El PSOE mantiene su apoyo al Gobierno para hacer frente al desafío independentista catalán. Su secretario general, Pedro Sánchez, ha hablado este lunes con el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, para coordinar una “postura común” ante el “engaño y desafío” que supone la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, presentada hoy y que el Govern pretende aprobar antes del referéndum del próximo 1 de octubre.

El portavoz del PSOE, Óscar Puente, ha explicado que Sánchez y Rajoy han acordado mantener una “comunicación fluida” hasta entonces para “ir de la mano” frente al “desafío” independentista. Citando constantemente a Miquel Iceta, Puente ha acusado al soberanismo catalán de perpetrar “un engaño más” porque “el 1 de octubre no habrá un referéndum con garantías y el día 2 no habrá una república catalana”.

En este sentido, ha asegurado que el PSOE preferiría que no se produjera ninguna votación, aunque no puede asegurar que así ocurra, como hace el Gobierno, porque “no sabemos hasta dónde está dispuesta a llegar la Asamblea Nacional Catalana”, incluida la habilitación de las sedes de PDdCat y ERC como colegios electorales. “Si hay votación no tendrá ninguna validez, ninguna garantía ni ningún efecto práctico”, ha insistido Puente, que también ha denunciado el uso partidista y político de la manifestación contra el terrorismo del sábado en Barcelona.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha calificado este lunes de “engaño” la Ley de Transitoriedad jurídica y fundacional de la república presentada este lunes en el Parlament por JxSí y la CUP, y ha añadido que cree que no habrá referéndum el 1 de octubre.

“El acto de hoy es un nuevo engaño de un proceso engañoso, no habrá ni referéndum el día 1 de octubre ni el día 2 tendremos una república”, ha afirmado en una rueda de prensa celebrada este lunes en la sede del PSC.

Además, ha hecho notar a los partidos independentistas de que esta ley pretende sustituir el Estatut y que, por tanto, requeriría la aprobación de dos tercios del Parlament. Ha subrayado que esta nueva ley, que estaría legitimada por la victoria del ‘sí’ en el referéndum del 1-O, según sus impulsores, se trata de “otro episodio más de este proceso inacabable que no lleva a ningún lado” y que el independentismo va en una dirección y tiene unos objetivos equivocados.

Preguntado por la politización de la manifestación de rechazo al terrorismo del sábado, Iceta ha lamentado que “una minoría intentara convertirla en otra cosa”, cuando el objetivo de la misma era solidarizarse con las víctimas, apoyar a los cuerpos policiales y servicios de emergencias y mostrar unidad ante el terrorismo, en sus palabras.

Puente ha seguido el mismo guión en Ferraz y ha señalado a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) de “no estar a la altura de las circunstancias” y hasta de “perjudicar a su propia causa”, al utilizar la manifestación de Barcelona con un objetivo político, “sea cual sea”.

El PSOE se mantiene así junto al Gobierno en el bloque constitucionalista frente al desafío independentista, como acordaron Rajoy y Sánchez en una reunión el pasado 6 de julio. Entonces, el líder socialista instó al presidente del Gobierno a iniciar un diálogo con Cataluña que permitiera una solución política al conflicto y se ofreció como intermediario ante Carles Puigdemont. Propuso, incluso, una batería de medidas que los socialistas perfilarán estos días para volver a ofrecer sus propuestas antes del “choque de trenes” del 1 de octubre.