ERC ha sido una de las primeras formaciones independentistas en reaccionar a la respuesta de Puigdemont al requerimiento de Rajoy sobre si declaró o no la independencia. En su carta, Puigdemont reconoce que el pasado 10 de octubre el Parlament «no votó» la declaración de independencia, una frase con la que Joan Tardá, diputado de ERC en el Congreso, considera que «pone más fácil que el Gobierno pare las máquinas» ya que, a su juicio, deja entrever que no hubo DUI.

Por este motivo ha pedido al Gobierno que «reflexione» sobre la aplicación del artículo 155, dado que en un comunicado el Ejecutivo ha avanzado que continuará con los trámites para activarlo al entender que el presidente catalán no ha respondido a la pregunta sobre si declaró o no la independencia.

PP y Ciudadanos defienden seguir con los trámites del 155

Visiblemente serio, Tardá ha emplazado nuevamente al diálogo porque es la única forma de «solucionar el conflicto», ha señalado, «dialogando y negociando». Una opinión que también ha compartido tanto el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como el diputado de CSQP Joan Coscubiela, que instan a que no se aplique la Constitución ya que no hubo DUI. Coscubiela argumenta que no es posible que se efectuara una declaración de independencia teniendo en cuenta que el referéndum del 1-O «no era vinculante». Además, ha señalado que al igual que se puede producir una declaración sin que sea efectiva, seguir adelante con el 155 supone un riesgo porque «se sabe como se empieza pero no como se sale».

En el Congreso de los Diputados, Pablo Iglesias ha vuelto a insistir en la necesidad de un referéndum pactado y en que quitar las competencias a Cataluña no es la solución sino «el problema». Si bien ha rechazado la amenaza de Puigdemont de votar la independencia en el Parlament si se activa el 155, ha emplazado a ambos líderes a sentarse a hablar.

Alberto Garzón critica que Puigdemont «no aclare nada»

Una postura muy compartida entre los partidos catalanes, que rechazan que el Gobierno continúe con esta medida para quitar las competencias de la comunidad autónoma y apuestan por el diálogo. El líder de En Comú Podem, Xavi Domènech, asegura que «la carta de Puigdemont dice que apuesta claramente por el diálogo y que no ha habido ninguna declaración de independencia». «Después de esta respuesta no entendemos que el Gobierno siga con el 155 ante una declaración de independencia que no se ha producido. Es de una irresponsabilidad brutal».

Una de las pocas críticas que ha recibido Puigdemont es la de Alberto Garzón. El líder de izquierda unida ve un error en su respuesta por «no aclarar nada» y por mantener la amenaza de la DUI, pero también se ha dirigido al Gobierno, quien está «incrementando los problemas» al seguir con el 155.

Contrariada, la CUP, que ha ejercido una dura presión para que el presidente de la Generalitat respondiera de forma afirmativa que declaró la independencia, ha recalcado una de las frases de la carta de Puigdemont en la que indica que «el pueblo de Cataluña (…) declaró la independencia». Eulàlia Reguant, diputada de la formación antisistema en el Parlament de Cataluña, ha publicado en su cuenta de Twitter la declaración íntegra del presidente catalán haciendo una mención expresa a esta afirmación.

Por su parte, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, considera al igual que el Gobierno que ha sido el propio Puigdemont el que ha acabado con el autogobierno en Cataluña con su carta, por lo que apuesta por restablecerlo a través del artículo 155. Una medida aprobada también por Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, ha defendido tras conocer la respuesta del presidente de la Generalitat, si bien ha evitado a valorar la misiva.