El discurso del Rey sobre la situación de Cataluña no ha servido precisamente para facilitar el consenso entre los grupos políticos. Más bien al contrario. Mientras el PP y Ciudadanos lo alababan como “imprescindible” y “de responsabilidad”, el PSOE apenas ha valorado las palabras de Felipe VI más allá de agradecerlas y compartir su defensa del estado de derecho. Podemos, por su parte, lo ha censurado bajo el lema “no en nuestro nombre”.

“Desde el PP apelamos a que ese mensaje de concordia, ese mensaje de responsabilidad tenga el respaldo de todas las fuerzas políticas, tal y como solicitó ayer el presidente del Gobierno”, ha afirmado el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, en una intervención posterior al discurso del monarca.

El dirigente popular ha destacado de las palabras del Rey el mensaje que ha enviado a las personas que se sitúen por encima de la Ley “quebrando la confianza de los españoles y quebrando también la fraternidad en Cataluña”, de las que ha dicho que “tendrán que tener también las consecuencias que recoge el ordenamiento jurídico”.

Por ello, ha dicho que el PP quería unirse al “mensaje de tranquilidad” lanzado por el Rey, especialmente cuando se ha dirigido a todos los catalanes para decirles que “no están solos, que la Corona, una vez más, y el Gobierno de España están con todos los que están comprometidos con la construcción de una democracia ejemplar y de un sistema y un Estado de derecho que va a seguir funcionando”.

Entre líneas, el PP aprovecha el discurso del Rey para exigir al PSOE que vuelva al bloque constitucionalista, justo en el día en que los socialistas han pedido la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por los incidentes del domingo en Cataluña. “No hay equidistancia: o se está con los que incumplen la ley o con los que defienden el Estado de derecho”, ha asegurado Casado, que también ha apelado a que el “mensaje de concordia” de Felipe VI “tenga el respaldo de todas las fuerzas políticas”.

Por su parte, el responsable de Política Institucional y Administraciones Públicas del PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha agradecido la intervención del jefe del Estado. “Nosotros, los socialistas, coincidimos en la defensa de la Constitución, del Estatut, de la legalidad, del estado de derecho y de la integridad territorial”, ha asegurado en una breve intervención en Ferraz.

“Apelamos a la calma y a la serenidad para afrontar el futuro con garantías y tranquilidad”, ha afirmado, antes de destacar la “importante apelación a la concordia y entendimiento entre todos los españoles y todos los catalanes” realizada por el Rey. “Esperamos que se extienda por todos los pueblos de Cataluña y de España”, ha zanjado Gómez de Celis.

Por su parte, Podemos cree que el Rey “ha perdido la oportunidad de ser parte de la solución” del conflicto en Cataluña, porque con su discurso de este martes ha demostrado una “nula capacidad para entender España” y su compromiso “con el PP, pero no con la democracia, ni con España, ni con Cataluña”, según explican a Europa Press fuentes de la dirección del partido.

 

La formación dirigida por Pablo Iglesias considera que Felipe VI “no ha representado a todos los españoles”, y sólo ha unido “su destino al del PP”. Por ello, aseguran sentirse “preocupados y sorprendidos”. En concreto, Podemos reprocha que el monarca “no ha mostrado ni una sola vez preocupación por los heridos del domingo”, así como que haya “tardado tres días en pronunciarse” y que no haya dicho “nada diferente a lo que ya ha dicho el PP”.

“Como presidente de un grupo parlamentario que representa a más de 5 millones de españoles, le digo al Rey no votado: no en nuestro nombre”, ha sentenciado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en un mensaje que ha difundido en su cuenta de Twitter, recogido por Europa Press.

Como él, muchos dirigentes de su partido han mostrado también su malestar por las palabras del Rey. “El Rey no ha representado a los millones de personas que queremos dialogo. Se compromete con el PP pero no con España ni con la democracia”, ha criticado la portavoz en el Congreso, Irene Montero.

“No ha propuesto ninguna solución, sólo cierre de filas con Rajoy. Su mensaje sólo ha representado a una parte de los españoles, en una práctica que dinamita la democracia. Ha tardado tres días en aparecer, para lanzar un mensaje muy alejado del diálogo. El mensaje de Felipe VI no une, separa aún más al pueblo de Cataluña”, ha asegurado el secretario de Comunicación de Podemos, Juanma del Olmo, en una serie de mensajes difundidos también en Twitter.

Paralelamente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha criticado con dureza al Rey, al asegurar que su discurso ha sido “irresponsable e indigno de un jefe de Estado”. “Ninguna solución. Ninguna mención a los heridos. Ninguna apelación al diálogo”, ha lamentado en un mensaje de su cuenta personal de Twitter.

Por su parte, Ciudadanos considera que se trata de un “discurso imprescindible en momentos tan complicados con un diagnóstico acertado que compartimos, que manifiesta que las instituciones de Cataluña se han colocado fuera de la Constitución y de la Ley. El partido de Albert Rivera destaca la gravedad de “la fractura social en Cataluña” y valora el “mensaje claro de serenidad a los españoles y a los catalanes, asegurando que los poderes del estado van a asegurar el normal funcionamiento de nuestras instituciones democráticas y autogobierno en Cataluña”.