El juez del Tribunal Supremo que investiga a la cúpula independentista por el procés ha dado órdenes a la Policía Nacional para que no expida el pasaporte al ex conseller Jordi Turull, después de que éste se presentara en una comisaría de Barcelona para renovarlo al haberle caducado. Turull y los otros cinco ex consejeros de Carles Puigdemont que han salido en libertad bajo fianza esta semana tienen retirado el pasaporte y no pueden abandonar el territorio nacional.

En una providencia fechada este mismo jueves, a la que ha tenido acceso El Independiente, el magistrado Pablo Llarena acuerda esta medida tras tener conocimiento por la jefatura de servicio del DNI en Barcelona que el ex conseller de la Presidencia y último portavoz del Govern se había presentado en las dependencias policiales para renovar el pasaporte. El pasado martes, su abogado había confirmado que su representado tenía cita para sustituirlo por haber expirado la vigencia del anterior.

Llarena comunica a la comisaría de Barcelona que “no procede” la expedición después de que el pasado lunes acordara retirarle el pasaporte, una de las medidas cautelares adoptadas junto a la prohibición de abandonar el territorio nacional y la obligación de comparecer en el juzgado que desee una vez a la semana.

El juez del Tribunal Supremo avisa de que tampoco podrán renovar sus pasaportes .los otros cinco ex consejeros excarcelados también esta semana

Ante el caso planteado por Turull, el instructor de la causa por rebelión contra los integrantes del anterior Ejecutivo catalán y la Mesa del Parlament aprovecha la providencia para comunicar a la Policía que tampoco procede la renovación de los pasaportes de Raül Romeva, Carlos Mundó, Dolors Bassa, Meritxell Borràs y Josep Rull, también en libertad con las mismas medidas cautelares.

En el auto por el que les daba la posibilidad de eludir la cárcel si depositaba una fianza de 100.000 euros, el instructor le otorgaba de plazo hasta las 14 horas del día siguiente a salir del centro penitenciario para entregar el pasaporte y les advertía de que, en caso de incumplir alguna de las obligaciones impuestas, ordenaría el “inmediato ingreso en prisión”.

El magistrado de la Sala Segunda del Supremo adopta esta medida mientras Puigdemont y cuatro de sus ex consejeros (Antoni Comín, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Lluís Puig) siguen en Bélgica huyendo de la Justicia española. Sobre éstos pesa una orden nacional de detención que se ejecutaría en el momento en que vuelvan al país.

Sigue la fuga en Bélgica

Pablo Llarena acordó el pasado martes retirar la euroorden de detención y entrega que había librado la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela -la juez que comenzó a investigar el procedimiento por rebelión contra los miembros del Govern hasta que el alto tribunal declaró su competencia y acumuló la causa a la que ya instruía contra los miembros de la Mesa del Parlamento catalán por los mismos hechos- para evitar el riesgo de que Bélgica terminara entregando a Puigdemont y a sus cuatro ex consellers para que sean investigados en España por menos de los delitos de los que justificaban su petición.