Elecciones Cataluña 21-D

PolíticaPODEMOS

Iglesias reúne el miércoles a su ejecutiva tras el ‘noqueo’ del 21-D y 40 días de silencio

La ejecutiva de Podemos aún no se ha reunido para valorar los resultados de las elecciones del 21D tras su fallida estrategia catalana

logo
Iglesias reúne el miércoles a su ejecutiva tras el ‘noqueo’ del 21-D y 40 días de silencio
Pablo Iglesias, junto a Xavier Domènech y Elisenda Alamany, en Sant Adriá.

Pablo Iglesias, junto a Xavier Domènech y Elisenda Alamany, en Sant Adriá. EFE

Resumen:

Podemos interrumpe el letargo en el que ha vivido los últimos 42 días y reunirá este miércoles 10 de enero al Consejo de Coordinación, la ejecutiva del partido, tras el fiasco electoral de las elecciones catalanas. Desde el 21D la cúpula de Pablo Iglesias no se ha reunido ni ha evaluado los discretos resultados obtenidos, que le dejaron tres diputados menos en el Parlament.

La ejecutiva morada no se reúne desde el pasado 27 de noviembre, antes de la campaña electoral catalana. Si en las catalanas de 2015, Iglesias calificó los 11 escaños obtenidos como un “resultado decepcionante”, en esta ocasión el líder de Podemos ha evitado la autocrítica y ha cerrado filas en la organización.

Podemos es la única formación nacional que no ha reunido este lunes a su cúpula –PPPSOE y Cs sí lo han hecho-, y esta ausencia es más llamativa al producirse por sexta semana consecutiva. Esta circunstancia ha hecho reaccionar a la dirección del partido, que el lunes por la tarde y en una convocatoria ‘in extremis’, ha fijado la ejecutiva el próximo miércoles.

Los malos resultados, las malas perspectivas electorales y la caída en picado de la percepción de su líder han dejado a Podemos noqueado, sin saber reaccionar a las circunstancias y a remolque de la actualidad, con una ausencia de liderazgo de la oposición.

Podemos interrumpe el letargo en el que ha vivido los últimos 42 días y reunirá este miércoles 10 de enero al Consejo de Coordinación, la ejecutiva del partido, tras el fiasco electoral de las elecciones catalanas. Desde el 21D la cúpula de Pablo Iglesias no se ha reunido ni ha evaluado los discretos resultados obtenidos, que le dejaron tres diputados menos en el Parlament. El líder de la formación sólo emitió un mensaje a través de las redes en la noche electoral. Desde entonces se ha refugiado en el silencio: no ha  ha comparecido para dar cuenta de los resultados ni ha participado en ningún acto público.

La ejecutiva morada no se reúne desde el pasado 27 de noviembre, antes de la campaña electoral catalana. Si en las catalanas de 2015, Iglesias calificó los 11 escaños obtenidos como un “resultado decepcionante”, en esta ocasión el líder de Podemos ha evitado la autocrítica y ha cerrado filas en la organización. El escenario catalán desató en Podemos la mayor crisis de su existencia, con un acercamiento al soberanismo que tuvo que ser posteriormente rectificado y que le valió las críticas dentro y fuera del partido. Entre ellas, la de la fundadora Carolina Bescansa, que fue purgada tras sus comentarios, como adelantó El Independiente.

Las turbulencias en el partido morado dejaron una caída de apoyo en las urnas que desgasta aún más a Iglesias y que deja a la alcaldesa Ada Colau en una frágil posición, tras perder la mayoría en Barcelona. El partido aún no ha analizado el alcance de los daños, y tras las vacaciones navideñas, este lunes tendría que haberse producido la habitual rueda de prensa de los lunes tras la ejecutiva, pero no ha sido así.

Podemos es la única formación nacional que no ha reunido este lunes a su cúpula –PP, PSOE y Cs sí lo han hecho-, y esta ausencia es más llamativa al producirse por sexta semana consecutiva. Esta circunstancia ha hecho reaccionar a la dirección del partido, que el lunes por la tarde y en una convocatoria ‘in extremis’, ha fijado la ejecutiva el próximo miércoles. Rompe así más de cuarenta días de silencio, una situación curiosa que para algunos morados comienza a ser preocupante.

Los malos resultados, las malas perspectivas electorales y la caída en picado de la percepción de su líder han dejado a Podemos noqueado, sin saber reaccionar a las circunstancias y a remolque de la actualidad, con una ausencia de liderazgo de la oposición. La plana mayor de la formación no ha salido a dar explicaciones sobre los resultados y ha empleado a perfiles bajos de la formación para valorar la actualidad o participar en tertulias estos días. Iglesias, Montero o Echenique se han pronunciado sólo a través de las redes después de la fecha electoral.

El sábado 13 de enero se celebrará una reunión del Consejo Ciudadano Estatal, la dirección ampliada del partido, a la que acudirán también líderes territoriales y todos los representantes elegidos en Vistalegre II. Una convocatoria que tampoco se ha lanzado oficialmente desde el partido y que ha salido a la luz a través de filtraciones a medios, en una muestra más del descontrol que habita en Princesa 2.