El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha negado este jueves haber «sacrificado» a Carles Puigdemont, tal como el mismo afirmaba en un mensaje de móvil, y ha asegurado que el líder de JxCat sigue siendo el único candidato a la presidencia de la Generalitat. Lo ha dicho en una entrevista en Rac1 con la que ha roto el silencio que mantenía desde que el martes aplazó sine die la investidura de Puigdemont, abriendo un cisma en el bloque independentista. «Estamos más cerca de la investidura de Carles Puigdemont con todas las garantías» ha insistido, «lucharemos para demostrar la chapuza que ha hecho el Gobierno y encontrar la formula para investirlo de forma efectiva».

«Carles Puigdemont es el candidato a la presidencia de la Generalitat y lo seguirá siendo» ha insistido Torrent, quien ha intentado además restar importancia a los mensajes del propio Puigdemont hechos públicos ayer. «Esta no será la última vez que oigamos decir que el movimiento político independentista está muerto. Pero no sólo no está muerto sino que seguirá creciendo» ha argumentado, aunque ha rechazado «valorar unos mensajes personales».

Sí ha intentado desmentir la existencia de un pacto entre los partidos independentistas y el Gobierno por el que habrían acordado renunciar a la investidura de Puigdemont y a medidas unilaterales a cambio de la excarcelación de los cuatro dirigentes independentistas –Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los Jordis– que permanecen en prisión incondicional por orden del Tribunal Supremo.

Torrent ha asegurado tener una «comunicación institucional franca y directa» con Puigdemont -pese a que el martes se habló de hasta cinco llamadas telefónicas de Torrent a las que el candidato no habría respondido impidiendo que le comunicara en primera persona el aplazamiento de la investidura- y ha defendido el aplazamiento del martes como una decisión personal dentro de sus atribuciones como presidente de la cámara. Una decisión en la que, en todo caso, habría contado con el apoyo del presidente de su partido, Oriol Junqueras, según fuentes republicanas.

Críticas al PP

El presidente de la cámara se ha referido también a las palabras del portavoz del PP, Pablo Casado, quien en un corrillo con periodistas aludió a la esposa y las dos hijas de Torrent, un comentario que ha sido utilizado para acusar al portavoz popular de amenazar a la familia del presidente del Parlament. «Hacemos un flaco favor a la democracia si damos cabida a debatir en base a amenazas» ha lamentado, añadiendo que «no es agradable que te amenacen menos si utilizan a tu familia; mi esposa ha sufrido los últimos días, es evidente».

La entrevista concedida por Torrent a la emisora de mayor audiencia en Cataluña llega después de un día de silencio oficial de los partidos independentistas -sobradamente cubierto por los mensajes Puigdemont-Comin- durante el cual los representantes de JxCat y ERC en el Parlament retomaron las negociaciones sobre la investidura y el acuerdo de gobierno que saltó por los aires el martes. Unos encuentros que de momento sólo han servido para intentar limar asperezas tras las diferencias evidenciadas, mientras la CUP observa las negociaciones con pocas ganas de volver a participar en acuerdos simbólicos sin efectividad política.

«El martes fue una tomadura de pelo, y ya es la tercera» advirtió ayer Carles Riera, líder de la CUP en el Parlament. El antisistema se refería así a los intentos fallidos del 10 y el 27 de octubre pasados, para dejar claro que su formación no participará en más escenificaciones. Igualmente escarmentada está la Assemblea Nacional Catalana (ANC) que ayer emitió un comunicado en el que anuncia que no volverá a movilizar  a sus seguidores si no tiene garantías de que se ve a producir la investidura.