minutos después, seguido de Mohamed Aalla, el dueño del Audi A3 cuyos cinco ocupantes fueron abatidos en Cambrils. La comparecencia de Aalla ha durado menos de media hora.

En el primer interrogatorio de hora y media además de Andreu han estado presentes hasta cuatro miembros de la Fiscalía. De hecho, Houli, de 21 años y español oriundo de Marbella, empezó a declarar ante los Mossos al poco de recuperarse de las heridas de las explosión. El sábado trascendió que la célula preparaba un atentado sobre la Sagrada Familia, siempre llena de turistas, de acuerdo con la declaración del herido a los Mossos. Este martes algunos medios apuntaban a que Houli habría ratificado su declaración pero otras voces judiciales señalan que no se ha referido a ningún monumento concreto de Barcelona.

Driss se desdice

Tras Houli ha pasado Driss, para quien la Fiscalía pide igualmente prisión (según su abogada) y que se ha desdicho de lo que declaró pocas horas después del atentado de Las Ramblas el pasado jueves: si inicialmente denunció el robo de documentos por parte de su hermano Moussa (de 17 años) para que éste alquilara la furgoneta con la que se perpetró el atropello, ahora ha indicado que fue él quien la alquiló pero pensando que era para hacer una mudanza. Así lo ha confirmado Europa Press.

Los cuatro citados este martes han sido Mohamed Houlli (21 años), el primero en declara, Driss Oukabir (28 años), Mohamed Aalla (27, detenido en Ripoll y también hermano del abatido en Cambrils, Said Aalla); y Saleh El Karib, 34 años y detenido en su locutorio de Ripoll.

Mohamed Houli, al igual que varios de los detenidos, reside en Ripoll (Girona) y acudió al IES Abat Olibay y jugó al fútbol sala en el equipo de Ripoll, según las informaciones publicadas. Se prevé que la rueda de declaraciones de los detenidos se prolongue hasta bien entrada la tarde, quizás la noche de este martes. Houli ha declarado sin intérprete y con abogado de oficio, por lo que en principio maneja la lengua castellana a la perfección, al igual que sus tres compañeros de celda.

Los terroristas acumularon en Alcanar 106 bombonas de gas, la mayoría de butano pero no todas: algunas contenían el denominado TATP, un explosivo al que recurre frecuentemente el Estado Islámico y que se suele llamarse también la madre de Satán, por su alta capacidad destructiva.

Los detenidos por los ataques que de momento han dejado 15 víctimas mortales han llegado a las dependencias judiciales en varios furgones de la Guardia Civil a primera hora de la mañana. Pasaron la noche en la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos, siempre en la Comunidad de Madrid.

Únicos supervivientes

A su llegada a la Audiencia Nacional han sido trasladados a los calabozos donde han permanecido cuatro horas a la espera de que el juez Andreu iniciara el interrogatorio junto con la fiscal encargada del caso Ana Noé. También están presentes el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso, y su ‘número dos’ el teniente fiscal Miguel Ángel Carballo. Y también la fiscal Dolores Delgado.

En teoría Driss Oukabir, Mohammed Alla, Salh el Karib y Mohamed Houli Chemal son los únicos cuatro presuntos integrantes de la célula desarticulada que siguen con vida. Si todos pertenecían a dicha red yihadista es algo que aún está por esclarecer. Los ocho restantes fueron abatidos por los Mossos o murieron en la explosión en Alcanar (Tarragona) en la que fue herido el joven Houli, el primero en declarar.