El Gobierno será el garante de la recuperación de la «marca Barcelona». Así lo ha anunciado este lunes la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tras un encuentro con representantes del sector turístico en el que se han analizado los malos datos de los últimos dos meses y, sobre todo, del puente de diciembre en la capital catalana.

«Es fundamental relanzar la marca Barcelona. Cataluña y especialmente Barcelona tienen un gran potencial, capacidad de atracción, infraestructuras en ámbito turístico de primera magnitud y no es justo que por el procés se haya deteriorado la confianza en una marca que es de calidad» ha señalado Santamaría.

La vicepresidenta del Gobierno se ha reunido durante más de dos horas con representantes de los gremios de hostelería, restauración y comercio de Barcelona, -entre ellos Joan Clos, Amancio López o Joan Gaspar- con los que ha analizado las consecuencias del proceso independentista. El PP catalán ha hecho de la factura económica del procés uno de los ejes de su campaña, y su candidato, Xavier García Albiol, ha incidido especialmente en la defensa del sector que más directamente ha notado los efectos del 1-O y sus derivadas, acumulado a los de los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado agosto.

«Es importante que no se cronifique» el deterioro económico que ha generado el proceso independentista, ha señalado, tras apuntar que los hoteleros le han trasladado caídas del 30% de la facturación y las reservas, pese a que se han bajado precios.

El turismo es empleo, ha destacado para señalar la importancia de estos datos que ha completado advirtiendo de que en los meses de octubre y noviembre el paro creció un 7% en el sector servicios en Cataluña mientras en el resto de España «se ha creado empleo en este sector».

En este sentido, la vicepresidenta ha señalado que «es crucial cambio de clima en la Generalitat que permita al Gobierno tener interlocutor que dentro de la ley se preocupe por dar la vuelta al momento económico difícil que se está viviendo. Si restauramos la fractura social podremos darle la vuelta a la factura económica».