El secretario de Podemos, Pablo Iglesias, ha reunido este viernes a su Consejo Ciudadano Estatal, la dirección del partido, para abordar el asunto catalán y hacer músculo en su apuesta por el diálogo. En su intervención inicial, Iglesias ha advertido de que “una declaración unilateral de independencia sería probablemente la peor decisión que tomaría el Govern”, y ha argumentado esta postura en que esta vía unilateral “facilitaría argumentos al PP para aplicar el artículo 155 de la Constitución”.

El líder de Podemos insiste en cargar el peso del conflicto en el Gobierno de Mariano Rajoy y sólo rechaza la DUI para apelar a las consecuencias llevadas a cabo por los populares, que este mismo viernes han rechazado el 155 asegurando que “no existen motivos jurídicos suficientes”. La aplicación de este artículo, por el que el Gobierno central podría asumir ciertas competencias de la autonomía catalana, “contribuiría a dinamitar aún más puentes y carriles de diálogo que en estos momentos son imprescindibles”, según Iglesias, que ha detallado que la intervención de la autonomía “implicaría el control efectivo de los Mossos, el control efectivo de los dispositivos de la Generalitat, el control de TV3 y llevar a nuestro país a una situación de excepcionalidad”. Un escenario en el que los dirigentes del la Generalitat “pueden acabar en la cárcel”, ha apuntado el máximo responsable de Podemos.

Iglesias ha igualado las dos posibilidades y ha defendido que, “mientras no haya DUI ni 155 hay tiempo y tenemos que seguir descolgando el teléfono”, ha señalado, en relación con la propuesta de mediación anunciada esta semana para que Gobierno y Govern acordaran un equipo negociador para el diálogo. Una medida que fue rechazada inmediatamente por el Ejecutivo, al considerar esta ventana abierta como una cesión al “chantaje” soberanista. En este sentido, ha señalado que ni la vía unilateral ni las medidas del gobierno “parten de una legitimidad democrática”.

“En el 1-O nos jugamos la cara en el resto del Estado”

Antes de empezar la reunión de su dirección, Iglesias ha sacado pecho de su participación en el referéndum ilegal del pasado domingo, considerado como una movilización “legítima”, a la vez que ha vuelto a defender la posibilidad de un referéndum pactado con el Estado, legal y con garantías jurídicas con el objetivo de que “el derecho a decidir sea una realidad”. “La relación de Cataluña la deberán decidir solamente los catalanes. Pero eso no se puede hacer por ningún atajo, por legítima que sea la movilización del día 1 de octubre, en el que nosotros participamos y nos jugamos la cara en el resto del estado, diciendo que los derechos civiles de los catalanes se tenía que respetar. Pero la relación jurídica tiene que darse en condiciones de garantía y con una eficacia jurídica que permita que le derecho a decidir sea una realidad”, ha señalado Iglesias.

El derecho a decidir no se puede hacer con atajos, por legítima que sea la movilización del 1-O

El máximo responsable de Podemos no ha perdido la ocasión para asegurar que el “bloque mayoritario” de la sociedad apoya el diálogo y la “mediación”, un término que la propia Ada Colau tuvo que rectificar este jueves, al no darse condiciones de igual a igual. Pablo Iglesias ha utilizado a “figuras de amplísimo prestigio” que se reducían únicamente al mundo deportivo, como muestra de ese apoyo masivo que dice tener su propuesta. “Este bloque es el mayoritario y no es casual que a pesar de la insoportable presión política y mediática haya figuras de amplísimo prestigio llamando al diálogo. Ya no hablamos de personas como Gerard Piqué, estamos hablando de jugadores de fútbol como Iniesta, de jugadores de baloncesto como los hermanos Gasol, que normalmente no intervienen en cuestiones de política, y que ahora están diciendo “pónganse a dialogar”.

Las “barbaridades” de la vieja guardia del PSOE

El segundo objetivo propuesto, además de la llamada al diálogo, es el de “seguir interpelando al PSOE”, según Iglesias, que ha reconocido un “sentimiento de enorme decepción”. “En teoría apuesta por el diálogo pero en la práctica hace otras cosas”, ah destacado el líder de Podemos, que ha pedido a Pedro Sánchez “que sea coherente con el discurso que permitió que en las primarias hubiera una derrota de las fuerzas más conservadoras”, y ha llamado a los miembros de su partido a que “consigamos llevarle al campo de lo democrático y de la mediación porque es un actor necesario para desbloquear España y Cataluña”, ha precisado. También le llamado a “construir una alternativa al PP”, también en la cuestión territorial como ensayo a una posible moción de censura en la que Podemos lleva insistiendo desde la llegada de Sánchez.

El discurso del Rey era un mensaje dirigido al PSOE en la misma línea que la vieja guardia”

En su crítica al PSOE, Pablo Iglesias ha censurado duramente las “barbaridades” de figuras históricas del socialismo que en los últimos días se han pronunciado sobre la postura del partido. “La vieja guardia del PSOE no dejan de proponer barbaridades”, ha zanjado, antes de enumerar las propuestas del ex ministro José Bono de actuar penalmente contra los líderes del procés o de Alfonso Guerra, cuando pidió el apoyo del 155.

Además, el líder de Podemos ha compartido su diagnóstico sobre el discurso del Rey Felipe VI, y lo ha enmarcado en un intento “de querer cerrarle la puerta al PSOE”. “El mensaje del monarca no estaba dirigido a todos los españoles, ni mucho menos a todos los catalanes. Era un mensaje dirigido al PSOE en la misma línea que la vieja guardia”; ha resumido.