El director de los Mossos d’Esquadra, Pere Soler, ha asegurado este miércoles que la «misión principal» de las policías «es garantizar los derechos, no impedir su ejercicio». En un mensaje en Twitter Soler, a quien apenas se le han conocido apariciones públicas desde su nombramiento, se refiere sin citarlas a las instrucciones de la Fiscalía para que los Mossos d’Esquadra impidan la celebración del referéndum independentista del próximo domingo, 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional.

«Que nadie se equivoque, la misión principal de las policías, Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional es garantizar derechos, no impedir su ejercicio», afirma. El director de los Mossos d’Esquadra ha emitido este mensaje escasas horas antes de que este mediodía se celebre en la Fiscalía Superior de Cataluña una nueva reunión con los responsables policiales para coordinar el dispositivo policial con el que se pretende evitar la celebración del referéndum.

A esa reunión está citado de nuevo el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que se mostró reticente a obedecer el pasado fin de semana la orden del fiscal jefe de Cataluña de que sea un mando del Ministerio del Interior el que asuma la coordinación policial para impedir la celebración del referéndum de autodeterminación. «Ya veremos a ver si se cumple», llegó a decir. Desde Interior se le apercibió de que su actitud implicaba un incumplimiento flagrante de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El máximo representante del Ministerio de Público en esa comunidad, José María Romero de Tejada, citó el pasado sábado a los mandos policiales a una reunión en la que pidió a Interior que coordinara a los Mossos, la Guardia Civil y la Policía Nacional para asegurar que se cumplan las órdenes e instrucciones que están dictando jueces y fiscales en relación con la organización del 1-O y que se mantenga el orden del público.

En aquella reunión, Trapero ya mostró su rechazo a esta decisión y defendió que el fiscal se estaba extralimitando en sus funciones al imponer al frente de la coordinación al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad. Fuentes consultadas por El Independiente aseguran que el máximo responsable operativo de la Policía de la Generalitat no garantizó entonces que el Cuerpo al que está al mando acatara esta orden, por lo que fue apercibido expresamente de que, de no hacerlo, incumpliría la ley.

La ley confiere el mando a las fuerzas de seguridad del Estado si actúan con una Policía Autonómica

Éste era el mismo posicionamiento que mantuvo el consejero catalán de Interior, Joaquim Forn. «Los Mossos d’Esquadra y la Consellería de Interior no aceptarán el control del cuerpo policial de Catalunya», declaró Forn tras conocerse la noticia de que el Gobierno coordinaría la acción de la Policía Autonómica ante la amenaza del referéndum del 1-O. Después de estas declaraciones, Trapero emitió una nota interna en la que se oponía a esta tutela del Estado pero garantizaba que el Cuerpo acataría las órdenes de la Justicia, como están demostrando los hechos: este martes se ha personado en escuelas de Cataluña donde teóricamente se colocarán urnas a fin de identificar e interrogar como testigos a los responsables de esos centros, en cumplimiento de la instrucción dictada por la Fiscalía.

Artículo 46.2 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Artículo 46.2 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

La Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, aprobada en la recta final del primer mandato de Felipe González, establece en su artículo 46.2  que, «cuando en la prestación de un determinado servicio o en la realización de una actuación concreta concurran, simultáneamente, miembros o Unidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Policía de la Comunidad Autónoma, serán los Mandos de los primeros los que asuman la dirección de la operación». Y éste es el caso actual, donde participan la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Los Mossos sostienen que están investigando los preparativos del referéndum y que disponen de un «plan de actuación» para cumplir las órdenes del Ministerio Público, por lo que consideran injustificado que se les aparte de la coordinación del dispositivo. Así lo expone Trapero en un escrito remitido al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, José María Romero de Tejada, en el que lamenta que se haya dejado la coordinación del dispositivo del 1-O en manos de un mando de la Secretaría de Estado porque «ello afecta a la profesionalidad y el prestigio» del cuerpo autonómico, informa Efe.

El ‘Govern’ recurre la imposición de un mando de Interior para la coordinación policial

Lejos de imponer un mando de Interior, lo que procede -en opinión de este Cuerpo- es que se convoque la Comisión de Coordinación Policial de Cataluña. Este órgano depende de la Junta de Seguridad de Cataluña, que está presidida a su vez por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El Gobierno catalán buscaría así la forma de esquivar la decisión de la Fiscalía Superior de colocar a los Mossos bajo el mando del Ministerio del Interior.

La protesta de la Generalitat ante lo que consideran una invasión de competencias del Estado sobre su autonomía se ha escenificado en una doble dirección, una gestual y otra jurídica. De un lado, Josep Lluis Trapero decidió no acudir a la primera reunión convocada por Pérez de los Cobos, celebrada en la tarde de este lunes en la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña y en la que se analizaron los dispositivos de seguridad de los tres cuerpos policiales «para intentar unir esfuerzos y reducir los riesgos en la coordinación». El mayor envió a su número dos, el comisario Ferrán López.

Trapero sí asiste a la nueva reunión

Era la forma de hacer visible su malestar con la imposición del fiscal de que los Mossos queden supeditados al mando de Interior. Trapero sí acudirá a la reunión convocada para este miércoles por Pérez de los Cobos para avanzar en la coordinación del dispositivo policial del 1-O y en la que también están citados el jefe superior de la Policía Nacional en Cataluña, Sebastián Trapote: el jefe de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gozalo, y Evelio Vázquez, jefe de la Guardia Urbana de Barcelona.

El otro frente es jurídico. El Govern ha anunciado este martes que planteará un «requerimiento de incompetencia» contra el órgano de coordinación policial designado por la Fiscalía Superior de Cataluña, al entender que es «contrario al Estatut» y «vulnera las competencias de la Generalitat de Cataluña». Así lo ha dado a conocer este martes el consejero de Presidencia, Jordi Turull, al término de la reunión semanal del Gobierno.