Política

Rajoy no reformará “de ninguna de las maneras” la Constitución para contentar al independentismo

Insiste en que volverá a presentarse a las siguientes elecciones porque "no he hecho nada tan malo"

logo
Rajoy no reformará “de ninguna de las maneras” la Constitución para contentar al independentismo
Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso

Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso EFE

Resumen:

El jefe del Ejecutivo ha marcado tres límites infranqueables: la soberanía del pueblo español, la existencia de un consenso generalizado como el del 78 y que se deje claro qué es lo que se quiere reformar.

Ha defendido la constitucionalidad del 155 como el derecho de autodefensa “cuando es objeto de ataques de gobernantes”.

Asegura traerle “sin cuidado” lo que decida hacer Puigdemont.

Dispuesto a agotar la legislatura, cree que no hay motivos que impidan volverse a presentar.

Con los ausentes habituales, esto es, ERC, PdCat y PNV, se ha celebrado este miércoles el 39 aniversario de la Constitución bajo el signo de su posible reforma y de unas elecciones catalanas de resultado incierto. Han sido las dos cuestiones más aludidas por los líderes políticos que se han dado cita, incluido Pablo Iglesias, que el año pasado dio plantón al cumpleaños de la Carta Magna.

Y ha sido el escenario escogido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para dejar claro que, “de ninguna de las maneras”, está dispuesto a negociar una reforma de la Constitución que tenga por objeto dar satisfacción al independentismo. El jefe del Ejecutivo ha marcado tres límites infranqueables sobre los que no está dispuesto ni a sentarse en la mesa de negociación, esto es, “que se rompa la soberanía” del pueblo español; que se pretenda reformar sin un consenso generalizado como el del 78 por entender que hacerlo sólo por mayoría “es un disparate”, y que se le diga antes “qué es lo que se quiere reformar”. A partir de ahí está “dispuesto a hablar”, aunque, todo hay que decirlo, no con grandes entusiasmos.

Y es que Rajoy piensa que el actual texto constitucional ha cometido y viene cometiendo su función desde que fue aprobado por los españoles hace treinta y nueve años, de ahí su resistencia a entrar en un proceso de cambio, actualización y reforma. La Constitución, ha dicho antes de participar en los actos oficiales del 6 de diciembre, “es garantía de derechos y libertades. Habla de democracia y de valores, que son el adn de las democracias”.

Además, consagra el derecho de todos los españoles, “y no solo a una parte”, a decir “qué es su país”, así como a defenderse “cuando es objeto de ataques de gobernantes o de dirigentes políticos”. Rajoy se ha referido así al proceso unilateral de independencia emprendido en Cataluña y a la respuesta dada por Estado de destituir al gobierno de la Generalitat en aplicación del artículo 155 de la Constitución, “plenamente democrático y que existe en otros países”.

Posteriormente, en un corrillo con periodistas, el inquilino de la Moncloa, ha defendido que el gran cambio constitucional es el que viene de Europa y que, no entiende la “filosofía” de “hacerse el simpático con quienes no lo son”, en alusión de nuevo a los separatistas.

A Rajoy le “traen sin cuidado” las intenciones que pueda albergar Puigdemont

Ya en clave electoral e interrogado sobre si prefiere a la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, o al del PSC, Miquel Iceta, en la presidencia de la Generalitat tras las elecciones del 21-D, ha respondido “Xavier García Albiol”, el cabeza de lista de su partido, al tiempo que ha despachado con un “me trae sin cuidado” cuáles puedan ser los planes de Carles Puigdemont respecto a la posibilidad de que regrese a España.

“¿Por qué no me voy a volver a presentar?”

Asimismo, ha insistido en su derecho a presentarse a la reelección cuando se vuelvan a celebrar elecciones generales. “¿Qué debate es ese? ¿Por qué no me voy a volver a presentar? No he hecho nada tan malo”, ha bromeado Rajoy en la conversación informal que ha mantenido, un año más, con los periodistas en el Congreso tras el acto de celebración del aniversario de la Constitución. Asegura que no se le ocurre otro escenario que no sea el de agotar la legislatura aunque el PP tenga 137 diputados y deba consensuar todo, como, por ejemplo, los presupuestos.

Y espera abordar ese debate, el de las cuentas del Estado, a partir de enero, una vez celebradas las elecciones catalanas del 21 de diciembre. También recuerda los diputados que tiene al explicar que es necesario el consenso con el PSOE para reformar el modelo de financiación autonómica. “Espero que el Partido Socialista quiera, porque yo con 137 no puedo”, ha dicho.

Los medios de comunicación y la “posverdad”

Muy novedosa ha sido la intervención de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en su referencia al papel que cree deben jugar los medios de comunicación. Tras apelar a la actuación “fundamental” de la prensa en la Transición, cree que ésta sigue siendo importante en un futuro, “especialmente necesitado de antídotos contra la posverdad y la manipulación” así como para servir al “interés general y a los principios democráticos”.

Significativa ha sido la ausencia de los presidentes de Asturias, Cantabria y Aragón, Javier Fernández,  Miguel Ángel Revilla y Javier Lambán, respectivamente. Tampoco se ha desplazado a Madrid la de Baleares, Francia Armengol, además de las previstas del vasco Íñigo Urkullu y la navarra Uxúe Barkos. Entre los asistentes, el monotema fue el nuevo modelo de financiación autonómica, comprometido para finales de este año, retrasado para el siguiente, pero dependiendo también de los acontecimientos de Cataluña.