Política

Rajoy admite que hay que empezar a “desmontar” el discurso de Ciudadanos

Los barones del Partido Popular se enfrentan a cuenta de la financiación autonómica

logo
Rajoy admite que hay que empezar a “desmontar” el discurso de Ciudadanos
Rajoy y sus barones, en la comida de Génova.

Rajoy y sus barones, en la comida de Génova. EFE

Resumen:

El castellano leonés Fernández Mañueco ha apostado por la necesidad de “desmontar el discurso de Ciudadanos para ponerlos frente a su contradicciones e incongruencias”.

Rajoy ha admitido que “cuando uno pacta no va a arremeter” contra el “socio” aunque “cuando este comienza a  arrear hay que responderle”.

Una de las conclusiones de la cita ha sido “hacer política y estar en la calle” con aquellos temas o “banderas” tradicionales del PP, lo que tiene mucho de respuesta al emergente Albert Rivera.

“Ni un minuto, ni un segundo”. Así de tajante se ha mostrado el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo, al responder sobre si en el almuerzo de Mariano Rajoy con sus barones territoriales se ha hablado sobre la amenaza electoral que supone Ciudadanos. Pero no es del todo exacto, porque si bien de lo que más han tratado ha sido de financiación autonómica, muy al final del encuentro, el presidente del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha apostado por la necesidad de “desmontar el discurso de Ciudadanos para ponerlos frente a su contradicciones e incongruencias” al tiempo que ha cuestionado la propuesta de reforma electoral que los naranjas pretender pactar con Podemos, por entender que afectaría negativamente a territorios como su comunidad,

El guante ha sido recogido por el propio Mariano Rajoy, quien ha admitido que “cuando uno pacta no  va a arremeter” contra su “socio” aunque “cuando este comienza a  arrear hay que responderle”, según han señalado a El Independiente fuentes asistentes a la reunión. También Maillo ha replicado a Mañueco que “estamos en ello” y, a tenor del tono elegido para su comparecencia posterior, se ha empleado a fondo.

Ante este panorama, una de las conclusiones de la cita ha sido “hacer política y estar en la calle” con aquellos temas o “banderas” tradicionales del PP, lo que tiene mucho de respuesta al emergente Albert Rivera, ha explicado a El Independiente una baronesa territorial.

Y es que para no hablar, al  menos explícitamente de Ciudadanos, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo, ha arrancado su intervención ante la prensa afirmando que la de este lunes “es una foto que se puede hacer el Partido Popular, otros no, porque este es una formación de Gobierno en toda España, con liderazgos y voz propia, con poder territorial”.

Sobre, por ejemplo, los Presupuestos, ha indicado que “habrá que señalar a los culpables si no los hay” y, sobre Cataluña, que “la señora Arrimadas haga algo, que se mueva, que deje de ser una estatua de sal. Hay que meter presión al independentismo. ¿Tiene miedo a perder una votación?”, se ha preguntado a modo de colofón el “número tres” del PP para asegurar que el Gobierno “tomará las iniciativas necesarias para recurrir lo que sea necesario en torno a la reforma de la Ley de gobierno” de la Generalitat por la que se pretende forzar la elección de Carles Puigdemont como presidente de Cataluña.

Financiación autonómica

La cita, de tres horas y medias de duración, bien es verdad que ha estado casi monopolizada por el debate en torno a la financiación autónomica, donde, ahí sí, se han puesto de manifiesto las distintas maneras de enfocar un problema que cada dirigente territorial y presidente autonómico vive de manera muy diferente acorde con las características de cada territorio: población, dispersión, edad….

Ha sido el tema que más preocupaba a los allí convocados. Muchos de los barones creen que será posible “un acuerdo de mínimos”, esto es, garantizar la igualdad en la prestación de los servicios sociales básicos. Un punto de encuentro para un problema que los enfrenta “puesto que no es lo mismo la visión de las comunidades del noroeste que las del Sur”, argumentaba un presidente autonómico, que cree que “el modelo de 2009 no se puede estirar más”. Juan Vicente Herrera, al frente de una Comunidad con poca población, muy dispersa y envejecida mantiene una posición muy distinta a la de Valencia, con gran población y muchos desplazados.

Galicia, con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza, estaba muy preocupado por el tema de una quita a las Comunidades más endeudadas, cosa que Cristóbal Montoro, también en el almuerzo, ha negado. Las discrepancias se han solucionado con el compromiso de elaborar una propuesta por escrito que servirá de base para la negociación con el PSOE de un nuevo modelo que quieren consensuar con el primer partido de la oposición. De hecho, sin él, no se abordará el cambio del sistema de 2009.

Pero sobre todo se trataba de coger los seis o siete grandes temas con los que hacer política en estos meses para parar esa locomotora naranja de la que se ha hablado sólo al final. Financiación, Cataluña Generales, cambio demográfico, agua y presupuestos generales han pasado por esa mesa donde Rajoy, los barones territoriales, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la cúpula popular, con María Dolores de Cospedal a la cabeza, han compartido pasta, pescado y postre de tres chocolates.