Política

Policías y guardias civiles piden medallas a Interior por el operativo del 1-O en Cataluña

logo
Policías y guardias civiles piden medallas a Interior por el operativo del 1-O en Cataluña
El ministro Juan Ignacio Zoido, durante su visita a guardias civiles desplegados en Cataluña.

El ministro Juan Ignacio Zoido, durante una visita a guardias civiles. EP

Resumen:

Los sindicatos de la Policía y las asociaciones profesionales de la Guardia Civil han pedido al Ministerio del Interior que condecore a los agentes que participaron en el dispositivo extraordinario desplegado en Cataluña ante el desafío independentista como “justa recompensa”.

Así se lo han planteado formalmente cuatro sindicatos policiales y siete asociaciones profesionales del Instituto Armado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una carta fechada este miércoles.

“Si algún consenso político y social generalizado se ha concitado en estos meses es el relativo a la excepcional labor asumida, con profesionalidad, rigor y valentía, por los compañeros/as desplazados a Cataluña para auxiliar a los órganos judiciales y fiscales”, justifican.

Los representantes de los agentes reclaman la concesión de medallas y la creación de un distintivo de participación en dicho dispositivo de seguridad.

Los sindicatos de la Policía Nacional y las asociaciones profesionales de la Guardia Civil han pedido al Ministerio del Interior que condecore a los agentes que participaron en el dispositivo extraordinario desplegado en Cataluña ante el desafío independentista como “justa recompensa” por el trabajo desarrollado en defensa del “orden constitucional”.

Así se lo han planteado formalmente cuatro sindicatos policiales y siete asociaciones profesionales del Instituto Armado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una carta fechada este miércoles. Los representantes de los agentes quieren que el reconocimiento a la “excepcional labor” realizada vaya más allá de las “declaraciones” públicas realizadas por los miembros del Gobierno y se acompañe de una condecoración.

En el marco de las operaciones Copérnico y Avispa, la Secretaría de Estado de Seguridad desplegó un dispositivo sin precedentes en Cataluña entre el 20 de septiembre -días antes del referéndum de autodeterminación del 1-O– y el 29 de diciembre que motivó el envío de hasta 6.000 agentes. Éstos reforzaron la dotación estable que ambos cuerpos tienen en esta comunidad (otros 6.000).

Los agentes exigen que el reconocimiento a la “excepcional labor” realizada vaya más allá de las “declaraciones” públicas del Gobierno

“Si algún consenso político y social generalizado se ha concitado en estos meses es el relativo a la excepcional labor asumida, con profesionalidad, rigor y valentía, por los compañeros/as desplazados a Cataluña para auxiliar a los órganos judiciales y fiscales en la recuperación de la legalidad constitucional con el apoyo de los efectivos destinados de manera habitual en las plantillas de las cuatro provincias”, expone la misiva.

Para reconocer ese trabajo, los sindicatos y asociaciones profesionales proponen a Interior dos tipos de agradecimiento. Por un lado, el ingreso en la Orden al Mérito Policial y la Orden del Mérito de la Guardia Civil de todos los agentes que participaron de algún modo en el operativo extraordinario. Se trata de las cruces con distintivo rojo (pensionada) o blanco que, entre otros méritos, reconoce aquellos servicios “con un alto sentido del patriotismo o de la lealtad”.

De otro lado, las organizaciones en unidad de acción plantean la creación de un “distintivo de participación en el dispositivo de seguridad con motivo de la celebración del referéndum ilegal” para reconocer el cumplimiento “plenamente satisfactorio” de la labor encomendada por jueces y fiscales para que se intentara impedir la celebración de la consulta secesionista, después de que hubiera sido prohibida por el Tribunal Constitucional.

En este caso, el uso se establecería para los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil que intervinieron “en la planificación y/o ejecución” de las operaciones por su “participación en eventos extraordinarios”, como ya acordó la Secretaría de Estado de Seguridad mediante una resolución dictada el 4 de noviembre de 2014 para reconocer el trabajo de los integrantes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que planearon o ejecutaron el dispositivo de seguridad establecido con motivo de la proclamación del Rey Felipe VI.

“Esa ejecutoria impecable, asumida por el Gobierno a través de múltiples declaraciones de su Presidente y de usted mismo, debe tener un justo reconocimiento que vaya más allá de las gratificación económica percibida por los integrantes del despliegue para retribuir, de alguna forma, las deficientes condiciones de alojamiento y manutención que se dieron y que todos conocemos ya de sobra. Nos referimos a la necesidad de encontrar la recompensa profesional apropiada para los efectivos desplegados en todos los ámbitos de trabajo (orden público, información, policía judicial, logística, planificación…) ante un servicio que no sólo cumplió los objetivos para los que fue diseñado sino que, además, se produjo en un entorno social de hostilidad que, aun no siendo mayoritario, ha venido condicionando los trabajos en todas esas áreas funcionales a las que nos hemos referido”, añade la carta.

El pasado 10 de enero, El Independiente informó de que el Ministerio del Interior había encargado más del doble de medallas -de 5.200 a 12.500- que el pasado año, ascendiendo el presupuesto máximo a 272.250 euros. El adjudicatario tendrá que comprometerse a entregar el 64 % del pedido antes del 20 de septiembre -en vísperas de la festividad de los Ángeles Custodios (2 de octubre), patronos del Cuerpo- y el resto antes del 20 de diciembre.

Un portavoz de la Policía Nacional justificó entonces el incremento en el número de medallas en la pretensión de conseguir “mejor precio” en el mercado y para tener disponibilidad para “varios años”, al tiempo que negó que ello pudiera obedecer a un hipotético interés por reconocer a los agentes desplazados a Cataluña ante el desafío independentista. En este sentido, la fuente dijo que, cuando se redactaron los pliegos, aún no se conocía que se iba a desplegar la Operación Copérnico y que a esas alturas del año todavía no se tenía una previsión de a qué funcionarios o integrantes de otros cuerpos se va a reconocer.