PolíticaANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN

Sánchez apremia al Gobierno a la reforma constitucional y pide incluir más derechos sociales

El líder del PSOE se muestra ambicioso con la actualización de la Constitución y pide que vaya más allá de la reforma del modelo territorial

logo
Sánchez apremia al Gobierno a la reforma constitucional y pide incluir más derechos sociales
Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en el 39 aniversario de la Constitución.

Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en el 39 aniversario de la Constitución. EUROPA PRESS

Resumen:

Pedro Sánchez aboga por una actualización de la Carta Magna que no se limite a reformar el modelo autonómico del Estado y que reconozca “nuevos derechos sociales”. El secretario general del PSOE ha vuelto este miércoles al Congreso de los Diputados 13 meses después de dejar su escaño en el Hemiciclo, y lo ha hecho para celebrar el 39 aniversario de la Constitución. El dirigente socialista, además, ha puesto una fecha en el  horizonte para este asunto, y ha adelantado que el Parlamento abordará la reforma constitucional a finales de 2018, coincidiendo justamente con los 40 años del texto.

Sánchez ha comparecido ante los periodistas en el Congreso, donde ha alabado la Constitución al tiempo que ha pedido una actualización ambiciosa que vaya más allá de la reforma del modelo territorial del Estado. La comisión de modernización del sistema autonómico puesta en marcha por los socialistas ha despertado críticas del resto de partidos, que reprochan entre otras cosas que sólo se limite a este asunto. El líder socialista ha respondido a sus adversarios ampliando el foco más allá del encaje territorial de España, y sugiriendo el reconocimiento de nuevos derechos sociales aún no reconocidos en el texto.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha apostado hoy a que en 2018 será cuando se empiece a “trabajar en la actualización de la Constitución” Española, de la que ha dicho que los socialistas hacen una lectura “positiva, pero también autocrítica”.

El socialista ha destacado que la “casualidad ha hecho que vaya a ser en 2018, cuando cumplirá 40 años, cuando empecemos a trabajar en la actualización de la Constitución”, y se ha mostrado convencido de que la negativa de Podemos y de los partidos catalanes de integrarse en la comisión territorial del PSOE responde a la campaña electoral catalana y ha dicho estar “seguro” de que tras las elecciones catalanas del 21D el “conjunto de las fuerzas políticas se va a incorporar” a la comisión de evaluación del Estado autonómico, considerada por el PSOE la antesala de la reforma constitucional. Tras recordar que esa comisión tiene el “horizonte claro de trabajo de seis meses”, ha recordado que “existe el “compromiso” del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “de que se abra una subcomisión en la Comisión Constitucional” para abordar su reforma.

Pedro Sánchez también ha defendido la aplicación del artículo 155 en Cataluña y ha puesto en valor la “resiliencia” que la Constitución ha demostrado ante el “ataque unilateral” planteado por el secesionismo en Cataluña, pero al mismo tiempo que ha subrayado que la Carta Magna hay que “defenderla y aplicarla”, además de “reformarla”. Pero no todo ha sido un cierre de filas respecto a la actuación del Ejecutivo. El socialista ha pedido también el blindaje y la “defensa” de otros derechos sociales que están fijados en la Constitución, como el derecho a la vivienda o al trabajo. Este argumento es, precisamente, uno de los que adujo Podemos para poner en cuestión el 155, dudando de la eficiencia del Gobierno a la hora de defender unos artículos de la Constitución y su laxitud ante el incumplimiento de otros.

El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ha respondido al líder socialista en su comparecencia posterior, antes del acto oficial, y ha advertido que la Constitución “podrá reformarse en el futuro”, pero únicamente “cuando haya una idea clara de qué hay que hacer”. El líder del Ejecutivo ha aclarado que esta actualización no iría en ningún caso destinada a “contentar a quienes quieren liquidarla”, en referencia a los nacionalistas, y ha dado tres claves sobre cómo tendría que diseñarse esta reforma: la primera es que no se rompa la soberanía nacional. La segunda es que fuera una reforma con “consensos muy generalizados”; y la tercera es que “todo el mundo diga qué hay que rectificar de en la Constitución y yo estoy dispuesto a hablar con todos”.

(Seguimos ampliando)