El dispositivo extraordinario de guardias civiles y policías nacionales diseñado por el Ministerio del Interior inicia este miércoles su despliegue definitivo con el refuerzo de unos 4.500 agentes, desplazados a Cataluña con el cometido de impedir que se celebre el próximo domingo el referéndum de autodeterminación –suspendido por el Tribunal Constitucional– y ayudar a los Mossos d’Esquadra en las labores de seguridad ciudadana. De esta forma, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado contarán con más de 10.000 funcionarios en esta comunidad hasta el próximo día 5.

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido elude confirmar “por razones de seguridad” el número exacto de funcionarios movilizado ante el desafío independentista, pero las estimaciones ofrecidas por las fuentes de ambos cuerpos consultadas por El Independiente cifran el contingente extraordinario en no menos de 4.500 personas. Éstos se suman a los más de 6.000 agentes destinados en esta comunidad, lo que significa que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado dispondrán de más de 10.000 efectivos en Cataluña entre este miércoles y el próximo 5 de octubre.

La mayor aportación de efectivos procede de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional o Antidisturbios. En concreto, han sido movilizados cerca de 40 grupos -formados cada uno sobre el papel por 50 funcionarios- desde otras provincias españolas, lo que representa que en torno al 80% de la dotación completa de la UIP estará estos días en Cataluña. Esta unidad tendrá que emplearse si, por ejemplo, proindependentistas organizan una cadena humana el domingo en centros de votación para impedir que se retiren las urnas.

Sólo con Antidisturbios, la Policía Nacional ha desplazado a Cataluña a cerca de 2.000 agentes

La Policía Nacional también aporta al operativo agentes adscritos a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), formados por grupos algo menos numerosos que los de las UIP. Según las fuentes consultadas por este periódico, este Cuerpo ha enviado igualmente a funcionarios de Información, Policía Judicial e incluso Científica, que prestarán servicio estos días en distintos puntos de la comunidad.

En el caso de la Guardia Civil, el contingente más numeroso corresponde a los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), con más de 600 efectivos. También han sido movilizados, entre otros, funcionarios adscritos a Unidades de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (USECIC) -especializado en control de masas, entre otras funciones-, el servicio de Información y seguridad ciudadana.

Del extraordinario desplazamiento de agentes a Cataluña da una idea clara el hecho de que el Ministerio del Interior ha fletado tres ferrys para alojar a los funcionarios policiales, dada las dificultades para hospedar a un contingente de esta naturaleza. En concreto, los barcos -dos atracados en el puerto de Barcelona, el Rhapsody y el Moby Dada, y otro en el de Tarragona (el Azzurro)- tienen una capacidad total para 6.266 personas.

Barcos, hoteles y un cuartel militar

Además de la contratación de los barcos, Interior está alojando a los agentes desplazados a Cataluña en diversos hoteles de Barcelona y Tarragona e incluso en un céntrico cuartel militar de la Ciudad Condal con capacidad ociosa.

Además de la movilización de efectivos, Interior ha adoptado otras medidas en materia de personal para garantizar una elevada presencia policial en Cataluña con motivo del referéndum de autodeterminación. Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil ya acordaron suspender las vacaciones a todos los funcionarios con plaza o en comisión de servicio en esta comunidad hasta después del 1-O, al tiempo que el Instituto Armado ha obligado a más de 200 agentes con plaza en esta comunidad que a mitad de mes tenían que incorporarse a otros destinos fuera de esta región se mantengan en sus antiguos destinos hasta mediados de octubre.

De acuerdo con la contestación del Gobierno a una pregunta del grupo socialista en el Congreso, Cataluña contaba a finales del pasado mes de abril -último dato facilitado por Interior- con 3.164 guardias civiles y 2.929 policías nacionales, lo que totaliza 6.093 agentes. La dotación policial se completa en esta comunidad con otros casi 17.000 funcionarios de los Mossos d’Esquadra, cuerpo que depende de la Generalitat.