El magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dado por concluida la instrucción del caso Ausbanc y coloca a un paso del banquillo de los acusados al jefe de la trama y máximo dirigente de la supuesta organización de consumidores, Luis Pineda, y al líder de Manos Limpias, Miguel Bernad. Entre los 14 procesados se encuentra también Virginia López Negrete, la abogada que en nombre del sindicato de funcionarios logró la imputación de la Infanta Cristina en el caso Nóos.

Precisamente ésta fue de una de las causas judiciales en las que Pineda intentó negociar la retirada de Manos Limpias como acusación popular a cambio de entre dos y tres millones de euros, según ha puesto de manifiesto la investigación. Sí logró «una importante cantidad» por retirar la acusación contra el ex presidente de Unicaja Braulio Medel en el caso ERE, que instruye un juzgado de Sevilla.

Después de 18 meses de investigación, el titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional transforma las diligencias en procedimiento abreviado y da 10 días a las acusaciones para que pidan la apertura de juicio oral -por la comisión de delitos de estafa, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal- o el sobreseimiento de la causa.

Santiago Pedraz da por terminada la instrucción del ‘caso Ausbanc’ después de 18 meses y sentará en el banquillo a 14 acusados

En un auto de 21 páginas fechado este lunes, Pedraz detalla cómo Pineda lideró durante años una «trama ilícita» que tenía como finalidad desviar a empresas controladas por él mismo el dinero procedente de las subvenciones públicas y los convenios con entidades financieras a cambio de hacerles publicidad positiva en sus publicaciones.

El instructor sitúa al presidente de Ausbanc, en prisión preventiva desde su detención en abril de 2016, en el primer nivel de la estructura presuntamente delictiva. Era él quien ejercía la «dirección y control» amparado por la asociación que él creó en 1986. «Es quien se encarga de presionar a las entidades en búsqueda de financiación, la cual enmascara bajo ‘convenios publicitarios’ con Ausbanc a cambio de proporcionar buena publicidad», expone.

El magistrado sitúa también en la cúspide esa pirámide a Miguel Bernad, líder del responsable del colectivo de funcionarios al que Pineda recurrió para «reforzar la presión» contra las entidades financieras mediante la acción de la acusación popular en diversos casos judiciales. Según el juez, el presidente de Ausbanc «controlaba y manejaba» tanto a Bernad como a la letrada López Negrete.

El instructor sitúa en el mismo nivel de la organización delictiva a Luis Pineda y al líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernad

A la luz de lo investigado, en el segundo nivel de la organización estarían Alfonso Solé Gil, tesorero de Ausbanc Empresas; Ángel Garay Echevarría, adjunto a la presidencia de Ausbanc y director de Ausbanc Editorial Internacional, y Francisco Javier Castro Villacañas, director del Club de la Vida Buena (CVB) y «director de Comunicación» de Manos Limpias.

En el penúltimo escalón se encontrarían cargos territoriales o de la junta directiva que participan «de forma activa» en las actividades de la asociación pero cuyo rol estaba «supeditado» a las decisiones de Pineda. Es el caso de María Teresa Cuadrado, presidenta de Ausbanc Consumo; María Manuela Mateo, secretaria de Ausbanc Empresas y directora del departamento jurídico de Ausbanc; María Isabel Medrano, secretaria de Ausbanc Consumo y directora de Publicidad de Ausbanc; Hermenegildo García, tesorero de Ausbanc Consumo y director de Comunicación de Ausbanc, y José Marín, delegado de Ausbanc en Sevilla que ya estuvo en prisión tras ser condenado en el caso de las facturas falsas del distrito Macarena de Sevilla.

En el cuarto y último nivel se sitúan cargos menores «conocedores de las prácticas» que llevaba a cabo la asociación y que, al participar en las mismas, obtenían «beneficios»: Rosa Isabel Aparicio, jefa de gabinete de presidente de Ausbanc y responsable de Organización de eventos de Ausbanc Empresas; Luis María Suárez Jordana, director de Publicaciones de Ausbanc, y Ramón Perfecto Rodríguez, administrador de varias sociedades vinculadas a Ausbanc.

«Complejo entramado empresarial»

Si bien el origen de la asociación era la defensa de los intereses de los consumidores, Luis Pineda fue creando con el tiempo un «complejo entramado empresarial» formado por casi una veintena de sociedades a través de las que canalizaba las subvenciones que le concedían diversas administraciones públicas y los ingresos derivados de los convenios con bancos y cajas para «beneficio personal». Estas compañías son Estructuras y Servicios Inmobiliarios SL, Desarrollos Turísticos y Sociales SL, El Club de la Vida Buena Ausventura SL, Producciones Zapallar, Buenas Maneras SL, Ausprom SL, Agroeditora SL, Dinero y Salud SL, Sopic Gabinete de Gestión SL, Cálculo Empresarial SL, Despacho Jurídico Pineda SL y Infosvea SL, así como Mdusa International Media Group LLC (Florida, EEUU), Mercado de Dinero USA LLC (Florida, EEUU), Mercado de Dinero Colombia Limitada (Bogotá, Colombia), Periódico Mercado de Dinero Venezuela CA (Caracas, Venezuela) y Money Market UK (Reino Unido).

Santiago Pedraz ha constatado la existencia de «múltiples relaciones comerciales» entre Ausbanc y este conglomerado de empresas y entre éstas y los miembros de los órganos de administración. «Dichos flujos infieren el traspaso de los fondos de las asociaciones Ausbanc, asociaciones si9n ánimo de lucro, a las empresas vinculadas en concepto de compra de servicios, los cuales muchos de ellos responden a servicios no practicados, con la intención de cuadrar balances o efectuar trasvase de dinero entre sociedades del grupo según necesidades», detalla el auto.

Sociedades patrimoniales

Esas relaciones comerciales ficticias camufló la compra de diversos inmuebles, propiedad de sociedades patrimoniales y que en gran medida la supuesta organización de consumidores utilizaba como oficinas.

El juez describe ocho casos judiciales que acreditarían la connivencia de Ausbanc con Manos Limpias, sindicato al que financiaría «para reforzar dicha coacción» y lanzar amenazas de querellas contra las entidades extorsionadas o prometerla la retirada de las acusaciones, como en el caso Nóos.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional acuerda el sobreseimiento provisional de las actuaciones para José María Gómez de León -abogado sevillano que ejerce la acusación popular de Manos Limpias en el caso ERE y que fue llamado al procedimiento en calidad de investigado- al no constar «una participación activa y de consumo en la actividad delictiva» con el resto de investigado. Pedraz no detalla en el auto la situación de otros dos investigados: José Luis Gómez Boza, ex secretario general de la Unión de Consumidores en Andalucía y patrono de la Fundación Unicaja, y Ángel Fernández Noriega, ex secretario general de Unicaja y la persona que presuntamente negoció los pagos a Ausbanc a cambio de que influyera en Manos Limpias para que el sindicato retirara la acusación contra Braulio Medel.