El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha firmado esta tarde “la convocatoria del debate de investidura del diputado Carles Puigdemont como candidato propuesto a la presidencia de la Generalitat”. Torrent desoye así las advertencias del Gobierno, después de que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría anunciara este jueves la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la designación de Puigdemont como candidato a la presidencia de la Generalitat, por considerar que tiene sus “derechos limitados” por las causas abiertas en el Tribunal Supremo.

Paralelamente, Puigdemont ha respondido a la intervención de Santamaría con un apunte en su cuenta de Instagram en el que advierte: “Nunca podréis silenciar ni doblegar la voluntad del pueblo catalán”. Adjunta la imagen de una mujer con la boca tapada con esparadrapo rojo con el lema: “Podéis encarcelar, usurpar, manipular, mentir, prohibir, insultar, menospreciar, amenazar, expoliar, perseguir, arruinar, vilipendiar, pegar, coaccionar, pero nunca podréis silenciar ni doblegar la voluntad del pueblo catalán #repúblicacatalana”.

Nunca podréis silenciar ni doblegar la voluntad del pueblo catalán” afirma Puigdemont en las redes en respuesta a Santamaría

El debate tendrá lugar el próximo martes 30 de enero -como había avanzado Torrent, en contra del criterio de JxCat- a partir de las 15.00 horas. Para ser investido presidente de la Generalitat Puigdemont necesita el voto favorable de la mayoría absoluta de la Cámara. De no conseguirlo, se produciría una segunda votación en el plazo de 48 horas, en la que sólo necesitaría mayoría simple. Todo ello si el pleno de investidura no estuviera en el aire por la posible suspensión del Tribunal Constitucional.

El Alto Tribunal debería recibir el recurso del Gobierno mañana, y a partir de ahí convocar un pleno extraordinario para debatir su aceptación o no, que para ser efectivo debería celebrarse el próximo lunes. En caso de que el Constitucional acepte el recurso la convocatoria quedaría automáticamente suspendida, lo que obligaría a Roger Torrent a abrir una nueva ronda de contactos con los grupos para proponer un nuevo candidato. Todo ello en el caso de que JxCat y ERC acepten acatar la suspensión del Constitucional.

Todos los partidos de la oposición catalana, incluidos los comunes de Xavier Doménech, han señalado hoy la necesidad de que el Parlament vote a un presidente que pueda ejercer efectivamente sus funciones y formar un gobierno que empiece a trabajar, un deseo que también ha expresado el propio presidente del Parlament, Roger Torrent. Pero la iniciativa del Gobierno, destinada a evitar que se celebre el debate de investidura con Puigdemont como candidato, puede conseguir el efecto secundario de unir a los independentistas en favor del ex presidente.

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha salido hoy en defensa de la candidatura de Puigdemont con argumentos calcados a los de JxCat tras el anuncio de Santamaría, cuando apenas unas horas antes los dos partidos habían mostrado sus diferencias al enfrentarse incluso por la fecha de celebración del pleno. “La propuesta de Puigdemont es legítima y emana de las urnas. Es una propuesta clara y limpia y todo el mundo sabía quién era el candidato de JxCat. Utilizaremos todos los mecanismos para defenderlo”, ha defendido el portavoz republicano.

Sabrià ha señalado, igual que JxCat, que el Gobierno busca impugnar la candidatura porque el independentismo ganó las elecciones y no ha podido tolerarlo, y ha criticado al PP: “Ha perdido el norte, los escrúpulos y la vergüenza. El partido más corrupto de Europa quiere ganar en los tribunales lo que ha perdido en las urnas”.