Elecciones Cataluña 21-D

Política PODEMOS

Iglesias, "aburrido" de Cataluña, apela a la corrupción para recuperar su liderazgo

El líder de Podemos adelanta que no apoyarán una investidura telemática de Carles Puigdemont

logo
Iglesias, "aburrido" de Cataluña, apela a la corrupción para recuperar su liderazgo
Pablo Iglesias, en un acto el Día de la Constitución.

Pablo Iglesias, en un acto el Día de la Constitución. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias reaparece de nuevo en busca de popularidad. Después del largo silencio tras su fracaso en las elecciones catalanas, el sábado presidió el Consejo Ciudadano Estatal, el órgano de dirección de Podemos, y este martes ha iniciado una ronda de platós que recuerda a la que vivió en los orígenes del partido y con la que pretende volver a ganarse a la opinión pública y recuperar su liderazgo tras el desgaste sufrido por las elecciones catalanas. En una entrevista en el informativo de Telecinco con Pedro Piqueras, el líder de Podemos se ha confesado «aburrido» del asunto catalán, del que ha intentado deshacerse, y ha optado por enfocarse en la corrupción, enarbolando el discurso con el que nació el partido.

Iglesias ha intentado sacar lo mejor de sí mismo durante la entrevista, que se ha producido durante el telediario nocturno y que iba intercalando noticias. La puesta en escena hablaba por sí sola: con un aspecto especialmente cuidado, una camisa azul y una postura relajada, el secretario general de Podemos ha evitado levantar el tono, fruncir el ceño, e incluso se ha esforzado por regalar alguna sonrisa en momentos puntuales de su discurso. Unas formas que recuerdan la campaña de las elecciones generales de 2015, antes de la caída que experimentaron en la repetición electoral.

El dirigente pasa por horas bajas. Es el líder peor valorado del ámbito nacional  y las elecciones catalanas han terminado por desgastar aún más su figura, al no tener un discurso claro frente al independentismo. Iglesias empieza ahora una nueva etapa en la que quiere dejar atrás el lastre catalán. El líder de Podemos busca volver a los viejos tiempos y ganar enteros de cara a la opinión pública. Y quiere hacerlo de la misma forma en que en lo hizo en 2014, cuando dio a conocer Podemos a base de tertulias y prime time.

A golpe de plató, consiguió que un partido desconocido obtuviera cinco escaños en el Parlamento Europeo y diera la campanada en las municipales de 2015. En cuatro años de vida, Pablo Iglesias ha ido reduciendo su vida mediática, un papel en el que se encuentra un tanto incómodo, y ha ido delegando estas funciones en otros dirigentes de su ejecutiva. Si en la primera etapa morada fue Iñigo Errejón, después de Vistalegre este lugar lo ha tomado Pablo Echenique, secretario de Organización, e Irene Montero, la portavoz parlamentaria.

El discurso del líder de Podemos ha acompañado las intenciones. El objetivo en Princesa 2 es ahora pasar página, tras el «fracaso» reconocido del 21D, donde perdieron tres diputados en el Parlament catalán, quedando en la absoluta irrelevancia de la vida política en Cataluña. Un fiasco que pasa factura directamente a Pablo Iglesias, que llevó a su partido a una de las mayores crisis de su historia y que apostó personalmente por la vía del referéndum pactado, muy mal acogida en el electorado de Cataluña, llegando a participar en varios actos de campaña por su candidato Xavi Domènech.

Iglesias busca reivindicar a Podemos como un partido viable

En cada una de las preguntas que el presentador le realizaba, los giros discursivos de Iglesias llevaban siempre a dos puntos. El primero, la corrupción. El líder de Podemos busca regresar a los orígenes del partido y recuperar su liderazgo. Con este asunto busca volver a enarbolar la bandera de la oposición en el país. Al mismo tiempo, intenta proyectar una nueva imagen de partido experimentado, con años a sus espaldas e instituciones a su cargo.

Iglesias ha sacado músculo durante el encuentro y ha presumido de gobernar el Ayuntamiento de Barcelona, de Madrid, de la entrada de Podemos en el Gobierno de Castilla-La Mancha o su posición electoral en las generales en Cataluña o Comunidad de Madrid. El líder del partido ha sacado pecho de sus resultados para amortiguar el fracaso catalán.  Busca así revestir de viabilidad el proyecto de Podemos como partido de Gobierno para dar oxígeno a sus seguidores y posicionarse de nuevo como el líder del tercer partido del país.

La entrevista ha sido una continua reivindicación, en la que el diputado ha restado valor a las encuestas que vaticinan una importante caída en electoral, y en la que ha intentado proyectar una imagen fuerte. «Se ha convertido en la tercera política…», comenzaba una pregunta el presentador, Pedro Piqueras, a lo que Iglesias le ha interrumpido, enfático: «¡Somos la tercera política de España!».

En un momento de la entrevista, cuando preguntaban a Iglesias por la crisis del partido morado a costa de Cataluña, el líder de Podemos se reivindicaba. «Nos han intentado matar seis o siete veces. Hemos cogido mucha experiencia y estamos preparados para lo que venga. Nuestro objetivo es ganar», ha defendido, en un discurso con ecos de 2014, cuando hacía campaña por las europeas.

Podemos no investirá a Puigdemont: «No es sensato»

Iglesias ha confirmado que no apoyarán «en ningún caso» una investidura de Carles Puigdemont desde Bruselas y se ha confesado «aburrido» del asunto catalán. Además, ha adelantado que rechazarán apoyar al candidato de Junts pel Catalunya puesto que se trata de «un partido de derechas» y porque está en contra de una hipotética investidura telemática: «No parece sensato que alguien desde Bruselas sea president de Cataluña», ha defendido el dirigente, al tiempo que ha reconocido el «papel modesto de oposición de izquierdas» que han asumido en el Parlament catalán.

El líder de Podemos se ha referido a su mal resultado en las urnas, donde han perdido tres diputados, y ha insistido en la autocrítica que ya adelantó el sábado ante los miembros de su dirección. Ha reconocido que han «fracasado» al no ser capaces de contrarrestar la «guerra de banderas» entre formaciones independentistas y no independentistas. «Hemos tenido un mal resultado, nos corresponde un papel modesto de oposición de izquierdas en el parlament y son otros los que tienen que dar respuestas. «No podemos permitir que eso pase nunca más», ha defendido, tajante.

«Hay algo que hemos hecho muy mal, tenemos una propuesta que es mayoritaria en Cataluña y sin embargo hemos tenido un mal resultado»; ha comenzado. «El mayor error es que no hemos conseguido hacer que la agenda social esté sobre la mesa. Es un fracaso por u parte no conseguir hablar de que en España tenemos unos niveles de paro del 17%, de pobreza energética y niveles de precariedad gravísimos», ha señalado el dirigente.

Iglesias ha mantenido el temple durante toda  la entrevista, y sólo en un momento se ha desviado ligeramente de su objetivo. Ha sido cuando le han mencionado Tabarnia, el estado independiente de Cataluña que quiere formar parte de España. Preguntado sobre la investidura telemática de Albert Boadella, Iglesias ha sido vehemente en su rechazo y lo ha tildado de «circo». «En este país hay mucha gente que tiene dificultades para llenar la nevera, como para seguir con el circo de Tabarnia. Me parece muy bien que en Tabarnia sigan con el circo, y me parece muy bien porque el humor es muy saludable -ha tratado de enmendarse-, pero permite que los corruptos sigan gobernando».