La Guardia Civil ha solicitado a la Audiencia Nacional que bloquee las cuentas de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Òmnium Cultural por su implicación el proceso independentista. La petición se dirige a la jueza que está investigando a los presidentes de las dos asociaciones, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, por el presunto delito de sedición a raíz de los incidentes producidos los pasados 20 y 21 de septiembre en Barcelona.

En el atestado con fecha del 5 de octubre, al que ha tenido acceso Europa Press, y que ha sido remitido a la magistrada Carmen Lamela, la Guardia Civil pide que la instructora expida un mandamiento o requerimiento a la Asociación Española de Banca, a la Confederación Españolas de Caja de Ahorros y a la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito para que faciliten toda la información y datos bancarios vinculados a las dos asociaciones catalanas.

Implicación en el proceso

La Guardia Civil atribuye a los líderes de las dos principales asociaciones soberanistas el mismo nivel de decisión que al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y al número dos del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, en el diseño del plan para lograr la independencia de Cataluña. Así lo detalla la Unidad de Policía Judicial de la VII Zona de la Guardia Civil (Cataluña) en un informe de 181 páginas aportado al Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional. Sánchez, Cuixart y los mandos de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero (mayor del cuerpo) y Teresa Laplana (intendente) están siendo investigados por la posible comisión de un delito de sedición. Éste se habría cometido por el acoso sufrido por los guardias civiles y los funcionarios de la Administración de Justicia que registraron la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat el pasado 20 de septiembre por orden del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona y que incluyó la detención de 14 altos cargos del Gobierno autonómico.

Jordi Sánchez y Jordi Cuixart forman parte del denominado ‘comité estratégico’, un órgano en el que participan Puigdemont, Junqueras, representantes de otras entidades soberanistas, directores de oficinas de desarrollo del autogobierno, presidentes y secretarios generales de partidos políticos secesionistas y representantes independientes de prestigio social. Sánchez y Cuixart «se encuentran en una posición decisoria similar» a las del presidente y el vicepresidente de la Generalitat, resaltan los agentes.

Subvenciones públicas

Òmnium Cultural ha recibido desde 2005 más de 20 millones de euros en subvenciones públicas para incentivar el catalanismo, encargo de estudios y campañas de recaudación, según informa hoy el diario ABC.

Tradicionalmente, la Generalitat inyectaba entre uno y dos millones de euros al año en las cuentas de Òmnium, la mayor parte de ellas a fondo perdido y otorgadas a dedo, sin concurrencia pública. La última gran subvención se la dio Artur Mas de forma directa en 2011: 1,4 millones de euros para sufragar las “actividades y proyectos de Òmnium Cultural durante las anualidades 2011 a 2013”.

Òmnium ha ido aumentando sus ingresos por subvenciones desde los 2,9 millones de euros en 2011, 3,2 millones en 2012, 4,5 millones en 2013 y 6,6 de 2014. En 2015 fueron 5,6 millones en ingresos por los 4,4 de 2016. El año pasado las subvenciones solo le supusieron 144.404 euros. Provinieron de varios ayuntamientos y de la Diputación de Barcelona, que fue la más generosa con 90.000 euros.

Por su parte, la ANC, que no publica sus cuentas, registra activos de 2,7 millones de euros y asegura que no recibe subvenciones públicas.