Parecía cuestión de tiempo y finalmente ha llegado el primer indicio. Barcelona está descartada como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que debe abandonar Londres por el Brexit. Pese a partir el pasado abril como una de las favoritas, la inestabilidad política generada por el proceso independentista y la mala imagen de la capital catalana en las últimas semanas han dado al traste con sus aspiraciones, según el Financial Times, que sitúa a Milán y Bratislava como las mejor situadas en la recta final del proceso de adjudicación.

El rotativo británico asegura que “Milán se beneficia de los problemas con la candidatura rival de Barcelona -las dos son metrópolis del sur de Europa- que ha sido barrida de la carrera por la crisis catalana”. La diplomacia italiana estaría jugando a fondo sus cartas, según esta información, hasta el punto de haber ofrecido más tropas a la OTAN para destinarlas a los países Bálticos, a cambio de sus votos a favor de Milán.

Bratislava, por su parte, juega con la ventaja de ser la capital del Este preferida por los jerarcas europeos, y la Unión Europea necesita compensar la ausencia de agencias en los países del Este incorporados en la última década. Sin embargo, los técnicos de la EMA preferirían opciones como las de Viena.

La candidatura barcelonesa a la Agencia del Medicamento liderada por la ministra de Sanidad, la catalana Dolors Montserrat, fue una de las principales apuestas del Gobierno para desmentir las criticas de desatención a Cataluña e intentar rebajar la tensión con la Generalitat. La alianza de Gobierno, Generalitat y Alcaldía sellada en abril por Montserrat, Ada Colau y Toni Comin, y la presentación de la candidatura en Londres dieron ventaja inicial a Barcelona. Especialmente por la oferta de la Torre Agbar como sede de la EMA, que podía estar disponible desde el minuto uno del traslado.

Pero la ventaja adquirida en primavera se diluyó cuando el Consejo de la UE celebrado en junio pospuso la decisión hasta el 20 de noviembre, es decir, pasada la Diada y el referéndum del 1-O. El referéndum y las imágenes de violencia que lo acompañaron, dos huelgas generales en un mes y la inestabilidad política en la que vive la comunidad desde el 6 y 7 de septiembre han dado al traste con las aspiraciones catalanas.

La EMA es la agencia responsable de la autorización para su dispensación a los ciudadanos de los medicamentos que se consumen en el ámbito de la Unión Europea, así como de supervisar que se cumplen los requisitos de elaboración y seguridad de los mismos.

También vigila los efectos de dicho consumo una vez que los fármacos llegan al mercado. Su importancia estratégica y comercial de la EMA es, en consecuencia, indudable y así lo entienden Ámsterdam, Francfurt y Copenhage, que compiten con Barcelona por acoger su sede.

Entorno a la Agencia ha crecido en la capital británica un ecosistema de 1.600 empresas que los responsables de la candidatura española esperan atraer ahora a Barcelona. Además, la EMA, con casi 900 profesionales altamente cualificados en su plantilla, acoge una media de 40.000 visita anuales.