Azotado por los casos de corrupción y con los principales ex dirigentes del partido y del Gobierno autonómico sentados en el banquillo por la trama Gürtel, el PP de Valencia no descarta a un independiente para encabezar nada menos que la lista a la alcaldía de la capital de la Comunidad. La presidenta territorial del partido, Isabel Bonig, erigida en azote contra la “etapa negra” que ha asolado a su formación, quiere una cara “nueva”, “fresca”, señalan literalmente distintas fuentes del partido en la región, con las que intentar recuperar la que fuera plaza incontestable de la fallecida Rita Barberá, hoy gobernada por Compromís con el apoyo del PSOE.

Valencia es, junto a Madrid y Sevilla una de las tres grandes capitales en las que Mariano Rajoy quiere presentar batalla, amen de todo un símbolo del poder popular. Recuperarla tras la pérdida de la mayoría absoluta y los pactos de izquierda constituiría, además, el mejor de los prolegómenos posibles con los que abordar las próximas generales. Bonig está en una cruzada personal por pasar página para abrir una nueva etapa. Fuentes de la dirección nacional de Génova confirman que la de poner un independiente al frente de Valencia “es una opción, pero no hay nada decidido” y que no se decidirá “hasta que ‘esto’ amaine”.

Ninguno de los concejales imputados por el “caso Taula” repetirá en la candidatura, que deberá renovarse casi por completo

“Esto”, es el juicio de la Gürtel valenciana, admiten. Tanto dicha causa como el fin de la instrucción del caso Taula -que creen que será en primavera y que afecta a la práctica totalidad de los concejales del PP en Valencia- están interfiriendo en la toma de decisiones. Ya está acordado, sin embargo, que ninguno de los concejales imputados, a los que Génova abrió un expediente disciplinario, volverá a ir en la candidatura a la alcaldía valenciana. Habrá que hacer una lista prácticamente nueva con la que presentarse a los comicios del cuarto domingo de mayo de 2019.

El “músculo” del partido en Valencia

Pero la pretensión de llevar un independiente de candidato a la alcaldía no genera precisamente una oleada de entusiasmo en el cuartel general de los populares, donde se cree que “puede ser un error porque el partido en Valencia tiene que demostrar músculo. Pensar que alguien nuevo y fresco tiene que venir de fuera es una confesión de parte, de que en el PP no hay nadie que cumpla esos requisitos”, lamentan. Así, sin cerrar la puerta pero con fuertes reticencias, Bonig tendrá que tratar el tema con el vicesecretario de Organización popular, Fernando Martínez Maillo, porque la dirección nacional del partido es la que designa a los candidatos de las capitales de provincia. El artículo 49 de los estatutos populares determina que el Comité Electoral Nacional elabora y aprueba estas candidaturas o, lo que es lo mismo, que Mariano Rajoy tiene la última palabra al respecto.

Bonig habla de “tener la mente abierta” para abordar el tema de los candidatos

Fuentes próximas a la presidenta territorial explican que la candidatura valenciana es una cuestión que “lleva muy en privado Bonig con la dirección nacional” y que su apuesta por alguien “fresco” y “nuevo” “no necesariamente significa que tenga que ser ajeno al partido. A veces se confunde lo que ella puede dejar caer”. No obstante, a continuación apuestan por tener “la mente abierta”. Bonig no quiere filtraciones sobre una decisión “sumamente importante” que debe servir también para superar el shock de todo lo acontecido en torno a la salida del partido y al fallecimiento de Rita Barberá, que derivó en un cisma interno.

Que la nueva presidenta del PP regional quiere romper con sus antecesores lo ha demostrado recientemente al votar su grupo en el Parlamento valenciano a favor de la tramitación de una proposición no de ley de Compromís para exhortar a Francisco Camps a que abandone el  Consejo Jurídico-Consultivo de la Comunidad. Los populares valencianos se abstuvieron en la votación final, lo que no impidió que la PNL prosperara aunque con efectos limitados.

En el entorno de González Pons aseguran que Rajoy “no le va a pedir” que encabece la lista

Quien ha salido indemne de la etapa de Eduardo Zaplana y de Francisco Camps es el actual portavoz de los populares españoles en el Parlamento Europeo y vicepresidente primero del Grupo Parlamentario del PPE, Esteban González Pons. Su nombre ha sido recurrente en la quiniela para la alcaldía valenciana, aunque en su entorno creen que “no se lo van a pedir porque saben el servicio que está prestando en la Eurocámara”. González Pons ha sido muy activo a la hora de contrarrestar la propaganda independentista entre las instituciones comunitarias. Por ejemplo, sus correos intentando desmontar el argumentario secesionista han llegado a todos y cada uno de los eurodiputados. Este año se trae, precisamente a Valencia, una cumbre del PPE a la que asistirán Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Alberto Núlea Feijóo, entre otros.

Sin embargo, desde la sede de los populares valencianos matizan que “Esteban estará a lo que le diga su presidente”, quien calla al respecto, aunque esta vez parece comprometido a despejar mucho antes las principales candidaturas. De hecho, un sector amplio del PP cree que éstas deberían conocerse ya de cara a la gran convención nacional que se celebrará a principios de abril en Sevilla y que servirá de arranque de la precampaña popular.