Política

El presidente del Sevilla reconoce a la juez que hacía un "uso particular" con la cuenta del club

José Castro acusa a un hijo del ex presidente Del Nido de inscribir a su nombre acciones de terceros para que le "denunciaran"

El presidente del Sevilla FC, José Castro, tras declarar este lunes ante la juez.

El presidente del Sevilla FC, José Castro, tras declarar este lunes ante la juez. EFE

El presidente del Sevilla FC, José Castro, ha defendido este lunes ante la juez que la cuenta de débito que tiene en el club era para «uso particular» y no para gastos de representación derivados de su cargo de máximo responsable de la entidad nervionense, al tiempo que ha reconocido que no la declaró «personalmente» a la Agencia Tributaria.

Castro ha comparecido ante la titular del Juzgado de Instrucción 11 de Sevilla, Cristina Loma, que lo ha llamado al procedimiento en calidad de investigado por la posible comisión de delitos de administración desleal y falsedad documental tras la denuncia interpuesta por la Fiscalía. La estrategia que ha seguido ha sido la de intentar justificar las disposiciones de dinero de la entidad para fines privados con el argumento de que era una práctica habitual y que sus predecesores en el cargo también lo hacían, así como acusar a un hijo del ex presidente José María del Nido que trabaja en el club de inscribir a su nombre acciones de las que no era titular para que posteriormente pudieran denunciarlo a él ante los tribunales.

A preguntas de la instructora y de la fiscal, el presidente del Sevilla ha admitido que es titular de una cuenta en la entidad para «uso personal» desde 2013, al igual que otros integrantes del actual consejo de administración. Según ha explicado, se abrieron hace al menos 23 años para que los consejeros ayudaran a la entidad en unos momentos de apuros económicos y que él mismo llegó a aportar 700.000 euros «en diferentes periodos», sin saber «cuándo lo iba a recuperar» y sin percibir a cambio interés alguno por ese adelanto.

Requerido por el Ministerio Público para que explicara el uso que le ha dado a esa cuenta, en la que tenía un descubierto de 325.000 euros el pasado verano y que liquidó cuando el fiscal ya le investigaba, Castro ha dicho que cargaba a la misma «viajes que realizaba algún familiar, el pago de abonos del club» y también «alguna cantidad particular», como hicieron -ha dicho- otros dirigentes que ocuparon el cargo. «Se utilizaba como una cuenta corriente para sacar e ingresar dinero», ha justificado el presidente, que ha reconocido que para gastos de representación disponía de otra cuenta.

Respecto al saldo negativo que mantenía con la entidad, ha intentado justificarlo «en cierta medida» refiriéndose a las conversaciones que mantenían los tres grupos mayoritarios de accionistas con vistas a fijar una retribución de 500.000 euros a los miembros del consejo de administración, de los que la mitad le corresponderían a él como máximo responsable. Ese acuerdo se fue demorando y no se ha concretado hasta hace escasas fechas.

José Castro acusa a un hijo de Del Nido de inscribir a su nombre acciones de terceros para que le «denunciaran»

Castro, que ha insistido en que nunca ha tenido sueldo en el club, asegura que dejó la cuenta «a cero» el pasado mes de julio. Ésta no es la información que maneja el fiscal, que en la denuncia ante los juzgados de Sevilla detalló que José Castro devolvió los 325.000 euros que adeudaba el pasado 15 de septiembre mediante dos cheques bancarios del BBVA y el Santander, como ha reconocido en un escrito el primer ejecutivo de la entidad. En esas fechas, ya había trascendido la denuncia que interpuso el accionista minoritario Agustín Martínez -personado como acusación particular y cuyas preguntas ha rechazado contestar- y el Ministerio Público ya investigaba el uso presuntamente irregular de la citada cuenta.

Con todo, se ha defendido diciendo que los gastos de esa cuenta de débito tenían reflejo en la contabilidad del club y que la disposición de esos fondos no han causado perjuicio a la entidad dado el volumen que maneja ésta al año. A este respecto, ha dicho que ningún accionista lo denunció cuando la sociedad estaba en una difícil situación económica y él aportó dinero -hasta 700.000 euros- de su patrimonio.

En relación con las acciones de las que era titular un socio fallecido en 2005 y que figuraron inscritas a su nombre, José Castro ha asegurado que no se las compró a aquél -Antonio López Hernández- sino a la persona a la que los herederos de éste se las vendieron: Emilio Romero Romero. Ello contrasta con la versión ofrecida por escrito al fiscal el pasado 26 de septiembre, cuando afirmó: «Las acciones fueron adquiridas por mí en conjunto con otro paquete de acciones y con el consentimiento de la familia del fallecido».

Escrito aportado por Castro al fiscal el pasado 26 de septiembre en el que reconoce que compró acciones a la familia de un fallecido.

Escrito aportado por Castro al fiscal el pasado 26 de septiembre en el que reconoce que compró acciones a la familia de un fallecido.

En paralelo, ha calificado de «sorpresa» conocer que 23 títulos de otro accionista (Ángel García Sánchez) también figuraron a su nombre en el libro registro del club. Castro ha dicho que «no recuerda haber adquirido ninguna acción a Ángel García Sánchez», pese a que éste ha declarado ante la Policía que el presidente del Sevilla le entregó en persona 2.310 euros por sus acciones en dos pagos: uno de 1.500 euros el 11 de abril de 2016 «en la cafetería de un hotel ubicado en la avenida de Eduardo Dato» de Sevilla y otro de 810 euros el 3 de mayo de 2016 «en una cafetería aledaña al campo del Sevilla». Este hombre ya sido citado a declarar por la juez en calidad de testigo, teniendo que comparecer el próximo 8 de marzo.

Acciones «desaparecidas»

El presidente del Sevilla ha sugerido que fue un hijo del ex presidente José María del Nido, Miguel Ángel del Nido Carrasco, quien habría inscrito a su nombre las acciones de terceros en su condición de encargado del libro de acciones nominativas de la entidad con el fin de que se le «denunciara» posteriormente. Estos títulos «han desaparecido y estaban en poder de Miguel Ángel del Nido», ha denunciado.

Castro ha dicho que durante el periodo en que dichas acciones estuvieron inscritas a su nombre -del 10 al 24 de enero de 2017- «no hizo uso de esta titularidad porque las ignoraba» y porque «no hubo acto» en las que hubiera podido emplearlas.

Comentar ()