Política

El PSOE pedirá a Rajoy que se someta a una cuestión de confianza si no aprueba los PGE

logo
El PSOE pedirá a Rajoy que se someta a una cuestión de confianza si no aprueba los PGE
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra. EFE

Resumen:

Pedro Sánchez pide a Rajoy que se someta voluntariamente a una cuestión de confianza y descarta la moción de censura. Asegura que el Ejecutivo no puede consolidar los "recortes sociales" al prorrogar los PGE de este año. El PSOE se suma a los paros por el 8 de marzo y no a la huelga feminista completa.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha salido al paso este lunes de las críticas que está recibiendo su partido por falta de pulso político. En rueda de prensa en Ferraz, el secretario general ha lanzado una ofensiva al Gobierno basada en una serie de hipótesis y que no implican directamente a su partido.

Si el Ejecutivo del PP no es capaz de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, el presidente debe anticipar las elecciones autonómicas. Si no hace ninguna de las dos cosas, el PSOE pedirá a Mariano Rajoy que se someta a una cuestión de confianza ante la Cámara en vez de prorrogar las cuentas a través de reales decretos. Si perdiera ese debate en el Congreso, el presidente debería convocar elecciones. Todo eso lo reclama el PSOE que, no obstante, no contempla presentar él mismo una moción de censura para derribar al Ejecutivo con el apoyo de la mayoría de las fuerzas políticas. «No dan los números». «No seré presidente a cualquier precio, no valen los atajos», se ha justificado Sánchez.

El líder de la oposición se limita así a pedir al presidente que tome la iniciativa de pedir una vez más la confianza de la Cámara, como ya hizo durante la investidura. «Es su responsabilidad constitucional y ante los ciudadanos», ha insistido Sánchez, que acusa al Ejecutivo de querer «prorrogar» y «consolidar» los recortes sociales contemplados en los presupuestos de este año.

El secretario general del PSOE también ha reivindicado el liderazgo del debate sobre la sostenibilidad de las pensiones; ha mostrado su apoyo a la huelga feminista y su presencia en la manifestación del 8 de marzo, aunque ha limitado la participación del PSOE a los paros convocados por UGT y CC.OO frente al criterio feminista, que opta por la huelga total convocada por CGT y CNT.

También ha dado un ultimátum al PP para que este martes presente una propuesta para subir el gasto de educación a un 5% del PIB con la amenaza de levantarse mañana mismo de la subcomisión parlamentaria que negocia un pacto educativo.

Preguntado por las ausencias de barones y referentes del partido a la Escuela de Buen Gobierno que celebrará el PSOE el próximo fin de semana, Sánchez ha rehuido de controversias internas. «Como secretario general del PSOE me autoimpongo una serie de restricciones que creo que son buenas para la organización. Si hay alguna discrepancia lo hablaré en los órganos internos de mi partido, no las airearé en los medios de comunicación», ha reprochado tras críticas como la del presidente de la comunidad Asturiana, Javier Fernández.

En este sentido, ha agradecido a los dirigentes socialistas, periodistas y politólogos que participarán en la Escuela del Buen Gobierno y ha invitado a las personas que decidan no acudir, como Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano o Susana Díaz a que expliquen ellos sus ausencias.

Pedro Sánchez tampoco ha querido entrar a valorar las encuestas que sitúan a Ciudadanos como primera fuerza en intención de voto ni a las críticas internas de su partido por alejarse del centro político para buscar votos en la izquierda. «Mire, uf, yo hice dos campañas electorales donde cada mañana me preguntaban si iba a hacer presidente del Gobierno a Pablo Iglesias por que así lo decían las encuestas. Luego, en las primarias nadie daba ni un céntimo de euro por mi candidatura porque así lo decían los estudios demoscópicos. Queda mucho camino y hablando de esto se empobrece mucho el debate político», ha respondido a los periodistas, insistiendo en que su carrera hacia la Moncloa no se basa en las encuestas, sino en que hay «dos derechas y una izquierda, que son las que van a competir en las próximas generales».

En este sentido, también ha evitado polemizar con Podemos, que le sigue reclamando la presentación de una moción de censura a Rajoy, y ha invitado al partido de Pablo Iglesias a «dejar de hacer oposición a la izquierda y se una al PSOE para hacer oposición a las derechas, que hace falta un cambio en España».