Su testimonio representa con seguridad el de centenares de agentes de la Policía de la Generalitat que censuran duramente la politización de los Mossos y su contribución al proceso independentista. ‘Josep’, nombre simulado para evitar represalias de este funcionario con 15 años de trayectoria en el Cuerpo, lanza un SOS al Ministerio del Interior, al que exige que habilite la pasarela profesional prevista en la Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional de 2015. «Nos la deben. Juramos en su día la Constitución, nos mantenemos fieles y ello está haciendo que se nos marque», declara.

PREGUNTA.-¿Está orgulloso hoy de ser Mosso d’Esquadra?
RESPUESTA.-Estoy orgulloso de ser policía. De ser mosso después de lo que hemos hecho con la ley… no me puedo sentir orgulloso. No se ha cumplido como se debiera; lo que hemos hecho es tan grave que lo están investigando la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo.



Vídeo: G. M. Piantadosi

P.-¿Le sorprende que no hayan sido ya expedientados muchos mossos señalados abiertamente por los investigadores por su pasividad el 1-O?
R.-Sí, me sorprende. Entiendo que se abrirán expedientes disciplinarios, pero primero va la vía penal. Desafortunadamente, la Justicia en España es lenta.

P.-Los mossos que no estáis a favor del proceso independentista, ¿os consideráis señalados en el Cuerpo?
R.-Sí, nos tienen señalados de alguna manera. Cuando mencionan tu nombre, lo primero que dicen es: ‘Éste es un facha’. Te tienen ya catalogado aunque no lo seas. No quiere decir que seas de derechas o de izquierdas, simplemente que no eres independentista. Soy catalán y soy español. Cuando estoy fuera de Cataluña no me gusta que pisoteen Cataluña y cuando estoy en Cataluña no me gusta que hablen mal del resto de España.

No me puedo sentir orgulloso de ser ‘mosso’ después de lo que hemos hecho con la ley. No se ha cumplido como se debiera»

P.-¿Cómo valora la aplicación del artículo 155 en materia de Interior?
R.-Demasiado tibia. Es un tema que lleva años preparándose y toda la escala superior [de los Mossos d’Esquadra] está muy politizada, hasta el punto de llegar a dar órdenes ilegales. Ya se sabía que Trapero iba a ser el mayor y, cuando lo nombraron, éste ya sabía lo que había que hacer: que el Gobierno de la Generalitat estaba por la independencia y ha seguido esa línea hasta las últimas consecuencias. Ahora tendrá que afrontar el proceso penal que se le viene encima.

P.-¿Encuentra explicación a que Josep Lluís Trapero no haya sido suspendido tras su imputación por la comisión de un posible delito de sedición?
R.-Como mínimo, tendría que haber sido separado de servicio. La mayor parte de los compañeros que se enfrentan a expedientes suelen ser separados en el minuto cero.

P.-¿Qué casos concretos conoce que contrastan con el tratamiento a Trapero?
R.-La División de Asuntos Internos utiliza los expedientes de una manera discrecional. Tenemos el caso del representante de Mossos por la Independencia que dice auténticas burradas, irradiando odio en todas sus declaraciones, y luego está el de una compañera que la expedientaron siete meses por unas declaraciones en su perfil de Facebook que ella dice que no hizo y tiene en curso un trámite administrativo que es infumable. La doble vara de medir en Asuntos Internos es brutal. Dependiendo de la ideología, tiran hacia un lado o hacia otro.

Ha habido seguimientos a adversarios políticos y eso es propio de un régimen totalitario. El mal uso que se ha hecho de la Policía es flagrante»

P.-¿A qué atribuye que el Ministerio del Interior no haya apartado al señor Trapero?
R.-Prudencia, quizá incertidumbre por saber cómo reaccionarían los mossos. La situación del Ministerio del Interior es muy difícil. Ya que ha pasado lo que ha pasado, tendría que hacerse con valentía. Llegados a estos extremos, es que no queda más solución. Ser tibio no servirá de nada.

P.-¿Por qué, como otras decenas de compañeros, quiere abandonar los Mossos d’Esquadra y pasarse a la Policía Nacional o la Guardia Civil?
R.-Por la incertidumbre jurídica que tenemos. Los máximos responsables de la seguridad pública en Cataluña no pueden saltarse las leyes a la torera. No podemos tener a un señor que hasta era el máximo responsable huido en el extranjero con el circo que tienen montado. Cada día nos sorprenden con algo.

P.-De habilitar el Ministerio del Interior la pasarela profesional, ¿cuántos compañeros cree que pedirían el cambio a las fuerzas de seguridad del Estado?
R.-Es difícil calcularlo, por eso hemos lanzado un comunicado público para que los compañeros que puedan estar interesados se pongan en contacto con nosotros.

Cuando mencionan tu nombre, lo primero que dicen es: ‘Éste es un facha’. Simplemente porque no eres independentista»

P.-¿Y cuántos se han puesto ya en contacto?
R.-Unos 150. Que haya más compañeros interesados dependerá de cuáles sean las condiciones. No todo el que sea constitucionalista se marchará de Mossos. Hay mucha gente que se siente más identificada con Mossos por ser de Cataluña, por la especialidad… Hay mucha gente que se quedaría.

P.-¿Avanzar en la equiparación salarial ayudaría a que muchos mossos pidieran eventualmente el cambio?
R.-Es posible. Hay compañeros a los que una diferencia de 300 euros les marca llegar o no a final de mes. Eso también hay que entenderlo.

P.-¿Por qué el Ministerio del Interior tendría que habilitar la pasarela profesional que reclaman?
R.-Nos la deben. Juramos en su día la Constitución, nos mantenemos fieles y ello está haciendo que se nos marque. El juramento de esa fidelidad tiene que ser recíproco. Estamos cumpliendo con nuestras obligaciones y es una manera de reivindicar nuestros derechos y que el Gobierno nos respalde. La pasarela es como la lucha de David contra Goliat. Nuestra única honda es la pasarela para atrevernos a denunciar las irregularidades y dar a conocer lo que sucede en el Cuerpo. Si un mando te dice en un briefing que si el 1-O en los colegios electorales se hace una barbacoa nos apartemos, y no te puedes levantar y recordar que tienes obligación de cumplir una orden de la Fiscalía, esto no tendrá solución. La pasarela tiene que existir sí o sí y cada vez nos urge más. La situación es asfixiante. Hay compañeros que se están viendo afectados por expedientes disciplinarios de manera bastante injusta.

El 'mosso', durante la entrevista.

El ‘mosso’, durante la entrevista. GMP

P.-¿Teme que haya represalias contra los agentes que no se han significado a favor de la secesión si se constituye un nuevo gobierno independentista?
R.-Sí, lo tengo clarísimo. No te van a sancionar por no ser independentista, pero si no es por una cosa será por otra. Es cuestión de tiempo. Ninguno somos perfectos y lo que para uno es un error sin importancia para otro que no sea afín a tus ideas puede suponer un expediente.

P.-Lo que describe es propio de sistemas totalitarios…
R.-Ya ve usted lo que ha pasado con los papeles que se han descubierto en la furgoneta [cuando iban a destruirse en la incineradora de San Adrià]: seguimientos a adversarios políticos, a abogados de un sindicato… Eso es propio de un régimen totalitario. La incompetencia y el mal uso que se ha hecho de la Policía es flagrante, ya puedes ser independentista o no.

P.-¿Cómo valora la gestión de Ferran López, el mayor que relevó a Trapero?
R.-Cumple órdenes.

P.-¿De quién?
R.-Del Ministerio del Interior. Él tiene que dar explicaciones al Ministerio. Ferran López se limita a cumplir órdenes.

La pasarela tiene que existir sí o sí. La situación es asfixiante; hay compañeros afectados por expedientes disciplinarios de manera injusta»

P.-¿La actuación será la misma cuando se constituya el nuevo Gobierno autonómico?
R.-Ése es el problema. Yo espero que, al ver lo que le ha ocurrido al mayor Trapero, el comisario Ferran López tenga claras cuáles son las directrices que tiene que seguir. ¿Qué tenemos que hacer cuando, como ocurrió la pasada semana, quieren acceder al Parlamento, no tienes gente para pararlo y te están ordenando que no repelas las agresiones? No te dejan siquiera ponerte el casco y cuando tienes a un señor que ha agredido a compañeros has de quitarle los grilletes y dejarle que se marche porque no te dejan detenerlo… No entiendo que se registraran 24 policías heridos y no hubiera un solo detenido.

P.-¿Quién dio la orden de que se mantuviera la línea y no se repeliera la agresión?
R.-No se lo sé decir.

P.-¿Teme el momento en que se levante las medidas al amparo del 155?
R.-Si las competencias en materia de seguridad y educación no se recuperan en Cataluña no hay cabida para Cataluña dentro de España. Tenemos un canal como TV3 que trae a etarras para hablar de democracia. Ése es el ejemplo: un canal que explica a los críos qué es un preso político y que narra las cargas policiales, presentando a los mossos como héroes por no hacer nada y dejarlos votar y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son unos ogros que sólo piensan en reprimir al pueblo catalán. Si no se recuperan estas competencias no hay futuro.

Trapero tendría que haber sido separado de servicio. Los compañeros con expedientes suelen ser separados en el minuto cero»

P.-¿Trabajó el 1-O?
R.-Sí.

P.-¿Qué sintió?
R.-Me sentí triste porque se le dio a la Generalitat de Cataluña la imagen que quería, la de un pueblo supuestamente oprimido por el Estado español. Fue un montaje. Si las escuelas se hubieran cerrado cuando tocaba no se habría producido esas cargas. Fue muy triste.

P.-¿La Policía de la Generalitat ha sido un engranaje más en la maquinaria independentista?
R.-Sin duda. Estaban en total connivencia con las asociaciones independentistas. El 20 se septiembre fue un claro ejemplo. La masa que había evitando la salida de la comitiva judicial y de los compañeros de la Guardia Civil de la Consejería de Economía y Hacienda… Se tuvo que acabar cargando después del esperpento que se hizo. Si tú estás en connivencia y no quieres dar la imagen de que la Policía catalana reprime, sino que esa imagen represora sólo quieres que la den las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para vender tu imagen de pueblo martirizado, te encuentras con situaciones como las que se vivieron el 20 de septiembre.