Política JUCIO A LA GÜRTEL VALENCIANA

Camps y Costa, acorralados

Las declaraciones de los líderes de la trama Gürtel ponen en el disparadero al ex presidente y a su mano derecha

El juicio por la presunta financiación irregular del Partido Popular de Valencia ha dado un vuelco en las últimas horas. El cambio radical de estrategia de defensa del ex número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, y el publicista Álvaro Pérez El Bigotes, han puesto en el disparadero al ex presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps,  y al ex secretario general del PP de Valencia, Ricardo Costa.  Ambos están acusados de poner en marcha la Caja B de los populares en dicha autonomía.

Quien ha apuntado más alto fue El Bigotes que declaró que “Camps era fue quien creó y ordenó el sistema de pagos” fraudulentos. «Es el único que podía hacerlo», ha apostillado.

Álvaro Pérez, que en repetidas ocasiones ha señalado al magistrado del Juzgado Central Penal de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia que estaba diciendo “la verdad”, ha explicado que se reunió con el número dos del partido, Ricardo Costa, quien le informó cómo se debían cobrar los servicios de Orange Market. El preso ha añadido que en esa reunión Costa hizo una llamada para consultar si los pagos de la deuda debían pagarse así ya que Pérez no estaba conforme con el ‘modus operandi’. “Cuando le digo a Costa que es una barbaridad hacer esto, Ricardo llama delante de mí a la persona con la que habla siempre y consulta todo y esta persona le dice que esta es la única manera de cobrar y que si no que lo deje: y esta persona es Francisco Camps”, recalcó el preso.

Además, El Bigotes explicó ante el juez cómo se realizaban esos cobros a empresarios: «De tres maneras: mediante efectivo, mediante facturas con conceptos que no eran los que correspondían y mediante facturas correctas».

El imputado también ha apuntado al papel desarrollado por el ex presidente de Las Cortes valencianas Juan Cotino como la persona que “hablaba” con los empresarios antes de que se formularan los pagos.

Y por si hubiera alguna duda en estos momentos de que muchas personas participaron activamente en la financiación irregular de los populares valencianos, el preso fue más allá: “Aquí no están todos los que son ni son todos los que están. Aquí no se les ha preguntado a los empresarios a cambio de qué soltaban la mandaga”.

También fue preguntado por la famosa reunión con Ricardo Costa, el que fuera mano derecha de Correa, Pablo Crespo. El ex secretario del PP gallego señaló que la reunión con Costa fue tensa: “Yo opiné que a mí esa solución no me gustaba, pero era: o hacerlo así o no cobrar. Finalmente aceptamos hacerlo así, la otra opción era no cobrar, declarar el concurso de acreedores y cerrar nuestra compañía. La deuda era de una entidad suficientemente considerable para que generase ese efecto”. El número dos de Gürtel recalcó de forma rotunda: “El PP decidía lo que se pagaba en A y en B”.

De la misma forma, Crespo lanzó un dardo envenenado a la ex cúpula del PP valenciano  -en concreto al ex presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, cuando ha afirmado que “su percepción era que el señor Costa tenía una idea muy vaga de quién iba a cobrar y cómo (…) creo que no sabía cómo ni cuándo debían hacerse esos cobros”. Asimismo, en otro momento del interrogatorio, Pablo Crespo reconoció que él como persona de confianza de Don Vito era quien transportaba los «paquetes» con dinero negro de Valencia a Madrid.

De esta forma, los imputados que han declarado este viernes se han sumado a la estrategia de ‘tirar de la manta’ que inauguró en este juicio, el líder de la red, Francisco Correa. La vista se reanudará el próximo miércoles y está previsto que a lo largo de la semana sea el turno de palabra de Costa. El ex número dos del PP valenciano ya ha anunciado a su círculo más íntimo que está dispuesto a decir la verdad sobre la Caja B de su ex formación política, según ha podido saber El Independiente.

Queda por saber si Camps se librará judicialmente de las duras acusaciones que se han vertido este viernes contra él en este juicio. Puede darse la circunstancia que si el juez considerase que -los hechos delictivos que se han narrado en las últimas horas en la vista oral no están prescritos- ordenase deducir testimonio cuando dicte sentencia. Anticorrupción analizará la prescripción de los mismos, según indican las fuentes consultadas por este periódico.

Te puede interesar

Comentar ()