Ninguno de los cuatro detenidos en la denominada operación “Aurresku-Carmen” accedió a prestar declaración ante la Guardia Civil tras ser detenidos ayer y trasladados al cuartel de Intxaurrondo. Tanto Antonio López Ruiz, alias ‘Kubati’, como las tres representantes de Sortu, Miren Zabaleta, Olatz Dañobeitia y Ohiane Garmendia se acogieron a su derecho a no declarar. Los arrestos y posteriores puestas en libertad, relacionados con un posible delito de enaltecimiento del terrorismo durante el homenaje a Belén González Peñalva en Lazkao el pasado 26 de noviembre, se produjeron a primera hora de la mañana de ayer cuando cada uno de ellos se dirigía a su puesto de trabajo o a la salida de su domicilio.

En un vídeo elaborado por la propia Guardia Civil se ve ‘Kubati’ en el momento en el que es detenido y esposado. Tras un cacheo, dos agentes proceden a esposarlo para su traslado hasta el cuartel para tomarle declaración. En las imágenes se ve a López Ruiz con semblante serio pero tranquilo, masticando chicle, y sin mostrar ningún tipo de resistencia.

La actuación llevada a cabo se engloba dentro de la investigación realizada en los últimos meses por la Guardia Civil con motivo del homenaje que la izquierda abertzale celebró a finales de noviembre de 2016 en el frontón de Lazkao (Guipúzcoa). En el acto se glosó y honró la figura de Belén González Peñalva, subrayando su faceta de “luchadora” y de defensora de los derechos de la mujer. La que fuera dirigente de ETA y que había fallecido apenas diez días antes a consecuencia de un cáncer -y mientras continuaba cumpliendo condena atenuada-, fue condenada a 726 años de prisión por un secuestro y cinco asesinatos. González Peñalva había participado como dirigente de ETA en las negociaciones que el Gobierno de España mantuvo con la banda terrorista, primero en tiempos de Felipe González en Argel, en 1982, y posteriormente con el Ejecutivo de José María Aznar en 1999.

Informe con nuevas pruebas

Cuando se produjeron los arrestos la Guardia Civil ya había remitido un informe a la Fiscalía sobre el citado homenaje. Lo envió la semana y en él detalla las circunstancias en las que se llevó a cabo, así como elementos que considera relevantes de los intervinientes y asistentes. En él se aportan nuevas pruebas e información de lo que se considera que podría constituir un posible delito de enaltecimiento. Se profundiza en aspectos como el papel jugado por algunos de los participantes, así como el contexto en el que se celebró. En los próximos días se remitirá además un atestado relativo a los arrestos producidos ayer.

La semana pasada la Guardia Civil remitió un informe detallado a Fiscalía del papel de los intervinientes en el homenaje a González Peñalva

La Fiscalía ya resolvió días después de la celebración una denuncia presentada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo contra el referido homenaje. El ministerio público consideraba que no existían pruebas como para determinar que se pudo producir un delito de enaltecimiento del terrorismo o de humillación a las víctimas. El nuevo informe ahora remitido incorpora, de modo más profuso y detallado, información para ponerla a disposición del estudio de la fiscalía.

Tras la muerte de González Peñalva la izquierda abertzale alabó su figura. A través de las redes sociales Sortu llegó a afirmar que “se ha encendido una nueva estrella en el cielo de Euskal Herria”. Durante el desarrollo del acto, en un frontón cedido por el ayuntamiento de la localidad, en manos del PNV, ‘Kubati’ subió al escenario para pronunciar unas breves palabras. Recordó cómo fue su último reencuentro en la bahía de la Concha de San Sebatián “tras tres años sin abrazarnos” y después de haber abandonado ambos la cárcel, el por cumplimiento de condena en 2013 y ella por enfermedad. Señaló que eran “viejos amigos desde al menos 1981” para terminar su breve alocución con un “te queremos, cariño. Viva el pueblo, viva Belén”. Otra del as arrestadas ayer, Miren Zabaleta, también intervino con un discurso de carácter más políyico y aseguró que “muchos compartimos el análisis que en su día hizo Belén”. González Peñalva,a  la que se le bailó un aurresku y se le recordó con poesías, fue presentada como una “militante comprometida”, de la que se subrayó su figura de luchadoras “feminista” y defensora de Euskal Herria.

«Quieren criminalizar las bienvenidas»

Las detenciones de ‘Kubati’ y las otras tres representante de Sortu fueron ayer duramente criticadas por la izquierda abertzale que incluso reprochó de las mismas al resto de formaciones políticas. El dirigente de Sortu, Arkaitz Rodríguez –que asistió al homenaje de González Peñalva, junto a Arnaldo Otegi y otros nombres significados de la izquierda abertzale,­ acusó a PNV, PSE y Podemos de “criminalizar” los actos de bienvenida que se ofrecen a los presos de ETA tras abandonar la cárcel.

De este modo se refería al documento aprobado la semana pasada en el Parlamento Vasco y que reprobaba los homenajes a presos de la banda. Un documento que para Sortu es “una alfombra roja” para que se produzcan detenciones como las llevadas a cabo ayer. El pasado 22 de febrero PNV, PSE y Podemos alcanzaran un acuerdo para respaldar un texto en el que se manifiesta el “rechazo a los homenajes públicos” que se realizan a personas “bien por su condición de pertenecientes a ETA o bien porque utilizaron o justificaron la violencia como medio para conseguir fines políticos”.

Eusko Alkartasuna, socio dentro del a coalición EH Bildu, se desmarcó del mensaje de Sortu reconociendo que los homenajes a etarras pueden causar “sufrimiento a las víctimas” e instó al entorno de los presos a “eludir cualquier sentimiento de agravio” hacia las víctimas del terrorismo.