El castillo de naipes de la independencia se desmorona. Hoy ha sido el turno de los portavoces de ERC a la hora de reconocer que la Generalitat no estaba preparada para hacer efectiva la proclamación de independencia que se votó el 27 de octubre en el Parlament. Una votación que se produjo con la mitad de la Cámara ausente y después de que fueran los propios republicanos los que forzaran al ex president Carles Puigdemont a renunciar a la convocatoria de elecciones anticipadas pactada por intermediación del lendakari Urkullu y el PSC para evitar la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El portavoz del partido, Sergi Sabrià, ha reconocido tras la reunión de la ejecutiva republicana que el Govern no estaba preparado para implementar la independencia. Lo ha hecho, eso sí, argumentando que les desbordó la respuesta del Estado “No estábamos preparados si el Estado actuaba sin límites para aplicar la represión y la violencia”.

Sabrià ha negado, sin embargo, que no se hubiera trabajado para tener a punto las “estructuras de estado” para iniciar la transición hacia una república independiente. Un trabajo que correspondía muy principalmente a la conselleria de Economía y Hacienda, en manos del líder de ERC, Oriol Junqueras, responsable de crear una hacienda capaz de garantizar la subsistencia económica de la república y de sufragar la implementación del resto de las estructuras consideradas imprescindibles para empezar a caminar como república independiente.

Un análisis que disiente del que hacen otros actores independentistas, como el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, quien este fin de semana reconocía en El Independiente.com que las fuerzas soberanistas habían errado al centrar sus esfuerzos en la celebración del 1-O, sin prever cómo implementarían después sus resultados.

Sabrià respondía así a las declaraciones de la ex consellera de Educación, Clara Ponsatí, quien ayer reconoció desde Bruselas que no estaban preparados para hacer efectiva la independencia. En términos similares se ha expresado el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. En una entrevista en La Sexta, Rufián ha señalado que “Estábamos preparados para un proceso civilizado y democrático, no para tantas carencias democráticas por parte del estado español”.