Política

El Parlament se instala en el bloqueo impuesto por Puigdemont

Retrasa el informe de los letrados sobre los plazos para la investidura de Puigdemont

Roger Torrent, junto a los nuevos miembros de la Mesa del Parlament.

Roger Torrent, junto a los nuevos miembros de la Mesa del Parlament. EP

La Mesa del Parlament se ha reunido hoy sin efecto. Los letrados de la cámara no han entregado el informe solicitado hace ya una semana sobre el calendario de la investidura, que debía establecer un criterio jurídico sobre si los plazos para la repetición de elecciones han empezado a correr tras la convocatoria -suspendida- del pleno de investidura de la semana pasada o por el contrario permanecen también bloqueados. La ausencia de informe permite augurar que el Parlament sigue instalado en el bloqueo, a la espera de que fructifiquen las negociaciones con Puigdemont para investir a otro president.

Paralelamente, las negociaciones entre JxCat y ERC siguen por el mismo camino de opacidad y globos sonda de los últimos días, con una nueva y sorpresiva vía cada día para «salvaguardar» la «restitución» de la presidencia de Puigdemont. La propuesta de una doble presidencia parece ir calando, pero las exigencias del líder de JxCat, que no quiere verse relegado a una figura simbólica sin poder político real, complican los avances. La exigencia de una reforma de la Ley de la Presidencia para crear un Consejo de la República que actúe desde Bruselas asumiendo la dirección política de la Generalitat ha vuelto a dificultar las negociaciones.

El Parlament sigue bloqueado y al servicio de Puigdemont, como acabó la pasada legislatura» ha lamentado el portavoz de C’s, Fernando de Páramo. El portavoz naranja ha trasladado al presidente del Parlament, Roger Torrent, la preocupación por esta situación. «¿Hay alguien ahí que pueda decirle a Puigdemont que no puede ser presidente de la Generalitat?» se ha preguntado Páramo.

Reforma de la Ley de Presidencia

La última exigencia de Puigdemont, la aprobación de una reforma de la Ley de Presidencia de la Generalitat para incluir la posibilidad de ser investido en Bruselas y nombrar allí a su gobierno, bajo la denominación de Consejo de la República, van en esta línea. Una opción que hoy han descartado tanto el PSC como el PP.

La socialista Eva Granados ha rechazado que se ponga en cuestión «toda la arquitectura institucional» catalana y ha reclamado la elección de un presidente en base a lo que establece el Estatut. «Todo lo que se salga de la ley es menospreciar las instituciones de autogobierno y aumentar el ridículo de mayoría independentista».

Granados ha recordado a la mayoría independentista que «el Palau de la Generalitat está en la Plaza Sant Jaume, no en Waterloo; lo que salga de aquí es un disparate». En este contexto, ha cuestionado una reforma legal previa a la constitución del Govern porque, como ha recordado, las reformas legislativas dependen de comisiones legislativas que no pueden ser constituidas sin gobierno, por lo que no es viable con arreglo al reglamento del Parlament.

El portavoz del PP, Alejandro Fernández, por su parte, ha recordado que supondría contravenir el mandato impuesto por la aplicación del 155. Fernández ha recordado, tras la junta de portavoces, que se trata de una «propuesta inviable, porque el acuerdo del Consejo de Ministros posterior al 155 dice que el Parlament seguirá ejerciendo su potestad legislativa pero no podrá tramitar iniciativas que resulten contrarias a los principios del 155».

Y el PP entiende que la reforma de la Ley de la Presidencia de la Generalitat con la que especula ahora el bloque independentista supone un nuevo quebrantamiento, porque implica «volver a medidas que provocaron la activación del 155».

Comentar ()