El pleno del Parlamento vasco celebrado esta mañana ha dejado en evidencia la fragilidad en la que se encuentra la relación entre el PNV y el PP y que la tensión generada en torno al referéndum de Cataluña ha terminado por agrietar de modo importante. La Cámara vasca debatía esta mañana una moción presentada por EH Bildu en la que además de mostrar su apoyo al 1-O se expresa el rechazo a las medidas que contra él ha adoptado el Gobierno español y que se consideran actuaciones “en contra de la democracia”. Además se llama a la ciudadanía vasca y a las instituciones a mostrar una actitud “proactiva” en su apoyo. Sólo el PNV y EH Bildu la han respaldado en una debate parlamentario con un duro cruce de acusaciones entre populares y nacionalistas.

“Dejen de llenar sus manifestaciones”, le ha reprochado el portavoz del PP al PNV, en referencia a la marcha que convocada por la plataforma afin a a la izquierda abertzale, Gure Esku Dago, secundará este sábado en Bilbao junto a Bildu y Podemos, “y eviten el riesgo de contagio en Euskadi de lo que está sucediendo en Cataluña”. El portavoz del PP vasco ha recriminado a la formación de Iñigo Urkullu que a pesar de que el lehendakari haya reconocido la falta de garantías del referéndum el PNV salga a la calle en su defensa, “están dando el liderazgo a Bildu”, ha señalado.

El PNV respalda una moción de Bildu que llama a la movilización «proactiva» de la ciudadanía en favor del 1-O y reprueba la actuación de Rajoy

Sémper ha alertado del riesgo que conlleva la posición que está adoptando el PNV en torno a este debate “en el que están huyendo como de la peste del acuerdo y el entendimiento”. Ha apelado a los dirigentes nacionalista a “no abrir la puerta” al ejemplo “poco edificante que están dando los independentistas catalanes”. Ha recordado que se ha convocado una referéndum vulnerando las propias leyes catalanas además de la Constitución, “aquí ya sabemos a lo que lleva todo eso, no lo hagan cuando estamos superando la más negra en Euskadi”.

PNV: «El Gobierno está fuera de la democracia»

En su réplica el portavoz del PNV, Joseba Egibar ha afirmado que el Gobierno de Mariano Rajoy se ha situado “fuera de la democracia” en su actuación para frenar el 1-O. Ha señalado que cuando una parte importante de la sociedad catalana reclama su derecho a ser consultada, “poder acudir con una sonrisa en la boca y una papeleta en la mano, ¿dónde está el problema?”: “La respuesta que recibe es que se imponen los cauces del maltrato y la humillación colectiva”. Una actitud que para Egibar no ha hecho sino multiplicar “las emociones y la participación”: “Los sentimientos no se pueden extirpar, hay que respetarlos”.

El dirigente del PNV se ha referido a la actitud del Ejecutivo del PP como la de un Gobierno que actúa “manu militari” recurriendo a la fuerza como única razón, para imponer una soberanía “indisoluble» y la fuerza no va a solucionar nada”. Ha recriminado a los populares que ahora hagan apelaciones al diálogo después de haber clausurado medios de comunicación, imputado a cargo públicos e incautado paletas, “eso se llama cinismo, y sí, lo que sucede es una aberración, pero la comete el PP”. Egibar ha terminado su intervención afirmando que tras el próximo domingo Cataluña no será igual “se va a abrir una puerta y va a entrar aire fresco, también en España”.

Egibar se pregunta dónde está el problema de acudir «con una sonrisa en la cara y una papeleta en la mano» a votar este domingo

La propuesta presentada por EH Bildu, y que ha sido aprobada con el apoyo del PNV, señala que el Parlamento Vasco muestra su apoyo y respeto al referéndum al constituirse como “el instrumento más eficaz para la construcción del futuro de cualquier país o colectivo”. La Cámara rechaza así “cualquier medida” contra la consulta y en contra de “la democracia” que puedan adoptar no sólo el Ejecutivo español “sino cualquier otra instancia”. Por último, se llama a los vascos y sus instituciones a mantener una actitud de respeto y “proactiva” ante el 1-O.

La portavoz de EH Bildu ha calificado de “golpe de estado” lo que sucede en Cataluña perpetrado por el Gobierno de Rajoy y ha reivindicado el respeto a la Constitución y otros referentes internacionales como la Carta de Derechos Humanos de Naciones Unidas o el derecho internacional, “de facto estamos ante un golpe de Estado” y una muestra de “involución democrática”.

El PSE se ha desmarcado de su socio de Gobierno, el PNV, al no apoyar la moción si bien su crítica se ha focalizado sobre EH Bildu a quien ha recriminado que sólo se acuerde de una parte de la sociedad catalana. El portavoz del PSE, José Antonio Pastor ha mostrado su sorpresa por “el fervor constitucional” de Bildu al citar su vulneración como argumento en defensa del 1-O. Ha recordado a la coalición radical que la democracia son “leyes y normas”. Pastor ha afirmado que en Euskadi “sabemos lo que supone que te señalen con el dedo y nos preocupa que eso se esté trasladando a Cataluña. Por último, el PSE ha vuelto a reiterar su apuesta por el diálogo para encontrar una salida.

Podemos insta al PP a no «azuzar»

El portavoz de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, ha coincidido en la idea de que lo que está en juego «no es la independencia», sino «la defensa de los derechos y libertades». «Los problemas se resuelven con más democracia, y no con menos derechos», ha manifestado. A su juicio, la solución se debe basar en articular el derecho a decidir de forma «legal, pactada y bilateral».

Martínez ha acusado al Partido Popular de «reprimir los derechos fundamentales». Asimismo, ha lamentado que, tanto el PP como el PSOE, no han dado «respuesta alguna» a siete años de movilizaciones soberanistas en Cataluña, y ha denunciado que los populares se han dedicado a «azuzar» el conflicto de manera «absolutamente irresponsable».