Contra la inveterada costumbre de dejar la designación de candidatos electorales casi para el tiempo de descuento, Mariano Rajoy parece decidido a tomarle la delantera esta vez al resto de los partidos. Al nombramiento, este mismo viernes de todos los cabezas de lista a alcaldes de capitales de provincia andaluzas, adelantará a antes del verano la de otras dos plazas claves, esto es, Madrid y Valencia.

Los sondeos adversos y la profunda renovación que deben acometer explican las prisas que tienen esta vez en la sede nacional del partido y, sobre todo, que hayan sido capaces de trasladar a Rajoy la necesidad de proceder a la designación de los mismos con tiempo, sobre todo en aquellos sitios donde carecen de candidato y la idea es dar la batalla electoral. La previsión que manejan en Génova es proceder en el mes de junio a un amplio paquete de proclamación de aspirantes a alcaldes en aquellas capitales de provincia donde el cabeza de lista necesite de tiempo para darse a conocer y/o hacer una amplia precampaña, aún a riesgo de que en ese tiempo el resto de los partidos puedan jugar al desgaste. Es la primera vez que se abrirá este proceso con casi un año de adelanto sobre la fecha electoral.

«La maquinaria ya está puesta en marcha, hay que ponerse las pilas», admiten fuentes de Génova que explican que el adelanto en la proclamación de los candidatos andaluces responde a las sospechas más que fundadas de que la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, puede adelantar autonómicas a otoño.

Arenas le gana el pulso a Cospedal al imponer a Beltrán Pérez para Sevilla

Por eso el líder regional del PP, Juanma Moreno, presionó a Génova para tener las candidaturas locales despejadas para, llegado el caso, poder volcarse en las autonómicas, donde los sondeos le han llegado a colocar en tercera posición, por detrás de PSOE y Ciudadanos. La batalla de Sevilla se ha solventado a favor del actual portavoz municipal, Beltrán Pérez, de la órbita de Moreno y de Javier Arenas, frente al sector representado por el actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal, que preferían al alcalde de Tomares, José Luis Sanz.

La alcaldía de Madrid, durante años la «joya de la Corona» del PP, es una de las principales incógnitas. El actual portavoz popular, que sustituyó a Esperanza Aguirre tras su dimisión, José Luis Almeida, «tiene asumido que no va a ser el cabeza de lista, pero es muy bueno y tendrá un papel principal en la lista y en el grupo», aseguran en su partido. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, es el favorito de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para hacer tándem electoral, aunque no hay nada cerrado.

Fernando Martínez Maillo «está hablando con todo el mundo» para agilizar el proceso de elección

Como tampoco está cerrado el aspirante a la alcaldía de Valencia, donde «reinó»durante la friolera de veinticuatro años Rita Barberá. Uno de los nombres recurrentes es el del portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, que ya ha expresado, allí donde le han preguntado, su nula disponibilidad a competir para esa plaza. La presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, incluso ha sopesado la posibilidad de echar mano de un independiente sin sombra de sospecha, intachable, en una  Comunidad donde los populares se han visto diezmados por los casos de corrupción.

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo, «está hablando con todo el mundo» para agilizar el proceso de elección, aunque hay organizaciones territoriales que no tienen tanta perentoriedad a la hora de nombras a sus cabezas de lista para las elecciones del 27 de mayo de 2019. En su caso, se esperará a septiembre, tras las vacaciones de verano, para abordar la composición de las listas.

Nuevas candidaturas

En el PP no faltaban dirigentes a los que les hubiera gustado acudir a la convención nacional de los días 6, 7 y 8 de abril en Sevilla con todos los candidatos designados, incluidos los autonómicos. Los populares tiene que designar nuevos aspirantes para comunidades como Valencia, Baleares, Aragón o Castilla y León, con dudas sobre qué hará la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en Castilla-La Mancha.

Los estatutos reservan a la dirección nacional la competencia en la designación de los candidatos a las capitales de provincia, de ahí el sempiterno retraso que dicho nombramiento ha vivido bajo el liderazgo de Rajoy. El artículo 49 señala como competencia del Comité Electoral Nacional la elaboración y aprobación de la candidatura al Parlamento Europeo -que abordará, con toda probabilidad tras el verano- las candidaturas a presentar en las elecciones legislativas y autonómicas y en las municipales de capitales de provincia y designa
a los candidatos a las Presidencias de los Gobiernos de las Comunidades Autónomas», entre otros cometidos.