Política

El guiso de Podemos: Iglesias desaparecido, Mayoral de portavoz y Errejón haciendo un caldo

Rafael Mayoral hace balance de 2017.

Rafael Mayoral. EFE

Podemos ha ofrecido una imagen significativa el día en el que todos los partidos hacen balance de fin de año. Mientras Mariano Rajoy, Albert Rivera y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, comparecían, Pablo Iglesias seguía desaparecido desde sus últimas apariciones públicas en la campaña del 21-D. Por el partido daba la cara el cuarto o quinto del organigrama, Rafael Mayoral, y el ex numero 2 y ex portavoz, Íñigo Errejón, se mostraba en redes sociales cocinando un caldo.

El responsable de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, Rafael Mayoral, ha ofrecido este viernes una rueda de prensa en el Congreso con escasa presencia de periodistas y tono mitinero, en la que no quiso profundizar sobre los resultados electorales de su partido en Cataluña. Podemos es la única fuerza política que no ha analizado formalmente la situación tras el 21-D y no lo hará hasta pasado el 8 de enero, según ha anunciado Mayoral.

El líder del partido, Pablo Iglesias, lleva desaparecido desde ese día, cuando toda su valoración sobre el fiasco de Catalunya en Comú-Podem se redujo a un mensaje en la red social Twitter.

Desde la campaña electoral catalana no ha participado en ningún acto público ni comparecido ante los medios de comunicación. Sus mensajes políticos los lanza a través de redes sociales como hizo el pasado día 24 para valorar el mensaje del Rey Felipe VI de Navidad.

Este viernes ha reaparecido en Twitter para pronunciarse sobre la muerte de Carmen Franco, hija del dictador, y para comentar el suicidio de un inmigrante internado en la cárcel de Archidona (Málaga): «Era argelino y tenía 36 años. ¿Su delito? Emigrar en busca de una vida digna. Estaba encarcelado en Archidona. Se ha suicidado. Mientras, cientos de corruptos disfrutan de la más vergonzosa impunidad. Basta de injusticia y de racismo institucional», ha asegurado.

Mientras tanto, el cofundador de Podemos Íñigo Errejón, ex número 2 del partido, ex portavoz parlamentario y actual secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, ha mostrado en redes sociales que se encuentra de vacaciones. A través de Twitter ha compartido una fotografía en la que mostraba su compra para hacer un caldo de pollo, y posteriormente la sopa ya cocinada.

Desde que fue defenestrado de sus cargos por Iglesias, Errejón se ha refugiado en la Comunidad de Madrid con el objetivo de ser el candidato de Podemos. Guarda silencio sobre los grandes debates del país y sólo ofrece su opinión, de forma velada y desde un punto de vista teórico, a través de artículos como el que publicó el miércoles en El Mundo sobre Emmanuel Macron y el nuevo tiempo político europeo. En esas publicaciones reitera su visión sobre un partido político de carácter transversal que ilusione a la gran mayoría de un país.

Los mensajes de Errejón en Twitter forman parte de su precampaña electoral y persiguen humanizar a un político que hasta ahora era percibido como un intelectual. No obstante, esos esfuerzos entrañan riesgos como el que ha sufrido hoy, cuando otros usuarios de las redes sociales le han acusado de mostrar una imagen falsa, ya que la bolsa de la compra que presentaba tenía fecha del 20 de noviembre.

En su comparecencia, Mayoral ha explicado que Podemos no ve necesario apresurar el análisis de los resultados de las elecciones catalanas, en las que concurrían en alianza con los comunes de Ada Colau con la aspiración de establecer un Gobierno de izquierdas y en las que han perdido 3 escaños.

Sobre cuándo tiene previsto su partido analizar en profundidad los resultados y su estrategia, Mayoral ha avanzado que no habrá reuniones de la ejecutiva ni los órganos de dirección hasta después del descanso navideño y ha defendido que la primera valoración la deben hacer «los compañeros de Cataluña» y está «a la espera» de que lo hagan.

«Marco desfavorable» para Podemos

Mayoral ha restado importancia a las encuestas que apuntan que Podemos ha perdido apoyos en España y ha vuelto a recordar que la verdadera encuesta son las urnas. No obstante, ha admitido que la crisis catalana ha hecho girar la situación política en España pasando de un momento en el que el PP estaba «contra las cuerdas» por su participación en «la trama y la complicidad con los poderes económicos», y ha encontrado un «marco más cómodo» en la «confrontación de identidades».

«Para nosotros, en este momento lo prioritario es que la vida de la gente vuelva al centro de la agenda política, parlamentaria y social, y vamos a contribuir con nuestros esfuerzos para que así sea», ha señalado. Si bien también ha reconocido que en un contexto en el que se plantea ese «choque de identidades» y el problema territorial como «cuestión central» no es un marco «favorable» para los planteamientos de Podemos que quieren poner en el centro «la vida de las personas».

Asimismo, ha defendido que la «cuestión de las identidades» se debe resolver «de forma democrática, aceptando la identidad de todos», y en eso considera que «queda mucho trabajo por hacer» para poner en la agenda política el «el significado de la palabra plurinacional».

Comentar ()