Economía

Barcelona tira los precios de los alojamientos para frenar el desplome del turismo

Hoteles y pisos turísticos bajan sus tarifas entre un 10 y un 15% en un intento de parar la caída de la demanda por la crisis política en Cataluña.

logo
Barcelona tira los precios de los alojamientos para frenar el desplome del turismo
Una imagen del Congreso IOT en la Fira de Barcelona.

Una imagen del Congreso IOT en la Fira de Barcelona. EP

Resumen:

Tanto hoteleros como los dueños de pisos turísticos están aplicando rebajas de sus tarifas de entre el 10 y el 15% para estancias en los próximos meses.

El Gremio de Hoteles de Barcelona, la patronal hotelera de la ciudad, ya confirmó que los establecimientos han registrado un descenso del 13% de sus ingresos por cada una de sus habitaciones disponibles (RevPAR) –el mejor indicador del sector para medir la marcha del negocio- en octubre.

Según fuentes del sector, en noviembre el escenario no sólo no mejoró, sino que la caída de los ingresos por habitación de los hoteles de Barcelona se agravó hasta cerca del 15%.

Una mayor pérdida de rentabilidad provocada por la peor combinación: un descenso de entre diez y doce puntos de la ocupación de los establecimientos y un recorte de los precios de algo más del 10% de media.

El frenazo del turismo en Cataluña ha dejado de ser una mera impresión. Las estadísticas oficiales ya lo constatan y los sondeos directos realizados entre las empresas del sector –totalmente pegados al día a día del negocio- incluso muestran un escenario más crudo. La tensión política ligada al desafío independentista se ha convertido en una losa para el turismo, la principal actividad económica de Cataluña.

Mientras el turismo del resto de España sigue al alza, el de Cataluña ha sufrido un parón desde el referéndum del 1-O: menos turistas, menos estancias… Las llegadas de visitantes extranjeros a la región cayó un 4,7% en octubre, los hoteles perdieron un 4% de sus clientes y un 2,7% de sus estancias, las agencias de viajes constatan que el 80% de las plazas del Imserso en destinos catalanes siguen sin venderse

Barcelona, un destino líder a escala global, está sufriendo de manera más intensa la caída del negocio. Cerrada la temporada alta estival para los destinos de la costa catalana, Barcelona es prácticamente el único motor del turismo regional. Los datos del negocio de la Ciudad Condal se agravan con tasas de descensos aún mayores: la caída del negocio hotelero fue del 6,8% en octubre, las reservas de pisos turísticos han llegado a derrumbarse hasta 40% en las últimas semanas…

Tarifas a la baja

Y el sector está recurriendo a medidas de urgencia para tratar de frenar el desplome de las reservas: la rebaja de sus precios. Tanto hoteleros como los dueños de pisos turísticos están aplicando rebajas de sus tarifas de entre el 10 y el 15% para estancias en los próximos meses (y también de cara a este Puente de la Constitución, uno de los periodos con mayor demanda del año), según confirman a El Independiente fuentes conocedoras de los datos de ambos sectores de alojamiento.

El Gremio de Hoteles de Barcelona, la patronal hotelera de la ciudad, ya confirmó que los establecimientos han registrado un descenso del 13% de sus ingresos por cada una de sus habitaciones disponibles (RevPAR) –el mejor indicador del sector para medir la marcha del negocio- en octubre.

Según fuentes del sector, en noviembre el escenario no sólo no mejoró, sino que la caída de los ingresos por habitación de los hoteles de Barcelona se agravó hasta cerca del 15%. Una mayor pérdida de rentabilidad provocada por la peor combinación: un descenso de entre diez y doce puntos de la ocupación de los establecimientos y un recorte de los precios de algo más del 10% de media.

Algunos establecimientos tratan de garantizar algo de negocio a medio plazo, aunque sea a base de precios de derribo. Hoteles de cuatro y tres estrellas están colocando cupos de habitaciones en las grandes agencias online a tarifas muy reducidas para los próximos meses para asegurar algún ingreso ante el derrumbe de las reservas, según reconocen varios hoteleros.

El Gremio de Hoteleros ya ha alertado de que las reservas para pasar la Nochevieja en Barcelona se han desplomado un 40% y de que la ciudad ha dejado de ser una opción para los organizadores de congresos y viajes de incentivos. “No es que no te escojan, sino que ya directamente no estás”, advierte la patronal.

“Lo que nos empieza a preocupar ya es que el parón se mantenga de cara a la contratación de las habitaciones para el verano”, indica un empresario del sector. “Las ventas para 2018 para grupos y de eventos van muy lentas, están casi paradas. Veremos si el negocio arranca para estancias en temporada alta”.

Parón de los pisos turísticos

Barcelona es uno de los grandes destinos del alquiler turístico a escala global. El boom de los pisos turísticos en España ha tenido en la Ciudad Condal su gran epicentro, tanto en oferta de viviendas como en demanda por los turistas extranjeros y nacionales.

Sólo en Airbnb, la mayor plataforma mundial que pone en contacto a dueños de pisos y a viajeros, se anuncian más de 20.000 pisos de Barcelona, lo que coloca a la capital catalana cerca del podio de las grandes ciudades mundiales para el gigante tecnológico de San Francisco. Y a esa cifra se suman la oferta que tienen sus rivales, como HomeAway, Wimdu, Niumba o Spain-Holiday.com.

La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) evita dar cifras concretas, pero reconoce que la actividad se ha resentido y que desde hace semanas “los precios no son los mismos”, en un intento de los propietarios de las viviendas de atraer viajeros. Sin embargo, varias fuentes ligadas al negocio del alquiler turístico barcelonés cifran en el entorno del 15% la rebaja de los precios de las estancias en los últimos dos meses y de cara a las próximas semanas.