Opinión | Política

Podemos y los pagafantas del procés

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

Menudo lío tiene Podemos. La misma mañana que su secretario de Organización, Pablo Echenique, afirma que «es absolutamente evidente que no ha habido declaración unilateral de independencia» en Cataluña, la alcadesa de Barcelona Ada Colau le pide a Carles Puigdemont «descartar la DUI».  La líder de Catalunya en Comú cree, a diferencia de los responsables de la formación morada en Madrid, que aún no está claro si ha habido o no la dichosa DUI.

A medida que avanza la crisis catalana, está más claro que el papel de Podemos en el procés es el del pobre pagafantas que, creyéndose con posibilidades de ligar, se pasa la noche invitando a copas a fondo perdido y sin percatarse de que carece de posibilidad alguna de pillar cacho. En su papel de tolai que creía molar apoyando la celebración del referéndum del 1-O, pero pidiendo votar No, lo que ha conseguido es ayudar a los independentistas a vender el resultado de unas urnas que no se creen ni ellos.

Ahora dicen en Podemos que no, que era un voto simbólico, «una movilización ciudadana». Pero ya es tarde. Para la Ley de Transitoriedad de Junts Pel Sí la ronda de votos teóricamente no vinculantes que han pagado los podemitas es perfectamente válida. Si no le han hecho ascos a los votos por duplicado, cómo se lo van a hacer a los simbólicos.

Además de las fantas, a la formación de Pablo Iglesias también le va a tocar pagar el pato en las urnas

Pero además de las fantas, a la formación de Pablo Iglesias también le va a tocar pagar el pato en las urnas. A los votantes de Podemos, que siguen sin darle importancia a la independencia de Cataluña (solo le preocupa a un 0,5% de sus electores, según el CIS), no les está gustando su pagafantismo. A juzgar por las últimas encuestas, es el partido al que más castigan los votantes por su gestión de la crisis en Cataluña.

Según NC Report para La Razón, la formación morada perdería entre 13 y 17 escaños si hoy se celebrasen elecciones, retrocediendo hasta el 17,5% de los sufragios, tras cinco meses de caída consecutivos. También según el último barómetro del Instituto DYM de El Confidencial, el partido de Iglesias se vería superado por Albert Rivera: Ciudadanos sería el más beneficiado (17,5%) y Unidos Podemos (16,9%) el que más apoyo pierde. Incluso en la encuesta de Celeste-Tel para eldiario.es, la más favorable a Podemos, los morados y sus confluencias retroceden en un mes 0,6 puntos y se sitúan en el 18.1% del voto válido. Es decir, su caída es mayor que la del PP en los quince meses transcurridos desde las últimas elecciones generales.

Están los de Podemos demasiado ocupados echándole a Mariano Rajoy la culpa de todo para que a la otra orilla del Ebro nadie los llame fachas, como para sacarle algún pero a la actitud de Puigdemont. Iglesias hasta alabó en el Congreso al president por su «sensatez» en medio del debate del 155.

A diferencia de Podemos a nivel nacional, sin embargo, puede que a Colau sí que le salga bien la jugada en Cataluña en las próximas elecciones. Entre los votantes catalanes, hay más electores preocupados por la independencia (un 15,2% de En Comú Podem) que pueden coincidir con la alcaldesa en que saltarse la ley para forzar el 155 es igual de censurable que ordenar su aplicación. En el resto de España, sin embargo, no parece que la estrategia de la ambigüedad vaya a funcionar.

«No pasa nada, no es una derrota», añadía la alcaldesa de Barcelona el lunes en el mensaje al president. Manteniendo su tono conciliador, le pedía a Puigdemont que rectifique y retire la DUI antes del jueves, cuando expira la prórroga que activará el 155. Bien podría habérselo pedido también, lo de rectificar, a su compañero Pablo Iglesias.  Si no le avisa pronto, le va a tocar seguir pagando rondas.

Te puede interesar

Comentar ()