El PSC presentará una petición de reconsideración de la candidatura de Carles Puigdemont a la investidura «en cuanto se publique» en el Boletín Oficial del Parlament. Así lo ha anunciado su portavoz en el Parlament, Eva Granados, quien ha afeado al presidente de la Cámara, Roger Torrent, que proponga para la investidura a un candidato «que ya ha dicho que no estará en el debate» al haber pedido la delegación de voto para esa sesión. Una reconsideración que, de no ser atendida, dará paso a un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

En el extremo contrario, el portavoz de JxCat Eduard Pujol ha mostrado su satisfacción por el anuncio de Torrent, que cumple con lo acordado entre ERC y la candidatura de Puigdemont -elegir un presidente de la cámara republicano a cambio del apoyo de ERC a la investidura de Puigdemont-. «La investidura se hará con el reglamento del Parlament en la mano, que permite la investidura de Carles Puigdemont», ha asegurado Pujol, quien ha evitado referirse a una «investidura a distancia» y ha lamentado la oposición de los socialistas.

Granados ha expresado la «perplejidad» de su partido por esta decisión y ha añadido el convencimiento de que «nos asisten los argumentos jurídicos, los letrados se han manifestado de forma unánime en contra de una investidura a distancia». La dirigente socialista ha querido mostrar su confianza en que el argumento jurídico sea atendido por Torrent pese a que se trata de una reconsideración extraordinaria en términos jurídicos, pero ha dejado claro que si no es así recurrirán de nuevo ante el Tribunal Constitucional.

El precedente del TC

Los socialistas catalanes ya impidieron la celebración del primer pleno convocado por Carme Forcadell para que Carles Puigdemont proclamara la independencia el pasado octubre, tras el referéndum del 1-O, un precedente que ahora atenaza la investidura del líder independentista.

El presidente del Parlament ha dado hoy un nuevo paso a favor de la investidura telemática al señalar, en su anuncio, que la fórmula en la que se ordene el debate de investidura «será una decisión política», pese a que hace apenas diez días se remitía a la opinión de los letrados y los propios juristas de Esquerra. Un paso que para los socialistas no es una buena noticia.

«Los argumentos jurídicos de los letrados son cristalinos» ha insistido Granados, quien ha descrito la sucesión de decisiones que en su opinión hace imprescindible la reconsideración de los socialistas: «Primero se publicó un informe de los letrados que dicen que no se puede hacer una investidura a distancia ni delegar el voto, después vemos como un diputado electo ha pedido no asistir a la sesión de investidura y delegar voto y luego el presidente del Parlament le proclama candidato».