El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este jueves en Moncloa los recursos de inconstitucionalidad que el Gobierno ha presentado ante el Tribunal Constitucional para suspender las leyes de desconexión aprobadas este jueves en el Parlament catalán y el decreto de convocatoria del referéndum firmado de madrugada por Puigdemont. Rajoy ha comparecido este mediodía después de presidir el Consejo de Ministros convocado de urgencia y, en una declaración institucional y en presencia de todos sus ministros, ha advertido que “el referéndum no se celebrará” y que hará “todo lo necesario, sin renunciar a nada”, para impedirlo, además de recordar que “el estado español no se va a plegar”.

“El Gobierno pide la nulidad de todos los actos y que se decrete la suspensión de los mismos, a la espera de la correspondiente sentencia”, ha reseñado Mariano Rajoy, que ha solicitado la notificación de la suspensión al president de la Generalitat y a todos sus altos cargos, así como a los 947 alcaldes catalanes a quienes el Govern ha pedido su participación en la consulta. “Hemos pedido que en esa notificación personificada se les advierta a todos ellos su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa tendente a la organización del referéndum”.

Rajoy apela a todos los estamentos catalanes y les pide que impidan la consulta

Rajoy ha cargado duramente contra la actuación de la Generalitat, que a su juicio “pretende imponer de forma atropellada, chapucera e ilegal” un referéndum que, según ha sentenciado, “no se va a celebrar”. El presidente ha apelado al principio de legalidad, consistente en “cumplir y hacer cumplir la ley”, y ha hecho una referencia implícita a la Transición, asegurando que “las reglas de juego las pusimos todos los españoles, unas normas democráticas que velan no solo por los derechos de las personas, sino también por el control de las actuaciones de los poderes públicos y el respeto a la pluralidad”. En este punto, ha señalado que “no habrá referéndum de autodeterminación porque priva del derecho de os españoles de decidir sobre su futuro”, y ha resuelto que las “aspiraciones soberanistas tienen su cauce” en el ordenamiento jurídico español para su “expresión y su defensa”: “Lo que no se puede hacer, al menos mientras yo sea presidente del Gobierno, es pasar por encima de nuestras normas democráticas para conseguirlo”.

Rajoy ha apelado a las autoridades catalanas, a los funcionarios, a las fuerzas de seguridad, a los partidos de oposición en el Parlament y a la ciudadanía de Cataluña. A todos ellos les ha traladado la obligación de cumplir la ley y el agradecimiento a quienes siguen el orden constitucional. Rajoy ha recordado a las fuerzas y cuerpos de seguridad su apego al orden constitucional para impedir la consulta del 1 de octubre, y a los funcionarios catalanes les ha ofrecido amparo y protección para de cara al 1-O. “Quiero decirle a los ciudadanos y funcionarios que estén tranquilos: nadie les puede obligar a hacer nada ilegal. La ley les protegerá ante cualquier arbitrariedad”.

El presidente ha querido escenificar la unidad entre los partidos constitucionalistas, y ha trasladado su “reconocimiento y gratitud” a las fuerzas de oposición en el Parlament, Ciudadanos, PSC y PP, por su actuación este miércoles durante el pleno del Parlament, “por el coraje que demostraron en la defensa de la legalidad y dignidad de las instituciones catalanas”. “No están solos, sino arropados por todos los demócratas de dentro y fuera de Cataluña”.

El presidente  admite la preocupación y llama a los ciudadanos a actuar frente al 1-O

El líder del Ejecutivo ha llamado a los dirigentes del Govern y ha hecho una referencia expresa a los 947 alcaldes de ayuntamientos catalanes para que se ciñan a la legalidad. “A los responsables de la Generalitat les digo que no sigan avanzando hacia el precipicio institucional, que no menosprecien la fuerza de la democracia española y abandonen este proceso cada vez más excluyente”. Rajoy ha tildado la sesión de ayer en el Parlament de Cataluña como “uno de los mayores golpes que han recibido las instituciones catalanas en toda su historia”, y ha insistido en su llamamiento: “No sigan por ese camino, no liquiden sus propias instituciones. Renuncien a imponer por las bravas aquello que no consiguen ganar en una buena lid democrática”. “Les pido que abandonen ya esa escalada de autoritarismo e ilegalidades. El estado español no se va a plegar”.

Rajoy ha calificado la actuación del Gobierno como una “respuesta serena, pero firme y eficaz”, y se ha dirigido a los cuidadanos: “Entiendo la preocupación ante lo que está ocurriendo, todos tenemos motivos para la inquietud porque jamás en nuestra historia reciente hemos sufrido un ataque así a nuestro modelo de convivencia”. En este punto, ha pedido la implicación de la sociedad catalana para impedir el referéndum: “No asistan a estos acontecimientos como algo lejano a sus vidas. Son ciudadanos, es está hablando de su derecho, futuro y convivencia”. En este punto, ha pedido “mantener la confianza en sus instituciones”. “Nadie va a vacilar a la hora de cumplir con su deber. La democracia responderá, lo hará con firmeza, aplomo serenidad y dignidad”, ha remachado.