El Parlamento Catalán ha convocado hoy oficialmente la reunión de la Junta de Portavoces para el próximo lunes a las 10.30. Es el primer paso efectivo del bloque soberanista -la convocatoria parte de Carme Forcadell, perfectamente coordinada con el Gobierno de la Generalitat- para la convocatoria del pleno en el que debería proclamarse oficialmente la independencia, según la respuesta de Carles Puigdemont a los requerimientos del Gobierno, aunque JxS y la CUP no han conseguido acordar todavía la fórmula que revestirá esa DUI. Se confirma por tanto que el Govern ha impuesto un parón en la vorágine de estos días a la espera de ver cómo se concreta la petición de aplicación del artículo 155 que el Gobierno aprobará mañana en Consejo de Ministros extraordinario.

De hecho, la convocatoria de la Junta de Portavoces la pidió el PSC el lunes pasado, para reivindicar la actividad parlamentaria, paralizada desde el pleno en el que se aprobaron las leyes de ruptura, el 6 y 7 de septiembre. Pero la presidenta de la Cámara no la ha hecho efectiva hasta este viernes. Durante toda la semana se había especulado sobre la posibilidad de convocar un pleno el sábado para responder a las medidas del Gobierno, pero esta posibilidad se desdibujó ayer con el argumento de que el pleno debía producirse tras conocer qué aprueba el Consejo de Ministros. Una variable a la que se suman las evidentes dificultades de Govern y grupos parlamentarios para decidir cómo debe formularse esta nueva declaración de independencia.

«No habrá novedades hasta el lunes» han asegurado fuentes de Govern esta mañana. Entonces sabremos si la convocatoria se formaliza en un pleno monográfico o el Debate de Política General, y cual es la fecha escogida para una votación que ha provocado ya las primeras amenazas de dimisión en el ejecutivo catalán, según afirma La Razón. El conceller de Empresa, Santi Vila, y la titular de Gobernación, Meritxell Borrás, del PDCat, y el conseller de Justicia, el republicano Carles Mundó, habrían amenazado con abandonar el Govern si la DUI se proclama vía decreto del Govern y no por una votación en el Pleno.

La diferencia es sustancial para estos tres miembros del ejecutivo que no tienen acta de diputado, y no incurrirían por tanto en responsabilidad legal directa si se vota en el Parlament, pero sí lo harían si la decisión es gubernamental. Aunque esta amenaza de renuncia ha sido desmentida por la Generalitat.