Nueve meses después, las redes sociales reproducen la guerra entre socialistas vivida en las primarias del 21 de mayo. Dos ejércitos definidos, uno vinculado a Susana Díaz y otro de apoyo a Pedro Sánchez, están librando una guerra en internet perfectamente organizada a través de perfiles que atacan e incluso insultan y que siguen dos estrategias bien definidas.

El enfrentamiento ahora se produce en torno a la figura de Elena Valenciano, vicepresidenta del grupo socialista en Bruselas y ex número 2 del partido con Alfredo Pérez Rubalcaba. La europarlamentaria se ha postulado como la próxima presidenta del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo cuando abandone el cargo el italiano Gianni Pitella.

Ferraz se ha negado a apoyarla con el argumento de que sólo queda un año de legislatura y que el PSOE prefiere esperar a las elecciones para intentar ocupar ese puesto durante los siguientes cinco años, y no ahora de forma provisional. La dirección socialista advierte de que Pitella ni siquiera ha abierto su propia sucesión y que en el grupo socialista europeo no existe ese debate. Como telón de fondo se sitúa el enfrentamiento en las primarias entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, que contó con el apoyo rotundo de Elena Valenciano y José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros.

Por este motivo, la Ejecutiva Federal tiene decidido que Valenciano no encabezará la lista socialista en las próximas elecciones europeas y baraja nombres como el de Carmen Calvo, ex ministra, mujer de confianza de Pedro Sánchez y andaluza, una condición con la que espera vencer las reticencias de Susana Díaz.

Por su parte, Alfredo Pérez Rubalcaba, la presidenta andaluza y numerosos cargos orgánicos e institucionales del PSOE-A han difundido en redes sociales su malestar por lo que consideran «un veto» de Ferraz a Valenciano.

«No quiero ni pensar que sea por el apoyo que me dio a mí, no quiero pensar que fuera por eso; no, me niego a pensar que sea eso», ha asegurado Díaz este miércoles en el Programa de Ana Rosa. Durante una entrevista, la presidenta andaluza ha destacado el «reconocimiento y prestigio» de Valenciano, tanto en el PSOE como entre los partidos socialistas europeos y en otras fuerzas políticas. «Sería bueno para el PSOE que una mujer socialista española pueda ser la presidenta del Grupo de los Socialistas y Demócratas del Parlamento», ha concluido.

A favor de Elena Valenciano han enviado mensajes el portavoz parlamentario y ex responsable de Organización de la Gestora, Mario Jiménez; la secretaria general de Sevilla, Verónica Pérez; el responsable de comunicación institucional en redes de la Junta de Andalucía; la coordinadora del Instituto de la Mujer de Andalucía y responsable de redes del PSOE de Sevilla; el director general de Formación Profesional para el Empleo entre otros cargos institucionales.

Como se observa en la gráfica que recoge los datos de interacción temática en la red social Twitter, se constata la existencia de una comunidad virtual señalada en azul que menciona de forma elogiosa a Elena Valenciano y que comparte esos mensajes. Esa unidad de acción ha generado una clara reacción en el bando contrario que muestra la existencia de una estrategia común.

Gráfica de análisis de actividad relativa a Elena Valenciano. GRAPHI

En color rojo, cuentas que se destacaron por su apoyo a Pedro Sánchez en las primarias también actúan de forma organizada con mensajes de ataque a la eurodiputada. Algunos de esos perfiles forman parte de #PSOElab, el equipo de «activistas» en redes del PSOE coordinado por Ferraz. Esa plataforma reúne a los militantes que mantuvieron viva la reivindicación de primarias inmediatas y que reclamaron la vuelta de Pedro Sánchez durante el mandato de la Gestora que gobernó el PSOE tras el derribo del secretario general.

Mientras el enfrentamiento subía la tensión en redes sociales, Ferraz se dispuso a frenarlo anunciando una nueva visita del secretario general del PSOE a Sevilla. Será el próximo miércoles 28 de febrero, cuando se celebra el acto institucional del Día de Andalucía en el Teatro de la Maestranza con la entrega de las Medallas de Andalucía y de los títulos de hijos predilectos de la comunidad. Pedro Sánchez acudirá a pesar de que no estaba invitado.

Tras las primarias de mayo, Susana Díaz y Pedro Sánchez intentaron recuperar la normalidad el pasado 21 de enero, cuando el líder socialista protagonizó un desayuno informativo en Sevilla al que acudió la presidenta andaluza. El reencuentro volvió a evidenciar las diferencias y la frialdad entre ambos, con alusiones de Susana Díaz a la película Frozen.

Esas discrepancias han vuelto a salir a la luz con motivo de la elaboración del nuevo Reglamento del PSOE que otorga nuevos poderes a la dirección federal en detrimento de las estructuras territoriales. Como muestra de su rechazo, Susana Díaz y la mayoría de la delegación socialista andaluza no acudió al Comité Federal del pasado sábado que aprobó las nuevas normas internas.