En teoría, cada curso parlamentario debe albergar bien un debate de investidura, si se trata de un año electoral, o del estado de la Nación, pero parece que este 2017 Mariano Rajoy se va a librar de la que es una de las comparecencias más importantes del año junto con la de Presupuestos Generales. Moncloa admite que la cuestión “no está en agenda” , que, como pronto, comenzará a hablarse de esa cita en febrero del año que viene y eso si los partidos de la oposición insisten al respecto.

Aducen las fuentes gubernamentales consultadas por El Independiente que el debate del estado de la Nación “se hace más a demanda de los partidos de la oposición, y ahora no le interesa ni a PSOE ni a Ciudadanos. Podemos podría ser el más proclive”, explican, aunque los últimos acontecimientos políticos en Cataluña, con convocatoria electoral incluida, han alterado el calendario parlamentario.

La oposición no ha reclamado a Rajoy la celebración del debate más importante del año

El apoyo de socialistas y “naranjas” a la aplicación del artículo 155 de la Constitución a fin de restituir la legalidad en Cataluña  coloca a estas dos formaciones “en una posición difícil a la hora de confrontar con Rajoy” en la tribuna del Congreso al tiempo que les pone en el disparadero de Podemos, fundamentalmente al PSOE. Además, el hecho de que Pedro Sánchez no tenga escaño en la Cámara Baja, lo que impediría su participación en el debate para dar réplica a Rajoy, desactiva las supuestas ansias socialistas al respecto, según ironizan desde Moncloa.

El Ejecutivo se escuda en que no todos los años hay debate del estado de la Nación y que para el primero de cada legislatura “pueden pasar hasta quinces meses” desde la investidura del jefe del Ejecutivo. Mariano Rajoy fue elegido presidente el 29 de octubre del año pasado y no formó gobierno hasta el 2 de noviembre, tras el Puente de Todos los Santos. En enero se cumplirían esos quince meses de impasse, pero es improbable que con unas catalanas a finales de año y un proceso de formación de gobierno autonómico que puede durar meses en función de la aritmética parlamentaria, el interés de Rajoy esté en convocar a la oposición a un debate de política general.

Moncloa prioriza el pacto y el debate de Presupuestos para el próximo año

Además, la fallida moción de  censura que presentó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el pasado mes de junio ha servido a modo de sustituto del debate anual, argumentan en el Grupo Parlamentario Popular donde no ven momento para organizar esa sesión en la Cámara a la vuelta de las vacaciones de Navidad.

Todo ello sin olvidar que la prioridad del Ejecutivo para el arranque del nuevo año reside en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Moncloa confía que tras el 21-D y la formación del Gobierno en Cataluña, -lo que pondría fin a la intervención de la Generalitat-, los nacionalistas vascos levanten el veto a las cuentas de 2018. De hecho, se apunta desde Hacienda a que el acuerdo económico “está hecho” y que todo depende “de un criterio de oportunidad política”.

Si hay pacto sobre las cuentas, habrá debate, pero presupuestario, el segundo más importante del año, aunque lo protagonizará el ministro de Hacienda no el jefe del Ejecutivo, es decir, Cristóbal Montoro y no Rajoy.

Como pronto, no comenzará a hablarse del debate de política general hasta febrero del año que viene

Tradicionalmente, PNV y convergentes han ido de la mano, por lo que los nacionalistas vascos se vieron obligados a escenificar un cierto distanciamiento del Ejecutivo central por su decisión de aplicar las facultades de las que le dota el artículo 155 de la Constitución. Superado éste, nadie duda de que volverá al consenso en torno a las cuentas para el próximo año y, con ello, alargado la legislatura hasta 2019. De hecho, Rajoy señaló ayer en una entrevista a la Cadena Cope que su voluntad es agotar la actual legislatura y que se veía con fuerzas cuando ha sido interrogado sobre si se volverá a presentar a las próximas elecciones generales.

El debate del estado de la Nación no está regulado ni constitucional ni reglamentariamente aunque viene celebrándose desde 1983. Este debate se  convoca mediante comunicación del Gobierno al pleno del Congreso de los Diputados.

El cuarto debate de Rajoy en siete años

Rajoy ya dejó pasar el año 2012 sin debate a pesar de que las elecciones generales habían sido en 2011. Lo hubo en 2013, 2014 y 2015, éste último año electoral. En marzo de 2016 hubo sesión de investidura de Pedro Sánchez, que no salió por rechazo de Unidos Podemos, lo que obligó a acudir de nuevo a las urnas. Finalmente, Rajoy salió elegido presidente del Gobierno por la Cámara Baja en octubre, tras los comicios del 26-J.